Síguenos

Mercedes-Benz E 320 CDI

Mercedes-Benz E 320 CDI, una auténtica rareza en Japón

El país del sol naciente tiene una característica muy peculiar, y es que el motor Diesel es muy impopular. Mientras que en Europa estos motores ahora son mayoría en países como el nuestro —70% de las matriculaciones— ese escenario en Japón ahora es de ciencia-ficción, sus ventas no llegan ni al 1% de los turismos. ¿Por qué?

Pensemos que ese país, con una densidad salvaje de población en áreas metropolitanas, tiene una cultura de respeto al medio ambiente más arraigada, por la sencilla razón de que más les vale que sea así. Esta es una de las razones por las cuales muchos conductores no quieren ni oír hablar de estos motores.

Japón, al igual que EEUU o Europa, tiene unos estándares anticontaminación que han ido calando en la industria del automóvil. Por ejemplo, los petroleros casi desaparecieron en los states, pero en Japón llegó a no venderse ni uno durante un año, más o menos. ¿Se puede vivir sin el motor Diesel? Pues sí.

Diesel contra gasolina

Campaña contra los motores Diesel en JapónHistóricamente, los conductores han preferido los motores Diesel por su mayor durabilidad (más robustos por construcción) y por la economía de uso en función de las políticas fiscales (menor consumo, combustible barato).

A finales de los años 90 ya empiezan a ganar mucho en prestaciones y llegan a hacerse rivales de los gasolina en muchos segmentos. En Japón, durante los años 70 y la crisis del petróleo, aumentó la brecha entre el precio del gasóleo y el de la gasolina, a favor del gasóleo.

En el sector del transporte, que funcionaba sobre todo a gasolina, llegó a la igualdad con el gasóleo en 1988 y desde entonces el tráfico pesado se mueve fundamentalmente con este combustible. También fue ganando popularidad el motor Diesel en los turismos, hasta que empezó a aumentar mucho la contaminación en las zonas densamente pobladas y se empezaron a tomar medidas.

En los años 90 se endurecieron las normativas anticontaminación y se hizo una poderosa campaña en contra del motor Diesel. “Diga no a los vehículos diesel”, mientras en nuestro país veíamos el “Diesel gustazo” y el “Diéselo” de una conocida marca europea. Siempre he creído que Japón va por delante en casi todo.

Toyota Land Cruiser Prado Toyota Land Cruiser Prado, el último Diesel que vendió Toyota en Japón

La extinción del Diesel en Japón

En 1990, el 6,4% de los turismos nuevos en Japón tenían motor Diesel. En 2009 ese porcentaje fue del 0,2%. De hecho, desde 2007 hasta 2008, no se ofreció ningún Diesel nuevo desde que Toyota dejó de comercializar el Land Cruiser Prado Diesel y Mercedes-Benz apartó al E 320 CDI de importación.

El motivo principal de la rareza de los petroleros en Japón se debe fundamentalmente a que la industria del automóvil acordó erradicarlos de sus catálogos. De hecho, ahora mismo Toyota y Honda (45% de cuota del mercado) no venden ni uno. En Europa, en cambio, sí tienen motores que beben gasóleo, si no perderían muchas ventas.

En 2003 solo se estaban ofreciendo 10 modelos con al menos un motor Diesel frente a otros 200 que se ofrecían a gasolina. 24 años antes, en 1979, también se ofrecían solo 10 modelos. Nissan rompió esta tendencia vendiendo el X-Trail 20GT en 2008. Dicen los ingenieros de esa marca que echa un aire de escape limpio como el de un quirófano.

Nissan X-Trail Clean Diesel

El lado oscuro del Diesel

Los motores de ciclo Diesel, como trabajan con mucha relación de compresión y altas temperaturas de combustión, generan más óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas (PM) que los motores de gasolina. Por otro lado están las emisiones de óxidos de azufre (SOx). Estos gases son REALMENTE contaminantes y peligrosos.

En Europa últimamente se ha mareado mucho la perdiz con el tema del dióxido de carbono (CO₂), pero es el chocolate del loro ya que es un gas de efecto invernadero, pero no produce cáncer, ni lluvia ácida, ni smog fotoquímico ni las “boinas” de ciudades como Madrid o Barcelona. Por eso se han vendido muchos Diesel por su presunta ecología, solo se miró el CO₂, y las normas Euro.

Si los motores Diesel tienen muy a raya sus emisiones de NOx, SOx y PM, entonces sí podemos hablar de que son ecológicos si emiten poco CO₂. Pero durante mucho tiempo eso no estuvo controlado y en los años 90 a Japón se le acabó la paciencia y empezó una agresiva política contra estos motores, tras habérseles adelantado europeos y norteamericanos.

Límites de emisiones para turismos diesel en Japón Límites de emisiones para turismos diesel en Japón

De hecho, en 1999 la prefectura de Tokio toma la iniciativa, por delante del Gobierno, de endurecer los controles a los vehículos pesados que usaban gasóleo. Se llegó a poner filtros de partículas en masa, controles en la calle, multas, teléfonos de denuncia anónima y hasta la publicación de los datos de infractores en listas públicas.

Con estas medidas, se pasó de tener una contaminación galopante en 2002 hasta cumplir el estándar nacional de calidad del aire en 2005. Ya por 2010 se podía ver el Monte Fuji desde el área metropolitana de Tokio, y está a ¡100 kilómetros!

De hecho, los vehículos Diesel de transporte que no cumpliesen con las normativas anticontaminación, fueron eliminados físicamente de las calles desde 2003. Los combustibles alternativos de gas (GLP y GNC) han ido ganando mucha popularidad relativa, pero siguen siendo muy pocos en relación al total.

Contenido de azufre en el gasóleo japonés Contenido de azufre en el gasóleo japonés

La calidad del combustible, factor determinante

En 2001 se permitía la venta de gasóleo en Japón con 500 partes por millón de azufre. En 2003 ese límite bajó a la décima parte por parte de la industria, 50 ppm. Se logró el suministro de Diesel con menos azufre con 21 meses de adelanto, y ya en 2005 el gasóleo de tiene 10 ppm o menos. La legislación nacional se cumplió con dos años de adelanto.

También tuvieron problemas con el gasóleo ilegal, producto de la mezcla de gasóleo refinado con aceite pesado por un tema de evasión fiscal, que producía mucha más contaminación. Se insistió en la persecución de ese combustible hasta hacer anecdótica su detección en los controles.

Ahora que el carburante es “limpio”, junto a las normativas de emisiones establecidas en 2009, pone el caldo de cultivo para la resurrección del Diesel en Japón. Está complicado, ya se ha desatado la fiebre de los híbridos en ese país (por sus ventajas fiscales) y costará quitar de la gente el mantra “Diesel=humareda y suciedad”.

¿Volverán los Diesel a Japón?

Precios de gasolina y gasóleo en JapónLa normativa japonesa actual puede compararse tranquilamente con Euro 6, que no entra en vigor en Europa hasta 2014. Los fabricantes tienen muchos dolores de cabeza para conseguir motores Diesel que puedan cumplir dichas normativas, exige mucha inversión, y sus volúmenes de venta no la justifican en ese país.

Han llegado a la situación opuesta que los europeos, necesitan vender más gasóleo para hacer rentables las refinerías, mientras que Europa tiene que importar mucho gasóleo porque sus refinerías no dan el suficiente, aumentando la escalada de precios. De ahí que sea tan importante una política que equilibre el uso de estos combustibles.

En Europa el Diesel experimentó una fiebre desde finales de los 80 y principios de los 90. En Estados Unidos empezaron a venderse de nuevo en todos los estados motores de este tipo, que cumplían unas normativas anticontaminación durísimas, especialmente la de California, que dio lugar a los Clean Diesel de la alianza de BMW, Daimler-Chrysler y el Grupo Volkswagen.

En Japón siempre ha sido el gasóleo más barato, como podemos apreciar en la imagen superior, tomada recientemente, la última fila corresponde al gasóleo. Oferta de combustible hay, pero faltan turismos que lo consuman.

Toyota Prius (JDM) En Japón el Toyota Prius se ha convertido en el nº1 en ventas

Los híbridos en Japón se conviertieron en una auténtica fiebre por las ayudas que daba el Gobierno y por el ahorro de impuestos. Por eso, las ventas del Honda Insight empezaron muy fuertes en 2009, pero luego fue aplastado por el Toyota Prius, el coche más vendido en Japón en un año de la historia, superando al Corolla en ese título.

No costó mucho remover conciencias con el tema de la ecología, además, en el caso de los híbridos, las emisiones de NOx y partículas son ridículas por su principio de funcionamiento. Estamos hablando de ecología real. A los eléctricos hay que darles más tiempo, todavía están en una fase incipiente.

Puede que el motor Diesel recupere algo de terreno en los próximos años, según se vayan animando más fabricantes a venderlos, pero es difícil. En Japón se compran fundamentalmente coches japoneses, hay muy pocos importados, y son los europeos los que apuestan claramente a las fichas mangueras negras.

Honda Fit Hybrid Honda Fit Hybrid, en Europa lo conocemos como Jazz Hybrid

Según vaya ampliándose el catálogo de coches Diesel que cumplan Euro 6, será más fácil venderlos en Japón. Lo que es seguro es que nunca va a darse en ese país la situación de dieselización brutal que hay en Europa, y en Estados Unidos más de lo mismo. Serán una opción más, pero minoritaria.

¿Y en Europa qué? Por ejemplo en Madrid se ha hablado mucho de gravar a los vehículos más contaminantes, la calidad del aire de la capital de España es muy mala, aunque las estaciones de medición se coloquen en lugares más favorables para maquillar los resultados.

Pero si las autoridades meten las narices en el asunto y empiezan a perseguir a estos coches y a sus usuarios, será difícil lograr una reacción tan comprensiva como la que ocurrió en Japón. Aquí nos llevaremos las manos a la cabeza porque son medidas recaudatorias, que son unos HDP y demás tópicos típicos.

Tokio y el Monte Fuji (2012) Tokio y el Monte Fuji (2012)

Sin embargo, Japón ya ha demostrado que la persecución de estos vehículos ha mejorado mucho la calidad del aire. Solo en el área metropolitana de Tokio viven casi 40 millones de personas. Pensemos en las consecuencias sanitarias de tener a tanto potencial enfermo de cáncer, asma y demás patologías respiratorias.

En California también se notó en su día. Los cambios anti-Diesel en Europa deben hacerse de forma progresiva y razonable. Los coches nuevos deberán ser limpísimos, el combustible bajo en azufre, y los que son más antiguos y contaminantes irlos retirando de la circulación de una forma o de otra. Nuestros pulmones lo agradecerán.

Hay que llegar a un equilibrio, ni los Diesel pueden ser legión, ni tampoco hay por qué erradicarlos por completo. Si cumplen normativas de emisiones muy estrictas, es razonable su utilización para quien lo necesite. El respeto medioambiental va a golpe de leyes y multas, pocas veces la buena fe de los fabricantes va por delante.

Fotografía | Kevin Dooley, ECO Life (en japonés)
Fuente | Gobierno del Área Metropolitana de Tokio (TMG), Gas2, Autospies, New York Times, The Daily Yomiuri, Japan for sustainability, IAE (en japonés), JAMA

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

30 comentarios