Sigue a

Concesionario Tesla - Los Ángeles

¿Qué tienen en común un iPod y un coche? Vale, tal y como van las cosas, cada día se parecen más, pero no tanto los puntos donde se venden. Y así seguirá siendo de momento, al menos en Estados Unidos. Elon Musk lo está comprobando personalmente: él quería inundar el país con tiendas similares a las Apple Stores, pero varias asociaciones de vendedores de coches le están presentando batalla. Denuncian que Tesla incumple la ley al ser fabricante y dueño de concesionario a la vez.

Tesla actualmente tiene abiertas 17 tiendas en 10 estados y en el Distrito de Columbia, la mayoría de ellas emplazadas en centros comerciales. Otros seis puntos de venta están programados para abrir en breve. ¿Cuál es el problema? Que los vendedores de coches ven en las tiendas de Tesla una amenaza para el sector. Si el esquema triunfa y lanzan líneas paralelas de automoción o incluso lo copian otros fabricantes, ¿qué será de ellos? Y en esas andan.

Audi presentó recientemente sus concesionarios del futuro, y BMW ya ha anunciado que venderá a través de concesionarios franquiciados. Los comerciantes de coches americanos se han puesto ya en marcha en Illinois, Nueva York, Oregon, Massachusetts, Texas, California y Colorado. En la mayoría de los casos, hay indicios de lo que podría ser un incumplimiento legal por parte de Tesla, pero tampoco es que esté tan claro.

Tesla Store

En Illinois la Secretaría de Estado ha avisado ya a Tesla de que es incompatible que el CEO de la empresa sea también el titular del concesionario. En Nueva York, las tres Tesla Stores existentes tienen sendas denuncias interpuestas en 2010 por la Asociación de Vendedores. En Massachusetts, una tienda recién inaugurada en Boston ya tuvo problemas para obtener la licencia, aunque Tesla aseguró que allí no se materializarían ventas. Aunque, claro, sí que se realizan acciones de marketing.

Por su parte, Oregon y Texas son estados que no tienen muy claro si las actividades de Tesla contravienen o no la ley. Y en California, que fue el primer estado donde Tesla abrió una tienda, la ley permite que el fabricante venda sus propios coches siempre que en un radio de 10 millas no exista ningún distribuidor privado, algo que Tesla afirma cumplir.

Quizá el caso más singular lo encontramos en Colorado, donde Tesla ya dispone de una tienda… y donde la ley acaba de modificarse para que no pueda abrir ninguna otra. ¿La manera? Bueno, ahora la ley reconoce abiertamente la incompatibilidad entre ser fabricante y ser distribuidor, así que no habrá más tiendas Tesla en ningún centro comercial del Estado. Aunque Tesla se desgañita diciendo que ellos sólo quieren llevar adelante su negocio, lo cierto es que no lo están poniendo nada fácil.

Vía | Automotive News
Foto | Tesla Motors
En Motorpasión Futuro | Los vendedores, el punto débil en las ventas de eléctricos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios