Sigue a Motorpasión Futuro

Fisker Karma en Estocolmo, junio 2012

Más disgustos para la firma de Henrik Fisker. Según explica Bloomberg, la producción sufrirá un parón de duración indeterminada hasta que A123 Systems se aclare. Como sabemos, el drama económico de A123 Systems ya hace tiempo que pasó de ser estrictamente económico para convertirse en un asunto político. La situación comenzará a resolverse a partir de una subasta que se celebrará el 6 de diciembre y a la que optan los chinos de Wanxiang Group y también Johnson Controls Inc.

El problema de fondo es que al no existir un estándar para las baterías de coches eléctricos, cada fabricante de baterías y cada fabricante de coches eléctricos hacen sus diseños de forma específica. Cada coche lleva su propia batería, con un tamaño, una capacidad y comportamiento estudiados específicamente para mejorar el rendimiento del coche al que alimentará.

¿Cuál es el problema? Que si falla el proveedor, no hay sustituto posible. Al menos no en un periodo razonable de tiempo. Eso ha hecho que Fisker retire de la producción el stock de baterías que tiene y las destine a postventa, porque no habría peor campaña de imagen que un propietario de un Karma al que se le funde la batería y no puede reemplazarla por falta de existencias.

Vía | Bloomberg
En Motorpasión Futuro | A123 Systems busca apoyo debido al riesgo de quiebra, El Fisker Atlantic se retrasa de nuevo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario