Sigue a

tierras_raras

Ayer leyendo una revista de la National Geographic vi un artículo que trataba sobre las tierras raras. En él se explicaban temas como la situación geográfica de estos elementos y las aplicaciones y usos que tienen dentro de la industria.

Las tierras raras son un grupo de metales que tienen unas propiedades semejantes. Su nombre se debe a que es difícil separarlas y diferenciarlas unas de otras por lo que cuando se descubrieron en el siglo XVIII no se utilizaban para prácticamente nada hasta que mucho después se vio que tenían interesantes propiedades.

Algunas de las tierras raras se utilizan para cosas tan variadas como la construcción de aparatos médicos, en la fabricación de tubos fluorescentes, para la creación de electrónica de consumo como PCs o smarthphones, baterías, usos militares, etc…

Y alguno de vosotros pensaréis ¿Pero que tiene que ver eso con los coches y con Motorpasión Futuro? Pues tiene que verlo todo. Las Tierras raras se utilizan en un montón de aparatos electrónicos como he dicho, pero en concreto para nuestro caso el Neodimio se utiliza ámpliamente para la fabricación de imanes.

Con estos materiales se pueden crear imanes superpotentes con unos pesos y tamaños muy reducidos. Los duchos en la materia sabrán que los motores eléctricos necesitan imanes para funcionar. Por ejemplo, un Toyota Prius tiene 11 kilogramos de Lantano y otros tantos de Neodimio repartidos en diversas partes de la mecánica.

motor_leafEL motor del Nissan Leaf utiliza varios kilogramos de Neodimio

Suministro de las tierras raras

Bueno, los coches y en especial los nuevos híbridos y eléctricos necesitan de estos minerales para ser fabricados, al igual que necesitan acero, aluminio caucho y otro sinfín de materiales. ¿Donde está el problema entonces?

Pues mayormente, el problema que tienen las tierras raras es que apenas hay yacimientos de estas repartidos por el mundo. Aunque se las llame raras, esto no es cierto. En un puñado de tierra que cojamos al azar en el campo habrá varias partes por millón de estos elementos repartidas en su composición.

El problema es que no puedes ir recogiendo átomo a átomo el Lantano por ejemplo. Necesitas yacimientos con altas concentraciones para que sea barato de explotar. Pues bien, casi la mitad de las reservas mundiales de tierras raras están en China.

De momento monopoliza la producción mundial de estas materias con un 97 % de cuota de mercado, pero en cualquier momento puede cerrar el grifo y paralizar la industria mundial que requiera de estas sustancias para producir, de hecho ya nos ha dado un susto hace apenas un mes.

Las baterías de un Toyota Prius necesitan Lantano entre otras cosas

También hay más reservas de estos materiales en otros países pero están guardándolas para cuando vengan mal dadas en el futuro, listos son. Estados Unidos y Canadá tienen también un 13 % de reservas. Como China es la fábrica del mundo, pues más de la mitad de las tierras que se extraen ya van para satisfacer su industria.

Bueno, pues esto está provocando repercusiones en todos los fabricantes de automóviles que tienen en sus planes la movilidad híbrida o eléctrica. Y es que estos componentes son importantísimos para sus coches pero tienen una disponibilidad cuanto menos dudosa de cara al futuro.

Es por ello, que Toyota, e imagino que las demás marcas también, están pensando en procedimientos y tecnologías que requieran en una menor medida de estos elementos para funcionar, ya que hoy en día son baratos, pero si se vuelven un bien codiciado y escaso podrán subir y mucho.

En Motorpasión Futuro | Baterías y coche eléctrico (Introducción),¿Me servirá un vehículo eléctrico a mí?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios