Compartir
Publicidad

Paradojas del karma: de tener un coche quemado a inventir en Fisker

Paradojas del karma: de tener un coche quemado a inventir en Fisker
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Que el Fisker Karma es un coche pasional no hay quien lo ponga en duda. Cada vez que hemos hablado de los problemas de Fisker lo hemos hecho con pesar, porque hay que reconocer que esta es una aventura empresarial meritoria, por mucho que Elon Musk vaya diciendo que el Karma es un coche mediocre y caro. Pero por encima de la pasión es un coche que está llamado a dar dinero.

Así lo ven Rudy y Wendy Burger. Sus nombres no nos suenan, pero el coche de los Burger se hizo famoso hace dos semanas cuando empezó a arder al poco de dejarlo aparcado en la calle. Más tarde se supo que un ventilador estaba en el origen del fuego y ahora sabemos algo más. Lo primero, que el ventilador en cuestión llevaba días quedándose en marcha de forma anormal.

Lo segundo, que Rudy y Wendy Burger quieren invertir en Fisker. No es una pájara que les diera con el incendio: la pareja llevaba tiempo queriendo invertir en la firma, y ahora se mantienen en sus trece para ayudar a la empresa a conseguir esos 150 millones adicionales que necesita para poner en marcha el Atlantic. Si eso no es pasión por la marca y por los réditos que esperan conseguir...

Vía | Autoblog Green Fuente | The Orange County Register En Motorpasión Futuro | Un fallo en un ventilador manda a revisar todos los Fisker Karma por miedo al fuego, Fisker necesita 150 millones de dólares (más)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos