Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Repartiendo buenas vibraciones a bordo de Renault Twizy

Repartiendo buenas vibraciones a bordo de Renault Twizy
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

Hoy vamos a hablar del Renault Twizy pero desde un punto de vista mucho más emocional. Dejaremos a un lado las prestaciones, las características, la autonomía y nos pondremos a los mandos de un Renault Twizy en una de las ciudades españolas con más tráfico: Madrid.

Para ello hicimos un experimento. Nos lanzamos a la calle en hora punta, aproximadamente a eso de las 9:30 de la mañana e hicimos un recorrido que nos llevó dese el centro de Madrid hasta uno de los barrios de la periferia, San Sebastián de los Reyes para de nuevo por la tarde regresar al centro de la ciudad.

A bordo del Renault Twizy viendo el comportamiento de los peatones

Renault Twizy

En lo primero que nos quisimos fijar fue en el comportamiento de los peatones cuando nos veían pasar conduciendo el Renault Twizy. Lo primero es que no se percatan nunca de nuestra presencia hasta que estamos muy cerca de ellos, por eso es recomendable que cuando transitamos por vías semipeatonales conectemos el avisador acústico que incorpora para aumentar su seguridad.

Aunque sea muy temprano y se aprecie claramente la cara de sueño de la gente que espera en las paradas del autobús, a todos somos capaces de extraer una sonrisa de complicidad. La estética del Renault Twizy, con su frontal que da la impresión de estar siempre alegre, transmite este mismo sentimiento a la gente que nos rodea.

Quizás a lomos de un Aston Martin o de un Ferrari no seríamos capaces de hacer girar ni la mitad de cuellos de los que estamos girando ahora mismo. Existe curiosidad ya que en las carreteras no hay otro vehículo parecido y al observar que no hacemos nada de ruido, rápidamente la gente se da cuenta de que el vehículo es eléctrico.

Aparcados ocurre algo similar. Casi todo el mundo se detiene aunque sea unos instantes, para poder apreciar más de cerca los detalles del Renault Twizy. Lo que más les llama la atención es su reducido tamaño que sin embargo no lo es tanto ya que tanto delante como detrás puede albergar perfectamente a dos adultos de más de 1’90 de altura.

La reacción de los conductores al observar el Renault Twizy

Renault Twizy

La segunda prueba que hicimos fue incorporarnos al tráfico denso de Madrid. De nuevo la mayoría de las reacciones de los conductores es de mostrar curiosidad acompañada de una sonrisa. Pero no sólo de los conductores. También los pasajeros muestran estos sentimientos pero mucho más marcados ya que pueden centrarse en observarnos al no tener que ir tan atentos a la conducción.

No tardan en aparecer los primeros móviles que intentar inmortalizar nuestra circulación paralelos a ellos a medida que nos rebasan por las carreteras de circunvalación de Madrid mientras nos dirigimos a San Sebastián de los Reyes.

Incluso se puedo observar un cambio de actitud por parte del resto de los conductores. No saben muy bien cómo reaccionar al circular junto a nosotros, siendo mucho más respetuosos y dejándonos mucho más margen, sin agobiarnos en ningún momento.

Aunque tardemos un instante más en reaccionar a la luz verde de un semáforo, no oiremos ningún pitido. Y si por necesidades de la circulación tenemos que cambiarnos de carril, mágicamente el conductor de detrás nos dejará el hueco suficiente para poder realizar la maniobra.

A los mandos del Renault Twizy todo ocurre de una forma diferente, más pausada, disfrutando más de lo que te rodea pero lo mejor es el sentimiento que emite y que contagia a todo aquel que se encuentra cerca. Algo que actualmente es muy difícil de apreciar.

En Espacio Renault Z.E.:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos