Sigue a Motorpasión Futuro

Humo negro de un diésel

Los motores diésel se presentaron en Europa como la mejor alternativa para reducir los gases de efecto invernadero gracias a sus menores emisiones de CO2, pero los efectos creados por ello eran peores que el remedio. Hemos hablado de cáncer, ataques al corazón y otros problemas de salud, problemas que causan en Europa hasta 420.000 muertes anuales.

Pues ahora un estudio publicado en “ The Journal of Geophysical Research-Atmospheres” asegura que las partículas emitidas por los motores diésel no sólo son malas para la salud, sino también para el medio ambiente. Hasta este momento el efecto que estas partículas tenía sobre el efecto invernadero había sido subestimado; siendo el segundo mayor agente causante de este efecto detrás del propio CO2.

Contaminación en Madrid

Con la última revisión en la mano de los datos aportados, el efecto de las partículas de “carbón negro” sería el doble del estimado en un principio por los expertos, ya que su absorción de calor es mayor de la estimada. Estas partículas se producen de dos formas muy distintas según el nivel económico de los países, mientras que en los países pobres son las lámparas de queroseno y las cocinas de leña.

Estas partículas tienen efectos diferentes dependiendo de la zona donde se encuentren. Suspendidas en el aire absorben el calor del sol, calentando la atmósfera circundante, pero de situarse en los glaciares su efecto es aún mayor, ya que los oscurecen y aumentan su ratio de absorción de calor.

Además, cuando estas nubes de carbono negro se mezclan con nubes de productos químicos los efectos que pueden generar son incluso mayores, ya que todavía no está muy claro cómo esas partículas interactúan con el suelo o el aire.

Lo bueno que tienen estas partículas es que su presencia en el aire es el de no más de 10 días, por lo que la eliminación de sus efectos puede ser rápidamente conseguida de eliminar la fuente de producción de las mismas. En las manos de los países desarrollados está la disminución del uso de motores diésel, principalmente en la automoción privada, mientras que para los menos desarrollados los sistemas de cocinas a gas u otros combustibles más limpios deben aplicarse para reducir su impacto.

Fuente | The New York Times
Imagen | Club Seat León
En Motorpasión Futuro | Contaminación excesiva, ¿el precio del “progreso”?, Japón y su histórica alergia hacia el motor Diesel, “Tenemos que solucionar el problema de las emisiones de los coches diésel” UE dixit

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios