Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Historia de Renault, de los ochenta a nuestros días

Historia de Renault, de los ochenta a nuestros días
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

En la anterior entrega de este repaso a la historia de Renault dejamos la fábrica de Billancourt en los años 80, en plena etapa de evolución tecnológica y de proyección hacia el exterior, fruto de lo cual van naciendo coches de inspiración cada vez más futurista y con clara vocación vanguardista.

Además, entre 1986 y 1996 se lleva a cabo la privatización de la empresa, que había sido nacionalizada tras la Segunda Guerra Mundial. Como marca de todo este cambio, se dejan de lado los números que salvo excepciones habían identificado los modelos de Renault desde los años 60 y los coches se comercializan ya como Twingo, Clio, Mégane, Laguna, Safrane...

La nueva forma de hacer se inicia ya en 1984 con el Espace, un monovolumen al que le cuesta abrirse camino. Siguen sus pasos el Clio como relevo del R-5, el Twingo como novedad absoluta, el Laguna para suceder al R-21, el Safrane como continuación del R-25... y un desconcertante Mégane que se hace con mucho más que el hueco que dejan el R-11 y el R-19.

Sin duda alguna, de todos estos relevos destacan dos arietes de la marca que son los que calan entre el público más joven: el Renault Clio y el Renault Mégane, y ambos marcan un antes y un después en la historia más reciente del automóvil, al menos en nuestro país.

El Clio, conectando con la nueva generación

El mítico R-5 había marcado a toda una generación y se había reinventado en 1985 con el moderno Supercinco, de manera que hacia 1990 el Clio lo tiene un poco complicado para hacerse un hueco en el corazón de los amantes de la marca.

En España, tras algunos intentos con series limitadas como la dedicada al grupo Mecano, por ejemplo, el Renault Clio consigue su máximo nivel de popularidad en 1995 al conectar con toda la Generación X gracias a unas siglas que lo dicen todo: JASP.

A partir de ahí, el Clio se erige como justo heredero de la tradición marcada por el Renault 5: un coche con nervio orientado a un público juvenil como lo había sido su predecesor.

Y el Mégane, que no deja indiferente a nadie

Renault Mégane

Con el Mégane llega la revolución. Si hasta el momento los coches habían heredado las formas angulosas de los años 70 y 80, en 1996 el Renault Mégane hace abrir ojos como platos a los que ven un coche que bien podía haber sido dibujado por un niño. Después de 30 años, las formas redondeadas vuelven al mundo del Motor.

Además, el Mégane aterriza con cinco presentaciones sobre un mismo chasis: la berlina, el coupé, el sedán, el descapotable... y un insólito monovolumen de segmento C que triunfa en Europa y que otros fabricantes imitan enseguida: el Mégane Scénic, que a partir de 1999 pierde su primer apellido para quedarse en Renault Scénic.

De hecho, con el Twingo, el Scénic y el Espace, Renault se convierte en el primer fabricante que ofrece una gama completa de monovolúmenes, cada uno adaptado a un público objetivo completamente diferente. Y con estos vehículos nace en Europa la fiebre por el monovolumen.

De Europa... al mundo entero

Mundo

Con la llegada del siglo XXI, Renault se alía con Nissan y entra con fuerza en Asia. También en Asia compra la división de Motor de la coreana Samsung, siendo el primer fabricante occidental que se establece en aquel país. En Latinoamérica, la presencia de Renault se hace efectiva de la mano de Nissan y se refuerza mediante su participación en la rusa AutoVaz, fabricante de los Lada.

Por otra parte, en Europa se hace con la rumana Dacia, autorizada desde su fundación para construir réplicas de modelos de Renault como el R-8 o el R-12, e implanta una modernización de todos los modelos orientada en primer lugar a los mercados emergentes, aunque al final los modestos coches rumanos se acaben vendiendo en medio mundo.

Otros acuerdos de Renault permiten, por ejemplo, la presencia de Renault en Volvo Global Trucks, la división de camiones de la firma sueca, o varias acciones conjuntas con la alemana Daimler encaradas a hacer de esta joint-venture una experiencia enriquecedora para todos los amantes del automóvil.

En fin... estos días hemos estado dando un repaso a la historia de Renault, desde los inventos de aquel inquieto Louis, pasando por el nacimiento de la marca, su evolución en manos del gobierno francés y finalmente su etapa más reciente. ¿Hacia dónde va el futuro de Renault? El tiempo lo dirá.

En Espacio Renault Z.E.:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos