Sigue a Motorpasión Futuro

Volkswagen-Golf-VI-cabrio

Icom North America es una compañía especializada en sistemas de gas propano (un tipo de gas licuado del petróleo) para adaptar vehículos de gasolina y convertirlos en bi-fuel, gasolina-gas propano. Recientemente ha anunciado que a finales de este año estará en condiciones de comercializar un sistema de inyección de gas propano líquido para motores diésel.

Han llamado Icom JTG-Dynamic al sistema, los vehículos diésel equipados con este sistema de inyección pueden funcionar con gasóleo (al 100%) o con una mezcla de gasóleo y propano al 50%. Según han informado, el motor no necesita ser modificado mecánicamente, sólo incorporar el sistema de inyección, una centralita electrónica de control y el depósito (toroidal o cilíndrico) de gas propano líquido.

Aseguran que además de reducir emisiones, el motor aumenta su potencia y par motor. Las ventajas de la combustión del gas frente a las del gasóleo son bastante claras: se generan menos partículas y también menos óxidos de nitrógeno (NOx). Por ejemplo, al usar gas en lugar de gasóleo, respecto a un diésel con filtro de partículas, se reduciría en un 50% la emisión de partículas (o un 97% si ese vehículo no tuviera filtro de partículas). Las emisiones de CO₂ también se reducen, pero menos (del orden de un 13-25%).

Opel-Astra

Lo que no tengo claro es que en la práctica realmente se note un aumento de potencia y par del motor. Para que se obtuviera esa mayor potencia el motor debería girar a un régimen muy alto, y en los motores diésel eso no es lo habitual (más bien todo lo contrario, giran a bajas revoluciones por minuto). Además el propano tiene menor poder calorífico que el gasóleo (o la gasolina) y el consumo es mayor (aproximadamente un 25-33% más).

A pesar de la novedad que supone que un coche diésel pueda ahora consumir gas, no debemos obviar que seguirá dependiendo en un 50% del gasóleo, ya que por el momento no han conseguido que un diésel emplee solo gas. Así que la reducción de emisiones y sus ventajas son parciales.

Habrá que ver cuánto tarda este sistema en estar disponible por España. No me parece una mala medida para reducir emisiones de partículas y óxidos de nitrógeno en nuestras contaminadas ciudades. También puede ser una solución a los elevados precios de la gasolina y el gasóleo (ya que los precios del gas suelen mantenerse más estables). Sin embargo no debemos olvidar que esta alternativa siguen dependiendo todavía de combustibles fósiles.

Vía | Autoblog Green
Más información | Icom North America
En Motorpasión | Volkswagen Polo 1.4 BiFuel
En Motorpasión Futuro | ¿Ahorra energía un vehículo eléctrico? | ¿Contamina menos un vehículo eléctrico? | Nociones básicas sobre biocarburantes (bioetanol y biodiésel)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

35 comentarios