Compartir
Publicidad

Rompehielos nucleares, la cumbre de los motores eléctricos

Rompehielos nucleares, la cumbre de los motores eléctricos
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mar en la frontera entre Alaska y Rusia, es un lugar tremendamente hostil para el ser humano, un ambiente donde las condiciones climatológicas podrían calificarse de apocalípticas y donde apenas llega la luz solar unas pocas horas cada año. Pero también es un lugar deseado por sus vastos recursos energéticos.

Pero para llegar a estos lugares hacen falta algunas de las máquinas más increíbles y poderosas que la humanidad ha fabricado, como son los rompehielos nucleares, unas bestias capaces de abrirse paso entre capas de más de dos metros de espesor para transportar materiales como petróleo o gas, que harán funcionar nuestros coches y nuestras calefacciones.

La explicación para la expansión de los rompehielos nucleares se fundamenta que en la práctica, un buque convencional con motor diésel no podría desempeñar sus labores en estos ambientes al necesitar un equivalente de 100 toneladas de fuel cada día para poder funcionar, lo que hace el almacenamiento y el repostaje, un problema.

ice-breaker-50-let-pobedy-2.jpg

Para ello las empresas se están decantando por sistemas nucleares, como el ruso Let Pobedy, de 159 metros de eslora , que dispone de dos reactores nucleares capaces de proporcionar de forma combinada 74.000 CV , que llegan al mar gracias a tres poderosos motores eléctricos.

Pero donde logra su mayor ventaja respecto a los motores diésel es en la autonomía, ya que un kilo y medio de uranio es suficiente para propulsar a esta mole durante un duro día de trabajo, lo que le puede permitir estar casi un año sin necesidad de acudir a puerto a repostar.

Es por eso que a pesar de que la construcción de un reactor nuclear no es precisamente barata, el menor coste operativo hace que a largo plazo sea más rentable economicamente, sobre todo en zonas, como el mar de Alaska, especialmente duras climatologicamente.

Por supuesto, cuando hablamos de nuclear, lo primero que nos viene a la cabeza es la seguridad, y bien es cierto que un reactor nuclear en movimiento siempre supone un peligro, aunque hasta la fecha no se conoce ningún accidente en uno de estos buques, algo donde su tremenda robustez juega una importante baza a su favor en este capital aspecto.

Vía | Gizmag
En Motorpasión Futuro | Airbone Metro, el aeropuerto volador…y nuclear, El Mitsubishi Miev arrima el hombro en Fukushima

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos