Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Energías renovables, la electricidad que no para de crecer

Energías renovables, la electricidad que no para de crecer
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

Cuando hablamos de los beneficios medioambientales que suponen los vehículos eléctricos, a menudo surgen voces que plantean el problema de producir esa electricidad a nivel industrial empleando gas o carbón, ya que al fin y al cabo estos procesos generan los mismos inconvenientes que están dando los vehículos de combustión: consumo de recursos finitos y emisión de gases que degradan el medio ambiente.

El discurso está sesgado, porque siempre será más fácil controlar una central eléctrica de gas o carbón que miles de vehículos emitiendo humos nocivos, pero siempre es interesante saber cuál está siendo la evolución de las energías renovables en el mundo, y según un informe publicado recientemente por Greenpeace… resulta que el mundo se está volviendo, poco a poco, cada vez más sostenible. En efecto, las energías eólica y solar lideran el despliegue de nuevas plantas energéticas frente a otras modalidades como el carbón, el gas o la energía nuclear.

‘La [R]evolución Energética silenciosa: 20 años en marcha’ es el informe que ha revelado estos datos. En la última década, la energía eólica y la energía solar han conocido un crecimiento del 26 % a nivel mundial, mientras que el gas aumentó en un 9 %, el carbón lo hizo en un 8 % y la electricidad proveniente de energía nuclear se quedó en un 2 % de crecimiento.

Pero no hay motivo para el triunfalismo. A pesar de que el crecimiento de la potencia renovable instalada en el mundo supera ampliamente el crecimiento de la producción de electricidad a partir de de gas o carbón, el 42 % de todas las nuevas centrales eléctricas instaladas en el mundo fueron de gas. Es decir, que queda por delante un buen trecho hasta que podamos presumir de una producción de electricidad totalmente limpia.

De hecho, en números absolutos la potencia instalada durante los últimos 10 años en plantas de producción de electricidad a partir de energías eólica y solar está en unos 430.000 MW, mientras que se han instalado más de 475.000 MW de nuevas centrales térmicas de carbón, que conllevan unas emisiones acumuladas de 55.000 millones de toneladas de CO2 a lo largo de su vida útil.

Alemania y España, el mayor crecimiento en renovables

Sol

Con todo, el informe pone de relieve el papel de Alemania y España liderando el cambio de tendencia, y es que los alemanes han crecido un 81 % en potencia instalada a partir de energías renovables frente al 14 % del gas y el 5 % del carbón, mientras que en nuestro país las renovables se han llevado el 46 % de la nueva capacidad de producción, frente al 54 % correspondiente a las plantas térmicas de gas.

En Alemania, el secreto está en una decidida estrategia encaminada a las energías limpias, mientras que en España tuvimos un rumbo similar que redundó en un rápido crecimiento de las energías eólica, solar fotovoltaica y solar termoeléctrica. Sin embargo, aquel rumbo se fue desdibujando con continuas reformas legales, lo que ha propiciado un cierto parón en el desarrollo de las renovables aunque, como quien tuvo retuvo, mantenemos unas condiciones tecnológicas, industriales y de recursos excelentes para reengancharnos al tren de las renovables

¿Qué pasará en el futuro? Eso dependerá del grado de ambición de los planes de renovables y de las leyes que regulen el sistema de apoyo. La experiencia demuestra que el crecimiento de las renovables es mayor y más veloz de lo que nunca se había previsto, llegando incluso a superar al crecimiento de la demanda, así que por cuestión de capacidad no será.

Por su parte, en EEUU y en otros países de Europa, la liberalización de los mercados eléctricos está provocando que se invierta menos en centrales eléctricas nuevas y se extienda la vida de las existentes, aunque cuando se invierte en renovables esto es debido a las políticas de apoyo económico a estas formas de energía.

Otro punto interesante a nivel global es el caso de China, un país que en 2006 llegó a instalar el 88 % de las nuevas centrales térmicas de carbón… ¡de todo el mundo!, pero que ha cerrado algunas de sus centrales más contaminantes en estos últimos cinco años y además ha ido duplicando la potencia eólica cada año desde 2003. Además, 2009 marcó el año del vuelco en el gigante asiático, cuando por primera vez se construyeron más centrales eólicas que térmicas.

Como sucede con el mundo de la movilidad eléctrica, en el campo de las energías renovables el cambio está en marcha y fluye a buen ritmo. Ahora es cuestión de consolidarlo.

Más información | Greenpeace

En Espacio Renault ZE

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos