Síguenos

Chevrolet-Cruze-Eco-1

Es probable que hace unas semanas hubierais oído hablar de una pareja australiana (marido y mujer, John and Helen Taylor) que iba a intentar batir un récord de autonomía con un Chevrolet Cruze Eco de gasolina de serie (sin ningún tipo de modificación), cruzando todo Estados Unidos, conduciendo sin prisa pero sin pausa, de la manera más eficiente posible (esto es lo que se viene a denominar hypermiling en inglés).

El Cruze Eco tiene un motor de gasolina 1.4 con turbo de 140 CV (103 kW) y 200 Nm de par, combinado con una caja de cambios manual de seis velocidades, así como ligeros cambios para mejorar la aerodinámica, un peso algo inferior y neumáticos de baja resistencia a la rodadura (o si lo preferís, ruedas de bajo consumo). Por cierto, mide 4,60 m de largo.

Una de las mejoras aerodinámicas introducidas es un obturador variable de las tomas de aire de la parrilla delantera (a alta velocidad se cierran para tener menos resistencia aerodinámica). Para reducir peso, además de otros 42 cambios diferentes, al montar llantas de aleación y neumáticos más ligeros, se reducen 9,6 kg por coche.

Chevrolet-Cruze-Eco-2

Pues bien, después de recorrer 15.379 km (9.552 millas) durante 22 días, han conseguido un consumo medio (real) de solo 3,65 l/100 km (64,42 mpg) de gasolina (conviene recordarlo). El dato de consumo se debe sin duda a conducir sin prisas (por autovías a unos 90 – 100 km/h) y a punta de gas, pero también tiene un pequeño truco: se ha utilizado una gasolina especial de Shell, enriquecida con nitrógeno.

Según parece esta gasolina tiene una mayor detergencia que la convencional, y hace que los inyectores se mantengan mucho más limpios, siendo la inyección y explosión del carburante mucho más eficaz, y evitando así que se desperdicie energía (y ayudando a reducir ligeramente el consumo del motor).

Si el combustible es más limpio, se cuida más el motor, y teóricamente debería aumentar algo su vida útil (o al menos que esta sea en óptimas condiciones). Como la combustión del combustible es más próxima a la situación ideal, se reducen (de nuevo ligeramente) las emisiones del motor.

No creo que haga milagros, pero algo se notará (tengo la sensación de que puede ser en torno a un 5%, pero algo es algo). Desde luego si todos prestáramos atención a nuestra forma de conducir, no tuviéramos tanta prisa, y la hiciéramos más eficiente, un dinerillo sí que nos ahorraríamos (y de paso algo de contaminación).

chevrolet-cruze-eco-3.jpg

Fuente | General Motors
Más información | Shell
En Motorpasión Futuro | Avión, el deportivo americano de los dos litros de consumo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios