Compartir
Publicidad

VW UP!: Volkswagen y GreenPeace la vuelven a tener

VW UP!: Volkswagen y GreenPeace la vuelven a tener
Guardar
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estos días pasados se ha estado celebrando en Ibiza la presentación del nuevo Volkswagen up! Se trata del modelo más pequeño de la gama que ofrece el fabricante alemán. A este evento se han desplazado más de 12.000 concesionarios, comerciales y periodistas. Pero a última hora se unieron unos invitados inesperados.

Estamos hablando de buen número de activistas de la plataforma Greenpeace que se desplazaron hasta la isla. Su objetivo es protestar contra la política y las acciones del grupo Volkswagen. A las ya tradicionales reprimendas, el lanzamiento del Volkswagen UP! ha sido la gota que colmó el vaso según parece.

Pero… ¿Y por qué? estaréis pensando. Resulta, que según la organización ecologista las emisiones contaminantes del pequeño Up son intolerables. El benjamín de VW consume unos 4,2 litros cada 100 kilómetros y unas emisiones de CO₂ ligeramente superiores al centenar de gramos por kilómetro. Pero si ese consumo es muy bajo ¿O no?

Lo cierto es que se trata de un consumo muy bajo respecto a la mayoría de los coches, pero si miramos en el pasado de la marca veremos que hace cosa de trece años sacaron un modelo bastante semejante al UP! pero que gastaba tan solo 2,99 L/100 Km y que emitía 78 gramos de CO₂ al kilómetro. Estoy hablando del WV Lupo 3L TDI

Para Greenpeace es absolutamente inadmisible que tras trece años y todo el aumento de la técnica y tecnología sufrido desde entonces el mismo coche en concepto gaste y contamine más encima siendo el UP! más liviano que su predecesor. Hay que reconocer que en parte tienen razón, pero en parte tampoco la tienen.

El Volkswagen Lupo 3L TDI fue todo un esfuerzo por parte de la marca, un ejercicio de innovación y tecnología para ver cuan poco podía consumir un coche. De hecho, fue tan novedoso para su época que se ganó un puesto en el Top 10 de innovación de Motorpasión Futuro.

Entonces, si vieron que con esa tecnología podían fabricar coches que gastasen menos de 3 litros, ¿por qué no siguieron haciéndolo? ¿Por qué no lo han hecho ahora con el Volkswagen UP!? Pues básicamente… porque no interesa. El pequño Lupo tuvo mucho éxito a nivel técnico ya que consiguió su objetivo.

Pero no es eso lo importante. A nivel de ventas lo cierto es que se consiguieron vender más bien poquitos Lupos 3L TDI porque era un coche muy caro, tanta tecnología, materiales aeronáuticos y esmero en el bajo consumo no podía ser barato de producir.Por eso creo que Volkswagen hace bien en no repetir los errores del pasado con el UP!.

Como estamos hablando de un coche muy pequeño y ligero que de por sí ya va a gastar muy poco, pues un motor diésel no tiene justificación. Volkswagen le ha puesto al coche un propulsor gasolina de tres cilindros y un litro de cubicaje que rinde 60 o 75 caballos dependiendo de la versión.

En mi opinión estas protestas están injustificadas. Vale que el gigante alemán no haga todo lo posible para prevenir el cambio climático y esas historias pero está en su derecho creo yo. A última hora el grupo VAG es un negocio y su objetivo es sacar dinero.

Antecedentes de este conflicto

No es la primera vez Wolkswagen y Greenpeace la “lian”. Hace cosa de unos meses era la organización pro-ecologísta la que lanzaba una campaña de difamación contra la marca sajona. El principal argumento que esgrimían era que el gigante del automovilísmo poco o nada hacía para reducir las emisiones de CO₂ y proteger el medio ambiente.

En concreto, algunas de las críticas se centran en que los vehículos con tecnología de bajas emisiones BlueMotion solo representan el 6% de las ventas de coches. Se dice que esta tecnología de bajas emisiones además es un lujo que pocos consumidores se pueden permitir teniendo que pagar por ella un importante suplemento.

Una de sus reivindicaciones es que la tecnología BlueMotion venga de serie en todos los coches. También se quejan de que el grupo automovilístico es el que mayor huella de carbono tiene, y que no apoya la implantación de estándares de eficiencia en el uso de carburantes.

Esto último básicamente lo que hace es prohibir la venta de coches que consuman más de X litros cada 100 Kilómetros. En EE.UU. tienen algo parecido con las normas CAFE y aquí en Europa lo querían hacer mediante un sistema de emisiones medias. Es decir: la media de las emisiones de todos los coches que vendas ha de ser inferior a 130 gramos de CO₂, por ejemplo.

Yo apoyo este tipo de acciones y normativas porque así le van apretando las tuercas al sector del automóvil. Pero eso si, tienen que venir de forma gradual, no todo de golpe. Recordemos que algunos importantes avances en el automóvil han venido por imposición de las leyes.

El cinturón de seguridad, el Airbag o los frenos antibloqueo (ABS) también hubo que hacerlos obligatorios mediante imposiciones. Pero repito, estas iniciativas no tienen que venir por parte de la marca ya que serían estúpidos si lo propusiesen, por eso creo que las quejas de greenpeace no tienen cabida.

Fuente | Energías Renovables

En Motorpasión Futuro | Volkswagen desvela la plataforma Up; Volkswagen Lupo 3L TDI, Top 10 de los coches innovadores; Greenpeace y su curiosa campaña contra Volkswagen

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos