Sigue a

Toyota-Auris-HSD-nube

Toyota y Microsoft han llegado a un acuerdo de colaboración para utilizar “la nube” en los futuros modelos eléctricos e híbridos de la marca japonesa a partir de 2012. Si sois conductores, pero no informáticos, lo más probable es que os estéis preguntando qué es eso de “la nube” y qué puede ofrecer a un coche.

El concepto de “la nube” viene de su adaptación al castellano del concepto inglés cloud computing, donde cloud, la nube, se refiere metafóricamente a la red, es decir, a internet. Así que lo que busca Toyota con este acuerdo es empezar a integrar internet en sus coches.

La intención es disponer de ciertos servicios telemáticos facilitados por Microsoft (y su sistema operativo en la nube, Windows Azure), en un vehículo que no necesita incorporar una computadora potente, ni tener instaladas todas las aplicaciones necesarias para esos servicios. O sea, algo así como tener un ordenador en el coche, pero casi sin ordenador y sin programas.

La nube, el servidor y los “coches-terminales”

Cloud-Power-logo

El ordenador potente sería un servidor de Toyota Media Service, en él estarían instalados los programas de Microsoft, y en el coche solo se necesitaría un “miniordenador” (ya apenas importaría su potencia) con un software básico que se pudiera conectar a internet y acceder a ese servidor. En fin, que el coche sería algo así como una terminal.

De hecho, de una manera aproximada, el cloud computing sería en moderno, lo que hace años eran aquellos terminales vax/vms, que solo eran un teclado y un monitor (monocromo, por cierto), que se conectaban al súper-servidor de la universidad o de la empresa. Cada trabajador tenía su usuario/clave y listo.

El servidor puede ir actualizando los programas instalados (y por tanto las aplicaciones disponibles en el coche) o incluso puede actualizar su hardware (su potencia) en principio sin que haya que cambiar nada en los coches. Como mucho descargarse una actualización del programa que se emplea para acceder al servidor, algo así como actualizar el programa que usamos para navegar por internet en nuestro pc (o mac).

La comunicación entre el servidor y el coche se realizaría al navegador GPS del coche y a un terminal telefónico integrado en el mismo. Así que habría que tener presente el pago de una conexión móvil a internet y/o el pago de una cuota por los servicios telemáticos. Toyota no ha especificado nada a este respecto aún.

Por ejemplo General Motors, en Estados Unidos, tiene un servicio de pago mensual llamado OnStar integrado con el GPS de sus coches, que provee funciones de navegación, localización y similares.

Aplicaciones de la nube en un coche

Toyota-Auris-HSD-puesto-conduc

Para empezar el conductor se podrá comunicar con su coche a través de la nube, desde el ordenador de su casa o desde su teléfono móvil (smartphone). Y podría controlar ciertos aspectos del mismo. Por ejemplo podría comprobar el nivel de carga de la batería de su coche eléctrico, o incluso conectar o desconectar la recarga.

Esto incluso podría permitir en el futuro integrar estos coches con las llamadas redes eléctricas inteligentes (smart grids), de modo que no fuera el propietario el que controlara la carga, sino el propio sistema eléctrico, según la situación de la demanda y generación de electricidad en ese momento.

Desde casa también podríamos conectar la calefacción o el aire acondicionado del coche, un rato antes de cogerlo, para que cuando entraramos en él la temperatura estuviera a nuestro gusto. A la inversa también funcionaría, desde nuestro coche podríamos controlar la calefacción de nuestra casa y otras muchas cosas (la iluminación, los electrodomésticos, etc).

Toyota-Prius-III-salpicadero

Integrado con el sistema GPS del vehículo, podríamos localizar desde casa (o desde el móvil) nuestro coche, saber si sigue donde lo hemos aparcado o recibir una alarma si intentan robárnoslo o localizarlo si ya ha sucedido. En caso de accidente en carretera, el propio coche podría notificar el accidente a los servicios de emergencia y así localizarnos inmediatamente.

Al buscar un restaurante con el navegador del coche, podríamos también consultar las opiniones y críticas de sus clientes respecto de su servicio y calidad, ver fotografías del mismo, o incluso consultar su menú. La verdad es que con la computación a distancia y con internet, se abriría todo un abanico de nuevas posibilidades en el coche.

El control de todas estas funciones en un Toyota se haría mediante mandos y joysticks, pantallas táctiles o reconocimiento de voz. Quien use un ordenador o un móvil moderno no tardaría en adaptarse a su nuevo coche.

Vía | Gigaom
Más información | (en inglés) Microsoft
En Xataka | Microsoft y Toyota trabajan en la nube
En Genbeta | Aplicaciones en la nube
En Motorpasión Futuro | Aplicaciones para iPhone y Android | Futuros coches gobernados por sistemas operativos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario