Compartir
Publicidad

Tecnologías que triunfan a favor del rendimiento

Tecnologías que triunfan a favor del rendimiento
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el mundo del automóvil la tecnología no para de avanzar. Es un sector con una competitividad feroz y puede que sólo el aeronáutico esté un paso por delante. Mientras unas soluciones técnicas y electrónicas se popularizan en nuestros coches otras nuevas se están desarrollando para seguir mejorando la seguridad, el confort y la experiencia de conducción.

Los nuevos sistema de conectividad que replican las aplicaciones del teléfono en la pantalla y ya es posible hablarle al coche mientras se conduce para que marque el teléfono de casa y poder avisar si nos retrasaremos por un atasco. Hace sólo 20 años esto parecería increíble. No obstante, no todas las tecnologías que han ido apareciendo han tenido una buena aceptación. Vamos a dar un repaso a esas tecnologías que nos han ayudado a mejorar la conducción diaria, a disfrutar más al volante y a mejorar nuestra seguridad.

Gama Porsche Hybrid

En busca de la seguridad

La seguridad ha tomado un papel predominante en el diseño de los vehículos en las últimas décadas dentro de una sociedad más concienciada. Incluso en los coches más deportivos del mercado los fabricantes se toman muy en serio la seguridad y diseñan los modelos para mejorar y ayudar a reducir el riesgo de accidente. En la era de las cabinas llenas de airbags cuesta creer que antes de los años 60 no existiera ni siquiera el cinturón de tres puntos. Hubo que esperar hasta 1959, gracias a Nils Bohlin, ingeniero de Volvo. El cinturón de tres puntos permitió ganar seguridad pasiva una vez que se producía el accidente.

Otro invento que buscaba ganar seguridad fueron los faros amarillos que se usaron en Francia en la segunda mitad del siglo XX. La luz amarilla deslumbraba menos en las carreteras oscuras de la campiña gala, pero también alumbraban con menos intensidad que los faros blancos que utilizábamos en el resto de países. Ahora, los faros amarillos están prohibidos para la luz de cruce. Hoy, la intensidad y el alcance del faro son lo más importante y ya existen faros matriciales de diodos LED que se adaptan a la carretera, la dirección, la velocidad y no deslumbran al tráfico que viene en dirección contraria. Los faros de láser son el siguiente escalón, aunque son de momento muy caros para los coches de alta producción.

La revolución en la seguridad activa, la que ayuda a prevenir, llegó con el sistema de antibloqueo de frenos, conocido popularmente por las siglas ABS de su nombre en inglés –o alemán-. Ha sido la gran aportación en seguridad de finales del siglo pasado. Desde principios de los años 80 se comenzó a instalar en las berlinas más lujosas como el Mercedes Clase S y no tardó en llegar a los deportivos de altas prestaciones. Uno de los primeros deportivos en montarlo de serie fue el Porsche 928 de 1984. Hoy en día es obligatorio en todos los coches europeos porque, no sólo permite frenar en una superficie deslizante, sino que además evita que el conductor pierda el control y pueda seguir guiando el vehículo al frenar fuerte incluso en curva.

Boxster

Pero lo más revolucionario del ABS es que ha servido de base para una gran cantidad de nuevos sistemas de ayuda a la conducción que además de mejorar la seguridad aumentan también sus prestaciones o el placer de conducir. Ahora en la mayoría de vehículos el sistema de control de los frenos ya no sólo salta en una frenada de emergencia, también lo hace al acelerar muy fuerte a través el control de tracción, o cuando se producen pérdidas de trayectoria con el control de estabilidad. Marcas como Porsche siguen desarrollando funciones como el control vectorial de par en cada rueda “PTV”, que casi de forma inaudita es capaz de cambiar la actitud del coche en plena curva con microfrenadas selectivas en las ruedas. Todos estos sistemas mejoran las cualidades dinámicas del vehículo haciéndolos más efectivos y a la vez más seguros.

Viendo como evoluciona la tecnología sorprende ver cómo algunas ideas que parecen ingeniosas no consiguen pasar a la producción. Llevamos varias décadas viendo prototipos futuristas sin retrovisores exteriores, sustituidos con cámaras y pantallas. Sin embargo, aún está por llegar un coche de gran producción que se haya decantado por las cámaras. De momento el espejo de toda la vida, con función electrocrómica en el interior y calefactable en exterior a poder ser, es más fácil de entender para el conductor y la mejor solución.

Más rendimiento más diversión

La seguridad ha aumentado enormemente en los últimos tiempos, pero los ingenieros siempre han buscado formas de aumentar el rendimiento de los motores, de hacerlos más eficientes sacando más potencia utilizable de cada gota de combustible. Unas marcas probaron suerte con motores más grandes, otras con tecnologías que con el tiempo han demostrado su baja eficiencia, como el motor rotativo. Finalmente, para conseguir más potencia con menos cilindrada, una tecnología está imperando en la actualidad y es la sobrealimentación por turbocompresión. Porsche fue el primer fabricante de deportivos en lanzar un modelo con motor sobrealimentado por turbocompresor en el Porsche 930 Turbo Carrera 3.0 de 1974. Era una versión potenciada del 911 y tenía la misión de homologar el motor para ser usado en competición. Este coche de gran carisma y exigente comportamiento dio comienzo a la serie 911 Turbo, que desde entonces hasta hoy en día es el referente de prestaciones deportivas en la gama de producción de Porsche y en el mundo de los coches deportivos en general.

930 Turbo

Los híbridos y eléctricos son el presente y el futuro

Hoy estamos ante otra gran revolución con la eficiencia de los motores que utilizan la energía eléctrica. Todos los grandes fabricantes se han embarcado en una carrera de electrificación de su gama en busca de la necesaria eficiencia, el menor consumo y una movilidad sostenible. Crear coches que usen la electricidad y que sean convincentes porque realmente aporten soluciones es lo difícil. Es un reto al que una marca de deportivos como Porsche se ha enfrentado, porque un Porsche E-Hybrid con motor híbrido no sólo tiene que ser eficiente, además debe demostrar un buen nivel de prestaciones, de dinamismo y de placer de conducir mientras ahorra energía.

Dentro de su estrategia E-Performance de vehículos que usan electricidad, Porsche también ha presentado el concept car Mission-E, un prototipo experimental que demuestra la visión de Porsche de la movilidad eléctrica del mañana. Este vehículo eléctrico es un deportivo puro gracias a su potencia máxima, pero tiene también una aptitud utilitaria gracias a su elevada autonomía y recarga rápida. Se ha desarrollado exprimiendo la ventaja de que un vehículo eléctrico necesita una cuarta parte de la energía que un vehículo que use combustible fósil para hacer un mismo trayecto. Los vehículos movidos por energía eléctrica de fuentes renovables de una red de suministro eficiente, son el camino para conseguir una movilidad sostenible y, por ello, son fundamentales en la estrategia de Porsche.

72206por

La gama E-Hybrid de Porsche cuenta ya con tres modelos, el SUV exclusivo Cayenne S E-Hybrid, la berlina deportiva Panamera S E-Hybrid y el deportivo de ultra altas prestaciones Porsche 918 Spyder. Son coches que permiten una conducción muy eficiente, con la posibilidad de circular con el motor de combustión apagado y cero emisiones en condiciones favorables, pero lo último que podrías decir de ellos es que son aburridos de conducir.

Cayenne S E-Hybrid

Prestaciones sostenibles

La tecnología E-Hybrid de Porsche permite tener un SUV premium de gran tamaño como el Cayenne o una gran berlina deportiva como el Panamera, ambos con altas prestaciones gracias a la unión del motor de gasolina y el eléctrico que combinados ofrecen 416 CV. Y gracias a las baterías recargables en la red eléctrica, pueden circular hasta 36 km en modo eléctrico sin emisiones y sin gastar una gota de combustible.

Panamera

Esta combinación de potencia y eficiencia se traduce en el día a día en unos consumos extremadamente bajos en los trayectos diarios, con un consumo combinado de 3,1 l/100 km en el Panamera y 3,4 l/100 km en el Cayenne. Cuando se sale de la rutina diaria, la gran potencia de reserva demuestra un poder impresionante para devorar kilómetros de autopistas y unas grandes aceleraciones y comportamiento deportivo en las carreteras de curvas, con una aceleración de 0 a 100 km/h de sólo 5,5 segundos en el Panamera y 5,9 segundos en el Cayenne. El conductor tiene un vehículo sumamente eficiente y a la vez altamente prestacional.

Mission-E action

El Mission-E lleva las prestaciones de un vehículo eléctrico a su máxima expresión. Cuenta con dos motores eléctricos derivados directamente de los que utiliza el Porsche 919 Hybrid de carreras, ganador en 2015 de las 24 Horas de Le Mans y del Campeonato del Mundo de Resistencia. El Mission-E desarrolla 600 CV y acelera de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos. Pero lo que es igual de espectacular, tiene una autonomía de 500 km sin emisiones y la posibilidad de recargar las baterías en sólo 15 minutos al 80 por ciento, utilizando tomas de corriente de muy alta velocidad de 800V, y generando otros 400 km de autonomía sin emisiones.

Otros inventos e ideas vienen y van, pero la tecnología de la electrificación de los coches ha llegado para facilitarnos tener una conducción más sostenible y que consuma menos recursos fósiles. Porsche ha desarrollado esta tecnología para crear vehículos híbridos y trabajar en el coche eléctrico sin olvidar que reducir el consumo de energía y el impacto de CO2 no tiene que significar una experiencia de conducción menos atractiva. Todo lo contrario, como ha demostrado el concept Mission-E un vehículo de cero emisiones te permite disfrutar de la conducción de forma más sostenible.

El Mission-E, presentado en el Salón de Frankfurt de 2015, es más que un proyecto de investigación. Porsche tiene la intención de producirlo en serie, aunque habrá que esperar unos cinco años de desarrollo para que su alta tecnología eléctrica se adapte al formato de un coche comercializable. Si el vehículo que se lance en 2020 mantiene las prestaciones del concept Mission-E marcará un nuevo huevo hito en la conducción libre de emisiones.

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos