Compartir
Publicidad

Makani Airborne, la primera turbina eólica voladora

Makani Airborne, la primera turbina eólica voladora
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Motorpasión Futuro somos conscientes de que para que llegue una nueva generación de vehículos más eficientes, como los eléctricos, hace falta aprovechar y mejorar las fuentes de energía renovables, que nos proporcionen suficiente electricidad para poder asimilar el aumento de demanda eléctrica.

Desde hace tiempo hemos presentado algunos de los más avanzados y curiosos sistemas de producción, como la primera turbina flotante del Atlántico, también la curiosa Windmill, una turbina eólica y solar, la primera fotolinera en España, y algunos proyectos como Desertec, que pretende convertir el desierto africano en nuestro granero energético.

Pero lo último parece salido del día de los inocentes, pero no es así, se trata de Makani Airborne Wind Turbine, una turbina eólica voladora, fabricada en fibra de carbono y capaz de capturar la fuerza del viento sin necesidad de ningún tipo de estructura de soporte, más allá de un cable.

on-off-shore-makani.JPG

Con secciones de 8 metros de ancho cada una y un peso de solamente 54 kilogramos, la estructura puede alcanzar una envergadura de 76 metros una vez en el aire y en sus primeras pruebas ha llegado a producir 5 kW, aunque las previsiones es desarrollar una nueva versión de 27 metros de ancho por sección, capaz de producir unos 600 kW.

Su funcionamiento es aparentemente sencillo y sigue la idea de una cometa, con una serie de turbinas conectadas entre si estacionadas en una base, cuando el sistema detecta vientos superiores a los 3,5 m/s, despliega la cometa, volviendo a recogerla con la reducción del viento.

Gracias a una aerodinámica cruzada, logra aprovechar de forma óptima las corrientes y según sus diseñadores, el viento que choca contra las aspas es 10 veces superior a la velocidad del viento real.

Entre las ventajas que destacan sus creadores está la simpleza de su instalación, que se limita a un punto de anclaje y un cable que la sustente, lo que las podrían convertir en una excelente alternativa en los lugares donde la instalación y el mantenimiento de una turbina convencional son extremadamente costosos, como las localizadas mar adentro.

Pero con inversores como Google, puede que no estemos ante un desarrollo destinado únicamente a llamar la atención y captar fondos, puede que tengamos ante nosotros al futuro de la energía eólica, una fuente que no para de sorprendernos cada día con nuevos diseños.

Fuente | Makani Power
En Motorpasión Futuro | Solar Windmill, una turbina eólica… y solar, El futuro energético de Europa ¿en África?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos