Sigue a Motorpasión Futuro

Renault Fluence Z.E.

Siempre que hablamos de coches eléctricos uno de los mayores argumentos a su favor es la posibilidad de obtener la electricidad de distintas fuentes y proveedores, incluso de poder recargarlo en casa. Esto hace que el monopolio de las petroleras se vea amenazado. Pero pueden surgir nuevos monopolios, como el de Better Place en Israel.

En Israel el suministro eléctrico es bastante problemático, dado que dependen del exterior para conseguir energía para producir electricidad. Por ello, el gobierno israelí ha prohibido el conectar los coches eléctricos directamente a la red general. Si el coche eléctrico tuviera éxito en Israel y todos se conectaran a la vez, podrían producirse apagones debido a la alta demanda.

Debido a esto, el gobierno israelí sólamente autoriza la utilización de un coche eléctrico en conjunción con un sistema de red inteligente de recarga a través de un contrato específico para recargar el coche eléctrico. Es aquí donde viene el problema, ya que sólamente Better Place ofrece dicho servicio.

Oficina de Better Place en Copenhague Oficina de Better Place en Copenhague

Dada esta posición de monopolio, el único coche eléctrico a la venta en Israel es el Renault Fluenze Z.E. debido al acuerdo entre Better Place y Renault. El coche eléctrico y la electricidad se canalizan por el mismo vendedor, destruyendo la posibilidad de competencia entre fabricantes.

Esta situación ha llevado a la creación de nuevas compañías dedicadas al suministro eléctrico exclusivo para coches a baterías, como es el caso de Pango Charging, los cuales se han aliado con el trío franco-japonés (PSA-Mitsubishi) para importar los C-Zero, iOn e i-Miev a Israel mediante un sistema parecido al de Better Place, pero posiblemente sin cambio de baterías.

Como vemos, dependiendo de la situación de cada país, el coche eléctrico puede suponer incluso una dependencia total de ciertas compañías. Vale, la frase anterior es un poco demagógica y alguno me tachará de no defensor del coche eléctrico. Esto no es así, lo que estoy en contra es de la no posibilidad de libre competencia ni de la decisión de los consumidores.

Estación de cambio de baterías en Israel

La compra de un coche es una inversión muy elevada, y el depender al 100% de una única compañía para suministrarte energía es poco más o menos que una servidumbre energética. ¿Qué pasaría en caso de quiebra de Better Place? ¿Nos quedamos sin posibilidad de suministro eléctrico a nuestro coche? ¿O si necesitamos recargarlo y no hay ningún punto de la compañía cercano?

Al menos, Israel es un país pequeño que puede ser cubierto con pocos puntos de recarga, el problema vendría si estos métodos se convierten en comunes dentro de los eléctricos, cambiando nuestra dependencia del petroleo por la dependencia de nuestro proveedor energético

Fuente | Green Car Reports
En Motorpasión Futuro | ¿Cómo funciona el sistema Better Place? Lo vemos en Dinamarca, Better Place lleva sus intercambios de baterías hasta Israel

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios