Sigue a

Reino Unido

Tras un estudio realizado por el Comité de Transporte inglés en el que se incluían datos sobre el desarrollo, la aceptación y las ventas de los vehículos eléctricos, el gobierno de Reino Unido ha decidido mantenerse al margen del desarrollo de este tipo de movilidad afirmando que no les corresponde a ellos apoyar esta causa.

De esta forma se niega a participar en el debate sobre asuntos como la estandarización de sistemas de carga, recordando que es la industria la que debe decidir sobre ello. Algo similar ocurre al poner sobre la mesa los costes de una infraestructura adecuada para el correcto avance de este tipo de movilidad.

El grupo destinado a evaluar el estudio realizado y a promover que se actúe en consecuencia desde los estamentos públicos, reconoce también que el principal problema es no contar con un mercado sólido sobre el que asentar unos objetivos y, posterior a su cumplimiento, un éxito medible. Las razones para apoyar este tipo de movilidad las conocemos tan bien como deberían conocerlas ellos, pero está claro que no hay más ciego que el que no quiere ver.

Vía | Plugin Cars

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario