Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Renault Z.E., más inversiones para la movilidad eléctrica

Renault Z.E., más inversiones para la movilidad eléctrica
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

Seguro que habéis visto ya en la tele el spot 'La vida eléctrica' que os presentamos en septiembre, y ya sabéis que en Francia las primeras unidades de Renault Kangoo Z.E. arrasan, y es que la movilidad eléctrica no sólo ha llegado para quedarse, sino que se está convirtiendo a pasos agigantados en uno de los objetivos principales de la marca del rombo.

Una muestra de este interés en fomentar el uso del vehículo eléctrico es la inversión de 28 millones de euros realizada en la planta de Lardy, situada en el departamento de Essonne, a menos de 50 kilómetros al sur de París, un centro de investigación dedicado desde hace casi tres años a realizar pruebas sobre vehículos eléctricos y baterías.

Esta planta es una pieza clave en el extraordinario e histórico despliegue de nuevas tecnologías relacionadas con la movilidad eléctrica que está llevando a cabo Renault dentro del proyecto Zero Emissions con sus modelos Twizy, Zoe, Kangoo, Fluence y Frenzy.


Ver mapa más grande

Desde 2009, el centro explora las posibilidades de los motores eléctricos y también de las baterías de ion-litio, y los profesionales que allí trabajan se han ido especializando día a día en esta área, convirtiéndose en verdaderos expertos en electricidad aplicada a la movilidad gracias a decenas de pruebas pensadas específicamente para evaluar y mejorar las posibilidades de los vehículos eléctricos.

Poco a poco, las instalaciones de Lardy han ido creciendo hasta llegar a las 37 hectáreas, y se han ido equipando con bancos de pruebas de diferentes tipos hasta alcanzar el centenar. Ahí se evalúa el rendimiento, la seguridad y la durabilidad de los diferentes componentes del vehículo eléctrico: su motor, la electrónica de potencia y la batería.

Prueba de motores eléctricos Renault

Los motores eléctricos se prueban en ocho bancos alimentados por un simulador de batería de 400 volts que miden su par, su potencia, su rendimiento, su seguridad... todo a lo largo de unos ciclos que equivalen a una vida de 20 años de funcionamiento.

También hay bancos de pruebas dedicados a la mejora de las prestaciones de las baterías de arranque de 12 volts y al estudio del reciclaje de las baterías de ion-litio, concretamente 58 contando con las instalaciones de los socios de Renault especializados en estos componentes.

La parte de la electrónica de potencia, que incluye el cargador, el ondulador y el convertidor, se evalúa en seis bancos que el funcionamiento de esta parte imprescindible para la carga de las baterías sea correcto y que resistan cambios bruscos de temperatura asociados a las demandas eléctricas.

Cámaras de pruebas para baterías Renault

En cuanto a las baterías de ion-litio, se emplean 41 bancos de pruebas montados en cámaras aisladas donde se simula el envejecimiento acelerado de estos componentes mediante ciclos reiterados de carga y descarga en diferentes niveles de exigencia, llevando a cabo procesos de carga normales y también acelerados, totales y parciales.

En estas pruebas se varían las condiciones de temperatura para obtener el retrato más detallado posible del comportamiento de las baterías. Y luego se realizan también otras pruebas bastante más extremas, como las que consisten en cortocircuitar e incluso incendiar las baterías, sumergirlas en agua o dejarlas caer para observar su reacción.

En total, son cerca de 170.000 horas de pruebas que realizan cada año un equipo de unos treinta ingenieros y técnicos especializados en las áreas más variadas. Son necesarios conocimientos de mecánica, electrotécnica, química, pruebas de choque, medición e instrumentación, seguridad en pruebas de riesgo con incendios... Todo para garantizar la fiabilidad y la seguridad de los vehículos eléctricos.

En Espacio Renault Z.E.:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos