Sigue a

El tubo de escape

La pregunta que nos planetó por mail uno de los lectores de Motorpasión Futuro nos ha dado pie a escribir este artículo y aclarar algunos conceptos sobre las emisiones de CO₂ (dióxido de carbono). Y es que, ¿qué emite más CO₂, un coche de gasolina o un coche diésel?

Estamos acostumbrados a ver que un mismo coche emite menos CO₂ en la versión diésel, y de hecho muchos modelos de coches pequeños y medianos con motor diésel están exentos de pagar impuesto de matriculación en España, pues sus emisiones de CO₂ son inferiores o iguales a 120 g/km.

Es más, durante muchos años incluso se utilizaba como argumento de venta en muchos coches diésel el nivel bajo de emisiones de dióxido de carbono y llegaban a ser considerados “eco”, por ser eficientes, consumir poco y generar pocas emisiones de CO₂. Eran esos tiempos en los que casi nadie hablaba de lo nocivas que son otro tipo de emisiones de los motores, como los NOx y partículas, en particular de los motores diésel: hoy sabemos que su humo es carcinógeno (es decir que produce cáncer).

La boina de contaminación de MadridLa boina de Madrid es debida a ese otro tipo de emisiones nocivas para la salud (NOx y partículas) y no CO₂ (que es un gas incoloro)

Como sabéis, el CO₂ es un gas de efecto invernadero, y el exceso de este, originado en demasía por la actividad del hombre, puede aumentar el efecto invernadero (que no se escape calor de la atmósfera) y a su vez esto acelera el calentamiento global y esto un cambio climático y el aumento del nivel de los mares y océanos. Así que es normal que se busquen o incentiven coches que emitan menos dióxido de carbono, pero claro, nunca se deberían olvidar tampoco el resto de emisiones, que sin afectar directamente al clima, sí afectan a la calidad del aire que respiramos y a la salud de la personas.

Así que acostumbrados a ver coches diésel que emiten menos CO₂ es fácil pensar que es así siempre. Pero no lo es siempre. Las emisiones de dióxido de carbono por kilómetro recorrido dependen de dos factores: primero del consumo del vehículo (expresado por ejemplo en Europa en litros a los 100 km) y segundo del tipo de carburante empleado.

Es decir, en términos generales, cuánto menos consuma un coche, menores serán sus emisiones de dióxido de carbono. Sin embargo al cambiar de combustible podemos tener situaciones en las que esto no es así. De hecho un automóvil diésel, incluso consumiendo un poco menos (hasta cierto límite), puede incluso emitir algo más de CO₂ que un coche de gasolina.

Peugeot 3008 HYbrid4 102

Diésel, gasolina, GLP y gas natural: emisiones de CO₂ de cada uno

Voy a poner un ejemplo, que es el mismo que nuestro lector nos planteaba en su pregunta. Salvando las diferencias de potencia y precio, un híbrido diésel como el Peugeot 3008 HYbrid4 consume 3,8 l/100 km y emite 99 g/km de CO₂, y un híbrido gasolina como el Toyota Prius consume 3,9 l/100 km y emite 89 g/km de CO₂. Resulta que el diésel emite más dióxido de carbono.

Pero también podría poner un ejemplo diferente con un coche a GLP. Resulta que al consumir GLP, aunque se consuma un poco más (ojo que hay cierto límite), las emisiones de CO₂ son menores. Por ejemplo el Fiat Punto GLP cuando usa gasolina consume 6,3 l/100 km y emite 149 g/km de CO₂, pero cuando consume gas licuado del petróleo, aún consumiendo más, 7,0 l/100 km, emite menos CO₂, 114 g/km.

Y esto es así porque las emisiones de CO₂ dependen también del carburante:

  • En un vehículo diésel, por cada litro de gasóleo que se consuma a los 100 km, se emiten del orden de unos 26,1 g/km de CO₂.
  • En un vehiculo de gasolina, por cada litro de gasolina que se consuma a los 100 km, se emiten del orden de unos 23 g/km de CO₂.
  • En un vehículo a GLP, por cada litro de gas licuado del petróleo que se consume a los 100 km, se emiten unos 16,2 g/km de CO₂.
  • En un vehículo a gas natural, por cada metro cúbico de gas que se consuma a los 100 km, se emiten aproximadamente unos 17,7 g/km de CO₂. Para que nos hagamos una idea, un coche a gas natural comprimido como el Volkswagen Passat ecofuel, con motor 1.4 TSI de 150 CV, tiene un consumo medio de 6,6 m3/100 km (este motor viene a consumir unos 6,5 l/100 km de gasolina) y unas emisiones de 117 g/km.

Toyota Prius 2012 02

Como se puede ver las emisiones por litro de gasóleo consumido son mayores que las de todos los demás. Si un coche diésel emite menos CO₂ que el mismo coche en gasolina, es porque consume bastante menos. Sin embargo si se mejora el rendimiento del coche con motor de gasolina, y la diferencia de consumo es muy pequeña, entonces el diésel emite más CO₂, y todo sea dicho de paso, más NOx (óxidos de nitrógeno) y más PM (partículas en suspensión).

En este sentido los avances con prototipos de motores de gasolina mixtos, como los HCCI o también llamados DiesOtto por Mercedes-Benz, o los motores de gasolina sin bujías de encendido como el GDCI de Delphi del que os hablamos ayer, son muy prometedores, pues se podría tener un consumo menor que el de un motor diésel.

Por cierto, para quien tenga curiosidad: las emisiones de CO₂ en un coche eléctrico medio que consuma unos 15 kWh/100 km, considerando un mix energético en la generación de electricidad como el de España, con aproximadamente una tercera parte de la generación renovable, son de unos 27 g/km (y fijaos que no son por cada litro consumido).

Nissan LEAF 20

Fotografía | Scambelo (CC)
En Motorpasión Futuro | Hablemos de eficiencia: coche de combustión vs coche eléctrico

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios