Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Renault 4Lectric, vuelve el 4L eléctrico y modernizado

Renault 4Lectric, vuelve el 4L eléctrico y modernizado
Guardar
10 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo


Vamos a aclarar antes de nada que el Renault 4L que estamos viendo y comentando no es una versión (al menos que sepamos) que de momento vaya a salir a la venta, si no un modelo conceptual basado en el mítico “cuatro latas” y que ha sido posible gracias al concurso Renault 4 Ever, creado y promocionado por la web Designboom y que tiene como objetivo el rediseño a modo de homenaje de este modelo, icono pop y claramente funcional y minimalista. Hay que recordar que el Renault 4L vendió 8.135.424 unidades en todo el mundo, entrando en el top3 de superventas de toda la historia.

Charlie Negehiem es el diseñador de este singular concepto, que no solo mantiene el espíritu original (a mí suele costarme ver el alma inicial en los nuevos conceptos) si no que además lleva las características de austeridad y funcionalidad al extremo más moderno tecnológicamente. Lo primero es que es eléctrico, y de ahí su nombre, Renault 4Lectric.

renault4lectric02.jpg

Además de ser eléctrico, muy en la línea del presente de la automoción y el futuro inmediato, el diseñador comparte un concepto interesante como es el de la Economía Circular Compatible del Renault 4L. La clave de esta economía circular está en que el vehículo disponga de dos baterías, una privada y otra compartida. La batería 1 será la que utilicemos al circular, se puede cargar por medio de paneles solares y además adquiere carga a través de la frenada regenerativa. Si tenemos que parar a “repostar” en una electrolinera solo tendremos que cargar una porción pequeña del total debido a esta regeneración tanto solar como desde la frenada.

La batería 2 es la batería social, que funciona igual que la primera batería, pero está pensada para compartir la energía de forma colectiva, redirigiendo la energía acumulada hacia un almacenaje compartido. ¿Para qué serviría esa energía acumulada a lo largo del tiempo por todos los componentes de esa “sociedad” de vehículos eléctricos? Pues sencillamente para ocuparse del reciclado de dichos vehículos una vez que su vida útil termine. Interesante, ¿verdad? El propio vehículo forma parte activa en la generación de energía, y además contribuye a proporcionar la energía necesaria para el proceso de su propio reciclaje. Y hay más:

Ese fondo común de energía puede aplicarse también a asuntos colectivos, como el mantenimiento de la red de transporte público o ayudando a las áreas en donde el acceso a la electricidad es limitado

energiacompartida.jpg

Este proyecto es, en resumen, una gran idea de sostenibilidad a la par que nos encontramos con el entrañable 4L totalmente renovado, puesto al día y además con esa componente social, de compartición y con un papel activo en la generación y conservación de la energía para su reutilización. Parece utópico pero en mi opinión es una gran idea. ¿Qué os parece a vosotros?

Más información | Design Boom

En Espacio Renault Z.E.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos