Compartir
Publicidad

¿Los coches eléctricos estropearán las carreteras debido a su mayor peso?

¿Los coches eléctricos estropearán las carreteras debido a su mayor peso?
Guardar
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tenemos un hecho objetivo, y es que aunque los coches eléctricos se ahorran muchos componentes (caja de cambios, depósito de combustible, sistemas auxiliares del motor…) ganan peso por otro lado: las baterías. Pese a los avances al respecto, almacenan poca energía por unidad de masa o volumen.

En Estados Unidos hay un poco de preocupación debido al desgaste que van a provocar en las carreteras estos coches, debido a su mayor peso. Sin embargo, esta preocupación es absurda, y vamos a ver por qué. Sí, son más pesados que un modelo equivalente térmico, pero circulan a diario coches mucho más pesados (sin mencionar industriales, claro).

Por otra parte, tenemos la cuestión del reparto de pesos. Por ejemplo, en los coches de la marca BMW, es una ventaja característica tener un buen reparto de pesos, cercano a 50:50, que significa que eje delantero y trasero soportan prácticamente el mismo peso. ¿Y eso qué tiene que ver con los eléctricos? ¡Mucho!

Baterías del Chevrolet Volt

Dado que los eléctricos tienen voluminosas baterías electroquímicas, y también son pesadas, su ubicación es fundamental para tener un buen comportamiento en el coche. La mayoría de las veces se ubican bajo el habitáculo (entre los ejes), bajo los asientos traseros, en el túnel central o sobre el eje trasero.

Estas configuraciones consiguen que el peso esté mucho más repartido y se acerque a esa relación mágica del 50:50. También se hace así por cuestión de seguridad, ya que son las zonas del vehículo que más tardan en recibir un impacto fuerte, y hablamos de componentes muy caros y delicados.

Se ha demostrado por ejemplo con los híbridos que el adecuado reparto de pesos consigue ahorros tangibles en la duración de los neumáticos. Por contra, los populares diesel tienen motores pesados, desgastan más rápido las ruedas delanteras que las traseras. También por eso son algo más “morrones” o subviradores, siendo fino.

Baterías del Nissan Leaf

Volviendo al tema que nos ocupa, si cada una de las cuatro ruedas está aportando sobre el piso una presión muy similar, el temor de que vayan a desgastar las carreteras es un absurdo total y ganas de buscar gamusinos donde no los hay. Si quieren justificar impuestos específicos para su circulación, deberán buscar otra excusa.

Del coche eléctrico hay muchas pegas. La mayoría son muy discutibles: que si la electricidad que generan también contamina, que si no sirven para uso diario, que si son inviables, que si no tienen vida útil más allá de los cinco años… y ahora lo que faltaba: que romperán el asfalto.

Me acuerdo de una entrevista que le hice a un ingeniero de Nissan, preguntando por el par máximo a 0 RPM de los eléctricos. Me comentó que el par se entrega de forma progresiva, porque si no, los coches se quedarían quietos haciendo un burnout. Tranquilos, tampoco arrugarán el asfalto en sus aceleraciones.

NOTA: Un “burnout” consiste en tener el coche detenido mientras varias ruedas están en movimiento, abrasándose contra el asfalto, generando un espectáculo macarra y dantesco de humo gris. Si pudiesemos aplicar 320 Nm a 0 RPM, las ruedas no durarían ni dos telediarios, menos mal que va la cosa limitada de forma electrónica.

Vía | Autoblog Green

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos