Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Ventajas de un vehículo eléctrico por ciudad

Ventajas de un vehículo eléctrico por ciudad
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

Como ya hemos comentado en más de una ocasión que donde de verdad podemos aprovechar todas las ventajas de un vehículo eléctrico es en plena ciudad. Ojo, con esto no quiero decir que no pueda utilizarse en el extrarradio pero aquí las diferencias no llegan a ser tan abultadas como cuando circulamos a través de la urbe.

¿Cuándo un vehículo de combustible tiene los mayores picos de consumo? Pues cuando se pone de nuevo en movimiento después de haber estado detenido, por ejemplo en un semáforo. En ese momento, el volver a tener que poner en marcha una gran masa hace que el gasto de combustible se dispare. También cuando reduce la velocidad para detenerse o cuando ya está detenido, aunque en estos casos los automóviles han intentado recortar algunas ventajas con los sistemas de recuperación de energía de frenado y los motores con Start-Stop. Pero aun así, juegan en otra división.

El aprovechamiento al máximo de la energía

Renault Twizy

Si tenéis conocimientos de mecánica, pensad por un momento en la cantidad de sistemas que se encuentran antes de que el movimiento llegue a las ruedas en un automóvil: caja de cambios, embrague, pérdidas por temperatura, rozamientos internos… Mucha de la fuerza que genera un motor se pierde sin que se pueda aprovechar de ninguna forma.

En un vehículo eléctrico todo es más sencillo. No hay caja de cambios, no hay transmisión, simplemente explicándolo de forma sencilla, una desmultiplicadora que ajusta el giro del motor al que le tiene que llegar a las ruedas. Todo está pensado buscando la eficiencia máxima y que cada amperio que tengamos en la batería sirva al máximo en su cometido.

Podemos salir desde parados con una aceleración mucho más lineal, progresiva y controlada. Una vez que hemos alcanzado la velocidad (por ejemplo 45 km/h), es mucho más sencillo mantener la velocidad precisamente porque hay menos fricciones mecánicas. Además, cada vez que soltemos el acelerador o frenemos de forma suave, recuperaremos parte de la energía acumulándola de nuevo en la batería.

Si somos cuidadosos con el acelerador y el freno, casi es probable que la energía que consumamos en el arranque la recuperemos en la siguiente detención, es decir, gratis. Y al llegar a nuestro destino, si no nos importa caminar un poco, no tendremos problemas de aparcamiento. Ya existen muchos lugares donde estacionar y recargar a la vez nuestro vehículo, resolviendo de un plumazo dos quebraderos de cabeza que algunos reacios a los eléctricos tienen: el estacionamiento y el miedo a quedarse sin autonomía.

Y todo esto sin hablar de la tranquilidad, el silencio, la forma completamente diferente que tienes de tomarte los desplazamientos ya que los disfrutas mucho más, sabiendo que estas gastando infinitamente menos que el resto de conductores que te rodean.

En Espacio Renault:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos