Compartir
Publicidad

La movilidad personal en las ciudades del futuro

La movilidad personal en las ciudades del futuro
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como serán las urbes del futuro ha sido una pregunta que todas las generaciones se han realizado sin excepción. Coches voladores, viviendas en las nubes, trenes supersónicos, son conceptos que en mucho casos se han convertido en una realidad, mientras que otros muchos continuamos soñando con poder verlas en un futuro lejano.

Un ejemplo lo podemos encontrar en esta ilustración de 1925 donde se planteaba como serían las ciudades del futuro, las ciudades de 1950, unas metrópolis donde la edificación vertical y los peatones han ganado la batalla de la superficie y donde los vehículos han sido confinados a diferentes niveles del subsuelo según sus características y necesidades de movilidad.

La idea, aunque casi irrealizable, planteaba dividir el tráfico urbano como decimos en varias alturas, con el tráfico lento en un primer nivel, tráfico más rápido en un segundo piso y el transporte público en un tercero. Pero a pesar de tratarse de un planteamiento de hace casi 90 años, cada día que pasa la evolución de las ciudades camina hacia la casi extinción de los coches particulares de los centros urbanos y como decimos, la recuperación por parte de los peatones de las calles y avenidas.

05.jpg

Tenemos unos cuantos ejemplos de que las ciudades serán un terreno cada vez más vedado al coche particular, como por ejemplo las muchas iniciativas para instaurar peajes de entrada en los centros urbanos, como el que se prepara para Madrid, hasta medidas más radicales y dramáticas como las puestas en marcha en la ciudad suiza de Zurich, donde se intenta entorpecer en la medida de lo posible la circulación para desincentivar el uso del vehículo particular.

Alternativas de movilidad

Pero la pregunta es, una vez lograda la expulsión forzada de los coches de los centros urbanos ¿como nos moveremos?. Los estudios indican que para el 2030, el 60% de la humanidad vivirá en ciudades y es entonces cuando de nuevo regresan a nuestra imaginación los coches voladores y demás parafernalia de las películas del siglo anterior que a pesar del tiempo pasado, siguen estando muy lejos de ser realidades, una verdad que nos obliga a buscar alternativas de una forma casi desesperada.

Lo que de verdad se plantea para nuestras ciudades del futuro, serán sistemas de transporte personal que nos permitan movernos de forma autónoma, un medio de que podamos arrendar por cortos periodos de tiempo y que por supuesto, estén impulsados por motores eléctricos.

Car Sharing

06.jpg

Una de las primeras soluciones ya en marcha, son los famosos sistemas de alquiler por horas o car sharing, que nos permiten arrendar un coche por un módico precio y que suponen un complemento perfecto para los sistemas de transporte públicos. Tenemos varios ejemplos en nuestro país, donde iniciativas como Cochele en Sevilla, E:sharing en Sagunto o Sarecar en el municipio guipuzcoano de Ataun, que han comenzado con una gran aceptación.

Básicamente nos permite la posibilidad de acceder a las ciudades utilizando el transporte público y al mismo tiempo poder movernos de una forma más ágil y cómoda dentro de la misma, algo muy interesante por ejemplo, si tenemos niños y debemos llevarlos al colegio o a sus actividades sin preocuparnos por el donde aparcar ni los horarios de los autobuses y metros.

EN-V

024.jpg

Pero existen en desarrollo otros ingenios con una apariencia mucho más futuristas que a pesar de esto, ya se está planteando su llegada a nivel comercial en un periodo relativamente corto de tiempo. Es el caso del EN-V, desarrollado por General Motors se muestra como un sistema personal de transporte, con capacidad para dos personas, pensado desde cero como solución para las zonas urbanas.

Según sus diseñadores el EN-VReinventa el automóvil creando un nuevo tipo de vehículo que supone la convergencia de electrificación y conectividad. Propone una solución ideal para la movilidad urbana y nos permite soñar con un futuro libre de petróleo, emisiones contaminantes, pero también de congestiones de tráfico e incluso accidentes

Este concepto supone la evolución del proyecto P.U.M.A. (Personal Urban Mobility and Accessibility) que proponía en el 2009 un sistema que tomaba como base el conocido Segway, evolucionado hacia un transporte más cómodo, rápido y sobre todo, seguro.

061.jpg

El resultado es una cápsula construida en fibra de carbono de 1,5 metros de largo y algo menos de 500 kilos de peso que permiten el transporte de hasta dos adultos con todas las comodidades de un coche. Cifras que chocan con las habituales en nuestros vehículos, que raramente bajan de cuatro metros de largo, la tonelada y pico de peso y que ocupan de media unos diez metros cuadrados de plaza de aparcamiento cada uno.

Solamente son un par de ejemplos de los cientos que están en marcha en todo el mundo y que nos plantea como será el futuro o como esperamos que este evolucione, dos tiempos que comparte una misma idea, hacer la vida en nuestras ciudades lo menos incómodas posible ayudándonos de la tecnología que disponemos.

Un sueño que camina hacia la expulsión definitiva de los vehículos particulares de los centros urbanos, lo que supondrá cambios dramáticos en nuestra forma de movernos, unos cambios que cuanto antes afrontemos, antes encontraremos la mejor solución.

Y vosotros ¿como pensáis que serán las ciudades del mañana?

Foto | Sadanduseless
En Motorpasión | General Motors EN-V Concept, movilidad eléctrica en tres sabores diferentes
En Motorpasión Futuro | Conduzco.es y otras plataformas de coche compartido “ride sharing” en España, El “car sharing” y el coche eléctrico, un binomio perfecto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos