Síguenos

Bandera Unión Europea

La Unión Europea ha decidido coger el toro por los cuernos en lo que a combustibles y fuentes de energía alternativa se refiere lanzando un plan de actuación global para todos los estados miembros. El objetivo es ampliar la red de distribución pública de combustibles alternativos (GLP, GNC, biocarburantes, hidrógeno) y de puntos de recarga para coches eléctricos.

Hasta el momento, los esfuerzos se centraron en proporcionar incentivos tanto a los vehículos propulsados por estos combustibles como a los combustibles por sí mismos, pero en ningún momento, hasta ahora, se había buscado desarrollar un proyecto común para desarrollar la red de distribución para combustibles y energías alternativas al petróleo.

Además, se busca desarrollar un estándar europeo para todas ellas, de forma que se mejore la movilidad entre países. Esto supone desde homogeneizar los enchufes para coches eléctricos a las boquillas de las estaciones de repostaje de GLP o GNC.

Recarga Nissan Leaf

El desarrollo del plan se divide según la fuente energética a utilizar. En el caso de la electricidad, se destacan los esfuerzos de Alemania, Francia, los Países Bajos, España y el Reino Unido; ya que son estos 5 países los que más puntos de recarga tienen disponibles.

El objetivo de la UE es crear una “masa crítica” de puntos de recarga con un enchufe común de tipo 2 (240 V, 32 A) para toda la red, posibilitando el acceso de todos los vehículos a dichos puntos de recarga.

Siguiendo con el hidrógeno, la comisión valora positivamente los esfuerzos llevados a cabo por Alemania, Italia y Dinamarca; que ya cuentan con un número significativo de estaciones de repostaje de hidrógeno, a pesar de que muchas de ellas no están todavía abiertas al público. Los esfuerzos a realizar en este campo pasan por el desarrollo de normas comunes para las mangueras y las conexiones, que permitan desplazarnos entre países sin problemas de compatibilidad.

SAAB Biopower En Suecia el E85 se ha convertido en una opción más a los combustibles tradicionales

En cuanto a los biocombustibles, que ya suponen el 5% del consumo total de la UE en transporte, las medidas de la comisión van orientadas a asegurar su sostenibilidad, ya que la red de infraestructuras puede ser compartida con los combustibles tradicionales, al mezclarse con los mismos. En este caso, a juicio personal, debería seguirse la experiencia sueca, donde se obligó a que las estaciones de servicio sirviesen E85, fomentado de esa manera el uso masivo actual de dicho combustible.

Pasando a los combustibles gaseosos. El Gas Natural Licuado (GNL) se ve como un combustible ideal para el transporte marítimo y fluvial, por lo que se espera que se instalen estaciones de repostaje para barcos en los principales puertos de la Unión,139 puntos entre 2020 y 2025. Hasta el momento sólo existe una estación de reaprovisionamiento para buques marítimos.

El GNL también puede utilizarse en camiones, pero solamente existen en Europa 38 puntos, el objetivo es que exista al menos un punto de repostaje de GNL cada 400 kilómetros en las redes de carreteras principales europeas para el año 2020.

Mercedes-Benz B200 NGD Mercedes-Benz Clase B200 a gas natural

En el caso del GNC, donde ya existen 1.000.000 de vehículos circulando en Europa con dicho combustible, se prevé que exista, al menos, un punto de repostaje de GNC cada 150 kilómetros en las redes principales de comunicación, cumpliendo normas comunes en toda Europa que faciliten su uso masivo como combustible, llegando a acaparar un 5% de la cuota de mercado de coches para el año 2020.

Y, finalmente, para el gas licuado de petróleo (GLP) no se considera ninguna medida especial a nivel europeo, ya que la comisión considera que la infraestructura tiene un nivel de madurez suficiente para poder seguir desarrollándose por ella misma. En este punto habría que destacar que en España la red es insuficiente, limitando bastante el acceso a dicho combustible.

Para desarrollar estos programas, se alienta a los estados miembros a que mediante legislaciones locales se inste a entes privados a realizar las inversiones necesarias para alcanzar dichos objetivos, sin que ello suponga un gasto público añadido. También existen programas específicos de financiación europea para desarrollar la infraestructura necesaria.

Fuente | Unión Europea
En Motorpasión Futuro | “Tenemos que solucionar el problema de las emisiones de los coches diésel” UE dixit, La UE intenta acelerar la llegada del vehículo eléctrico, Europa quiere ciudades sin humo para 2050

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario