Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Qué queremos, ¿eléctricos bonitos o eléctricos eficaces?

Qué queremos, ¿eléctricos bonitos o eléctricos eficaces?
Guardar
8 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo


Hay un tema muy curioso y son las dos caras de la moneda en cuanto a la aceptación de los vehículos eléctricos. Es decir, por un lado están los defensores de la tecnología, de los beneficios medioambientales y del ahorro efectivo en combustibles, mantenimiento y todos los temas que tratamos ayer. Por otro están los defensores a ultranza de la imagen final de los eléctricos, o mejor dicho, quienes opinan que todos los eléctricos son feos. Bien, ¿qué nos importa más, la belleza en si o lo eficaces que sean estos vehículos?

Hoy el tema es algo más relajado que otros días, lo sabemos. Sin embargo es interesante porque refleja un poco las expectativas de gran parte de la sociedad. Es decir, aquí tenemos las dos motivaciones principales para comprar un vehículo: la parte económica y la parte estética. ¿Cuál es mejor? ¿Cuál tiene más razón de ser? A la vez las dos, y ninguna.

Todo a su debido tiempo

bbb-chart.jpg

Ocurre en casi todos los desarrollos que tienen como objetivo llegar a un público final, o sea, en todos los desarrollos, a secas. Siempre existe un incómodo compromiso entre varios parámetros, por ejemplo en el caso que nos atañe, prestaciones, economía o belleza. Es un incómodo compromiso porque siempre es difícil maximizar tres parámetros sin que ninguno de ellos se resienta. Imaginad que queremos que sea el producto más eficiente, más barato y a la vez el que quite el hipo y atraiga todas las miradas.

El gráfico que veis un poco más arriba no es el mejor gráfico del mundo, pero los diagramas de Venn siempre ayudan a considerar el balance o compromiso necesario entre tres características: bueno, bonito y barato. Es como tener tres vasos y un litro de agua: podemos tener 1/3 de litro en cada vaso, pero dependiendo de la sed de cada persona, llenaremos más o menos cada vaso. Quien tenga más sed recibirá más agua, quien menos, menor cantidad. ¡Pero solo tenemos un litro de agua! Visto de otro modo, imaginemos que somos diseñadores y nos piden un trabajo. Sabemos que no podemos cobrar lo mismo por un diseño urgente y visualmente perfecto, de gran calidad, que por otro diseño en el que una de las dos características pueda variar (entrega con más tiempo, o bien un diseño que no sea la perfección visual).

Dicho esto, entran en juego mas factores: ¿cuánto de novedosa es la tecnología? ¿Hay que pasar el periodo de amortización de esas inversiones tecnológicas? ¿Cuántos compradores potenciales tenemos? ¿Qué le preocupa más, inicialmente, al comprador?

Elige dos opciones entre bueno, bonito y barato

Renault ZOE Preview

Las preferencias para comprar un eléctrico varían de una persona a otra: puede que lo primero en que se pone interés sea en la movilidad sostenible en ambientes urbanos. Muchas personas que viven o han vivido en el centro de una gran ciudad desearían que pasase algo con el tráfico que permitiese respirar menos humos y soportar menos ruidos. Y no menos importante aunque parece que nadie habla de ello, mitigar el calor que se sufre en verano entre la temperatura normal en esas fechas, el hormigón y asfalto de las calles y los motores trabajando a pleno rendimiento para hacer funcionar los climatizadores.

Eso no quiere decir que las preferencias generales sean las mismas para todos. Sin embargo se puede decir que preferir la parte tecnológica nos llevaría a un escenario de tranquilidad y libre de humos antes que cualquier otra. Digamos que sería invertir en salud a largo plazo, tanto de uno mismo como de sus hijos. Que sean los más bonitos del mercado, hombre, pues no estaría mal, pero no es determinante si nos piden que fijemos solo dos de las tres características: bueno, bonito y barato. Si dejando libertad para “bonito” aseguramos que tenga buen precio y sea rentable, y que además sea eficiente y respetuoso con el medio ambiente, genial ¿no?

Sorprende la cantidad de comentarios que se pueden leer o escuchar sobre que los eléctricos sean “cajas de zapatos”, que sean “más feos que hechos a cincel” y lindezas del estilo. Lanzamos la pregunta, ¿de verdad vemos feos modelos como Twizy, Fluence o ZOE? ¿Qué hay del Kangoo, que es exactamente el mismo diseño que su equivalente con motor de combustión? Normalmente tendemos a generalizar, pero eso es un poco injusto muchas veces. Lo mejor que puede pasar es que la transición hacia el eléctrico sea con modelos conocidos y amigables. Eso si, también nos gustan los deportivos y por eso estad atentos para que os presentemos el Renault DeZir… en breve.

En Espacio Renault Z.E. :

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos