Sigue a

Citroën DS5

La crisis económica que arrastramos en Europa, especialmente en el sur, ha generado una sobreproducción de coches de más del 25%, poniendo en serios apuros a muchos fabricantes del continente. Uno de los más perjudicados es PSA Peugeot-Citroën, que con la vista puesta en el cierre de factorías y despidos multitudinarios en Francia es una de las más perjudicadas.

Por ello, el gobierno de París se ha puesto manos a la obra, y va a incrementar las ayudas a la compra de coches híbridos y eléctricos para de esa manera intentar reactivar el sector automovilístico. Estas ayudas subirán desde los 2.000 € actuales a 4.000 € para la compra de híbridos y desde los 5.000 € hasta 7.000 € para los eléctricos.

Estas ayudas reducen significativamente el precio de ambos tipos de vehículos, dejando el precio de un Toyota Yaris Híbrido de los 18.500 que anuncia el configurador de Toyota Francia a unos 14.500 € 16.500 €*, rondando el precio del modelo base. Por su parte, coches eléctricos como el Nissan Leaf se quedan en 28.990 €, ya que Nissan tiene descontados los 5.000 € actuales de ayuda en el precio de su web.

Peugeot 508 RXH

Pero estas ayudas han sido planteadas como un balón de oxígeno para la industria automovilística francesa, principalmente el grupo PSA, ¿cómo va a ayudar este impulso al coche de bajas emisiones al fabricante galo? Dentro del grupo existen varios modelos con el sistema HYbrid4, como los Peugeot 3008 y 508, o el Citroën DS5 o los eléctricos iOn y C-Zero.

Aun así, los híbridos de PSA son caros, y su consumo está lejos de sus competidores, y los eléctricos son demasiado espartanos; la sensación que da subirse a un Citroën C-Zero o un Peugeot iOn es la de estar en un coche barato. Un Citroën Saxo tiene una calidad de interiores similar a la de estos eléctricos, pero éste no cuesta casi 30.000 € como los eléctricos.

Otro de los puntos para ayudar a su industria automovilística que el gobierno francés propone es el reestablecimiento de los aranceles a los vehículos procedentes de Corea del Sur (algo que los fabricantes europeos llevan tiempo pidiendo), ya que debido a su bajo precio están desplazando a los productos fait en France.

Citroën C-Zero

Lo cierto es que la crisis del sur de Europa está afectando a los principales mercados de PSA, como es el caso de España, y aunque el gobierno del país vecino lance un plan de ayuda a la compra de coches híbridos y eléctricos estos siguen siendo un segmento de nicho; por lo que de poco o nada servirían para salvar los 14.000 empleos y la factoría que PSA va a eliminar en Francia.

La única forma factible de ayudar a los fabricantes de automóviles, al igual que a muchas otras empresas, es mejorar la salud de la economía en general, especialmente la doméstica. Las ventas de coches están bajo mínimos porque el consumidor no puede comprarse un coche (o no se lo financian); simple y llanamente.

Esperemos que la sangría de empleo y riqueza que puede suponer el cierre de la planta de Aulnay junto a los despidos no empeore aun más la situación económica europea, lo último que necesitaríamos a día de hoy sería la quiebra de un fabricante del tamaño de PSA.

NOTA: Como bien nos comenta Fernando M en los comentarios, el limite superior son 4.000 €, pero nunca la ayuda puede ser superior al 10% del valor del vehículo.

Fuente | Fox Business
Vía | Autoblog Green
En Motorpasión Futuro | Las ayudas a eléctricos disminuyen en España, Las ayudas a eléctricos crecen en Estados Unidos, Islandia eliminará el IVA a los eléctricos hasta los primeros 47.000 dólares

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios