Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

¿Y si nos quedamos sin batería y estamos lejos de una estación de recarga?

¿Y si nos quedamos sin batería y estamos lejos de una estación de recarga?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

Estamos ante la pregunta del millón. El miedo de cualquier conductor de vehículo eléctrico se puede convertir en realidad si nos quedamos en medio de "la nada" sin batería y sin posibilidad de encontrar una estación de recarga cercana. ¿Cómo podríamos hacer? ¿Existe alguna solución para dotar de carga a la batería, al menos la suficiente como para recorrer unos kilómetros mínimos?

Desgraciadamente y de momento, la mejor herramienta para no quedarnos tirados en cualquier lugar sin posibilidad de recargar es la previsión: ser precavidos, previsores y saber exactamente por dónde vamos a movernos, cuál va a ser el recorrido. Con esto sabremos dos cosas: cuántos kilómetros recorreremos y dónde están las estaciones de recarga en el camino.

¿Qué hacer para evitar quedarnos tirados?

Muy sencillo. Lo primero es lo más importante y ya lo hemos dicho: conocer el itinerario a la perfección. Igual que no nos metemos en el Sahara con medio litro de agua con gas, no nos vamos a recorrer media España sin saber exactamente donde recargar energías para nuestro eléctrico. Tampoco, si tuviésemos un coche con motor de combustión, nos metemos en el desierto sin combustible extra.

Gama ZE

En el caso del eléctrico, de momento no hay soluciones eficientes para llevarnos energía extra con nosotros. Todo se andará, pero no es práctico viajar con dos baterías, y no vamos a poder cambiarlas a mano. Esto sería algo un tanto de ciencia ficción hoy en día. Lo que más nos conviene es tener a mano una aplicación para smartphone que nos "chive" las estaciones de recarga más cercanas.

Si planeamos una ruta en la que las estaciones no están muy a mano, conviene concienciarse de mantener un ritmo adecuado y rozar la perfección de la conducción eficiente. Ya comentamos más veces que es lo más natural en un eléctrico: conducir de la forma más eficiente posible. Pues bien, si nos parece que podemos necesitar estirar al máximo la energía, nos aplicaremos desde el principio. De hecho, cuanto más estemos acostumbrados a ello, mejor, más natural nos saldrá.

Llegado el peor caso, ese en el que, por mucho que pusimos de nuestra parte y por mucho que nos esforzamos en conducir de la forma más eficiente posible (podríamos ganar un premio, incluso), nos quedamos tirados... lo que nos queda por hacer es llamar a la grúa. Porque es improbable que podamos movernos a base de empujar nuestro vehículo. En ese caso extremo lo que tenemos que hacer es resignarnos y pensar que sería mucho peor dejar sin gota de diesel un motor de combustión.

En Espacio Renualt ZE:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos