Compartir
Publicidad

Half of the oil: cómo dividir por dos el consumo de petróleo para 2035

Half of the oil: cómo dividir por dos el consumo de petróleo para 2035
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿No sabes inglés? no pasa nada. Half of the oil es algo así como “la mitad del petróleo” y es un plan en el que se explica la hoja de ruta que ha de seguir Norteamérica si quiere reducir su dependencia del petróleo en un 50% para el año 2035.

Esta es una idea original de la Union of Concerned Scientists (UCS) un organismo de Estados Unidos que confía fuertemente en la viabilidad de su plan. En concreto se establecen unos objetivos muy concretos aunque no por ello sencillos de alcanzar.

El primer punto de la lista, como no, es el transporte. Los coches particulares así como las pick ups o camiones ligeros, esos que gustan tanto en los USA, deberán doblar su eficiencia para el citado año. Aunque parezca de perogrullo, esto quiere decir que si hoy en día la media de consumo son 8,5 litros, dentro de 22 años deberá reducirse hasta 4,2.

Surtidor-GLP

Este objetivo no es nada descabellado. Solo hay que ver al ritmo que avanzan los fabricantes de automóviles que año a año se van superando con nuevos modelos y motorizaciones que homologan consumos más bajos que sus predecesores.

A este hecho hay que añadirle que para 2035 una notoria cantidad de los coches que circularán por nuestras carreteras deberían de ser eléctricos o de hidrógeno o al menos funcionar con energías no procedentes del petróleo.

Como vemos es un objetivo muy realista y realizable. Además en Estados Unidos tienen unas leyes al respecto que son conocidas como las normas CAFE cuyo principal objetivo es apretarle las tuercas a los fabricantes de coches año a año para que no se les olvide hacer coches eficientes.

Petrolero

Con esta reducción de gasto petrolífero en el trasporte se ahorrarían unos cuatro millones de barriles de petróleo diarios. Otro tema de importancia es la adaptación de los edificios tanto públicos como privados para que estos gasten menos energía tanto en materia de calefacción, tradicionalmente muy relacionada con el petróleo como el gasto eléctrico en general.

Aparte también podemos rascar algo con el tema de los biocombustibles que yo siempre los he visto como una forma de “fabricar” gasolina sin necesidad de petróleo, con ello podríamos ahorrar hasta 1,5 millones de barriles al día. Además también se tienen en cuenta otras iniciativas de menor relevancia como unos trenes y aviones más eficientes.

¿Qué podemos pensar de estas iniciativas?

A mi personalmente me parece una buena idea. El petroleo es el que es y lo que está claro es que su producción mundial hoy en día tiende a bajar y es que de donde no hay no se puede sacar. Los yacimientos que quedan cada vez son más profundos y costosos de explotar.

Precios de gasolina en EEUU

En el otro lado de la ecuación tenemos una demanda agregada que contrariamente a la oferta, en vez de bajar, sube mes a mes en gran parte por culpa de las nuevas economías emergentes como la china donde se están apuntando a la moda de comprar coches.

Puede que no nos queden muchas reservas de este preciado recurso, y puede que las que nos quedan sean bastante caras de extraer pero lo que si es seguro es que si conseguimos apretarnos el cinturón energético haremos que la cantidad que nos queda nos cunda muchos años más.

A algunos os parecerá que consumir la mitad dentro de 20 años es una previsión muy pobre pero lo cierto es que si cumpliésemos con ese objetivo sería un paso de gigante hacia la diversidad energética y el abandono paulatino de la dependencia petrolífera. Sólo el tiempo nos dirá si lo conseguimos o no.

Fuente | Union of Concerned Scientists

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos