Sigue a Motorpasión Futuro

Ford_F-150

Últimamente, como todos sabemos, el precio de los combustibles se está poniendo por las nubes. Lo peor de todo es que esta tendencia parece ser ya algo habitual y no se cree que cambie en un futuro. Mayoritariamente se consume gasolina y diésel. Pero también hay otras opciones energéticas cada vez más apetecibles.

Entre otras se encuentra el gas natural comprimido (GNC) y el gas licuado del petróleo (GLP). Estos combustibles alternativos han cobrando una cierta relevancia en los últimos años ya que son perfectamente aplicable a los motores de combustión y presentan ciertas ventajas respecto a la gasolina y el gasóleo.

Por ello Ford está interesada en introducir en su gama de vehículos comerciales de Estados Unidos, motores capaces de funcionar con gas natural además de con gasolina. Entre los candidatos para disponer de esta opción se encuentran entre otros furgonetas como la Transit Connect o la serie F (Pick ups).

Parece ser que bastantes clientes de Ford han pedido modelos que vengan de serie con posibilidad para funcionar con GNC. El creciente interés por el gas proviene del hecho de que estos combustibles empiezan a estar disponibles en un mayor número de estaciones de servicio y al creciente precio de la gasolina.

Teniendo en cuenta que en USA no son nada amigos del diésel, parece razonable que las empresas con flotas quieran vehículos económicamente favorables para el desarrollo de sus actividades. El GNC al contar con algunos incentivos gubernamentales como impuestos bajos es una opción muy atractiva.

Ford Transit

Sobre el gas natural comprimido


El GNC es un gas compuesto en su mayoría por metano, que se almacena en bombonas a alta presión. El mayor inconveniente que presenta para los vehículos es que necesita grandes depósitos para su almacenamiento.

Las ventajas de este combustible respecto a la gasolina son varias. A parte del ya mencionado precio, los motores que funcionan con él expulsan entorno a un 40% menos de óxidos de nitrógeno (NOx) y monóxido de carbono (CO) ya que se realiza una combustión más limpia del gas dentro del motor.

Otra de sus ventajas es que se puede implementar en vehículos ya existentes con mínimas modificaciones y costos. No hay que recurrir al cambio del vehículo ya adquirido y comprar uno nuevo para poder disfrutar de sus ventajas

En España el GNC no está muy introducido, aquí con el éxito que tiene el diésel no queda sitio para otros combustibles en lo que al sector del trasporte urbano o de mercancías se refiere. Aunque sería interesante también una oferta de vehículos con esta tecnología libre de partículas y de NOx que últimamente colman nuestras ciudades.

Personalmente creo que necesitamos más vehículos de estas características. Son poco contaminantes en relación a los combustibles convencionales, además el gas es más barato de extraer y los yacimientos de este no están tan localizados como los del petróleo. Es una alternativa real de futuro a corto plazo.

Más información | Ford

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios