Síguenos

Hövding raven

La bicicleta es el vehículo perfecto para distancias cortas, es barato, ecológico, fácil de aparcar y un sustitutivo del gimnasio; aun así, mucha gente le tiene miedo por una razón: los accidentes. Los cascos de bicicleta son desafortunadamente todavía algo incómodo, y antiestético para algunos ciclistas urbanos; convirtiéndose en un estorbo más que en una ayuda para el desarrollo de la movilidad en bicicleta.

Pero volviendo a los accidentes, a mucha gente acostumbrada a moverse en moto el no usar casco les puede parecer una temeridad, ya que en caso de accidente nuestra cabeza está desprotegida. La legislación sobre el tema no es además estandarizada según los países; cuanto más se usa la bicicleta urbana menos se usa el casco, para facilitar que al ir a trabajar no lleguemos con el pelo como si acabáramos de meter los dedos en un enchufe.

Por ello, un equipo de diseñadores suecos ha desarrollado un casco inflable que protege mejor que uno rígido. El funcionamiento del mismo es parecido a un airbag, en caso de accidente el casco se despliega desde su colocación alrededor del cuello, protegiéndonos como si de un casco tipo jet se tratase. Dentro del collar se encuentra el sistema de gas a presión que acciona el sistema.

Hövding creator's cut

Para la activación, se recurre a un sistema de sensores de movimiento que advierten de un accidente en la bicicleta. De esta manera no es necesario el disponer de engorrosas conexiones por cables al manillar o cosas similares. La recarga del mismo se realiza mediante un puerto USB, disponiendo de unos LED que nos indican el estado de carga de las baterías.

El casco dispone también de una novedad total; una caja negra para analizar accidentes. De esta manera se recogerán los parámetros del mismo (velocidad y patrón de movimientos del ciclista) durante (y un poco antes) los diez segundos posteriores al accidente.

Además, el Hövding dispone de una funda intercambiable (y lavable) para que la adecuemos a nuestro estilo de vestir en toda ocasión; pudiendo convertirse así en el complemento ideal para el urbanita ciclista de cualquier ciudad escandinava.

Por ahora el Hövding se puede adquirir en determinadas tiendas de Suecia (y próximamente en Dinamarca) además de a través de internet en su página web por 3.998 coronas suecas, o lo que es lo mismo, 486,55 euros. Con ese precio entra en el rango de cascos integrales para moto de gama media-alta.

A cambio nos llevamos un producto de diseño escandinavo, que nos ofrece la posibilidad de pedalear sin un casco sobre nuestra cabeza y con mayor seguridad que un casco de ciclista, ya que los estándares de diseño se han realizado para ser más resistente que la competencia.

Fuente | Hövding
En Motorpasión Futuro | La importancia de los carriles bici, Copenhague conectará con las ciudades colindantes mediante una autopista para bicicletas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios