Síguenos

BYD

La caída en ventas registrada en el mercado chino ha hecho que BYD vea precipitarse sus beneficios en un 94 % durante el primer semestre de 2012, según explica Autocar. No es un buen dato para la marca de eléctricos autóctona del país asiático, que está viviendo la llegada de medio mundo occidental deseoso de colocar sus vehículos en el país emergente.

Tras 2009 y 2010, años en los que BYD fue creciendo de forma imparable, llegó 2011 con las primeras consecuencias de la crisis económica. Y si en el primer semestre de 2011 la firma todavía ingresó un total de 34,5 millones de euros, esa cifra se recortó en el mismo periodo de este año 2012 hasta algo más de 2 millones. Lógicamente, la cuenta de beneficios se ha visto afectada por esta evolución.

Las causas hay que buscarlas principalmente en la coyuntura económica que atraviesa medio mundo, pero también en la decisión del gobierno chino de poner fin a la subvención de automóviles. Esa medida se adoptó en 2010. Por otra parte, BYD perdió su negocio de paneles solares, lo que sin duda ha ayudado a que la empresa que prometía movilidad eléctrica para todos se esté preocupando ahora por su futuro más inmediato. No es la debacle, pero habrá que seguir de cerca la evolución de la marca.

Vía | Autocar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios