Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Fuera mitos: ¿cómo usamos el vehículo eléctrico?

Fuera mitos: ¿cómo usamos el vehículo eléctrico?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

Como nos decía hace unos días Ana de Prado, que es la responsable del proyecto Z.E. en España, la colaboración y el consenso entre operadores, eléctricas e instituciones es fundamental para el desarrollo del vehículo eléctrico. Pero no se trata sólo de que exista ese acuerdo, sino que los conductores también tenemos que saber si los actuales vehículos eléctricos cumplen con nuestras expectativas y, claro está, si lo que exigimos a los vehículos eléctricos es razonable.

Por todo esto, es interesante una iniciativa que se ha llevado a cabo en Reino Unido durante todo un año. Dentro de un proyecto llamado Cabled que ha sido impulsado por las universidades de Aston, Birmingham y Coventry, entre otras entidades, se ha estudiado el uso prolongado del vehículo eléctrico, y los resultados obtenidos rompen, una vez más y en esta ocasión por la vía práctica, con muchos mitos sobre la movilidad eléctrica.

Uno de los puntos que más se esgrimen en contra del vehículo eléctrico es la supuesta falta de autonomía. Bien, según lo estudiado a lo largo de un año, con 110 vehículos eléctricos analizados y 230.000 kilómetros recorridos, el 77 % de los trayectos duran menos de 20 minutos, y sólo el 2 % de los conductores usa más de un 50 % de la batería de su vehículo.

Es decir, el 98 % de los conductores emplean menos de la mitad de la autonomía de su vehículo.
Tablier del Renault Fluence ZE

Otro gran miedo de los conductores, el tiempo de recarga de las baterías, también cae por los suelos al demostrarse que los vehículos permanecen estacionados más de 23 horas al día de media, de modo que un rato bien puede aprovecharse para que el automóvil reponga fuerzas.

Eso sí: el estudio sirve para recordar que son necesarios más puntos de recarga, a la vez que establece las pautas horarias de máxima demanda energética: entre las 7 y las 9 de la mañana, coincidiendo con el inicio de la jornada laboral, y entre las 6 y las 7 de la tarde, al llegar a casa. Otros conductores optan por emplear temporizadores y poner sus vehículos a cargar más allá de las 11 de la noche, para beneficiarse de las tarifas valle.

Sin embargo, todo apunta a que esta recarga es más producto de la comodidad que de la necesidad, y es que la gran mayoría de los conductores ponen a cargar las baterías de sus vehículos cuando estas todavía tienen entre un 81 % y un 87 % de su capacidad.

Otros datos reveladores de esta experiencia dicen que los tiempos de recarga habituales son de entre dos y tres horas, siendo precisa una energía de 6 kWh, que los responsables del estudio equiparan al consumo que tendría una lavadora-secadora mientras hace la colada. Es decir, el coste de la recarga en sí no es un gran gasto, aunque quienes todavía se desplazan utilizando carburantes como la gasolina o el gasóleo todavía no se lo han planteado de esta manera.

De hecho, el objetivo final de toda esta recogida de datos y su posterior análisis es racionalizar la demanda energética suavizando picos y valles y dar a los conductores unas pautas para que la recarga de las baterías les salga tan económica como sea posible. Mientras los vehículos eléctricos van avanzando terreno, un poco de ayuda no nos viene nada mal, ¿verdad?

En Espacio Renault Z.E.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos