Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Conduciendo un eléctrico: situaciones en las que necesitas potencia

Conduciendo un eléctrico: situaciones en las que necesitas potencia
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

Conduciendo un eléctrico vamos a necesitar potencia siempre, si no no podríamos circular. Dejando de lado los malos chistes, lo que queremos contaros hoy no es eso, sino qué situaciones cotidianas van a requerir potencia con mayúsculas, y cómo en algunos casos podremos evitar ese gasto extra de carga con un poco de anticipación. En resumen, siendo un poco listos.

Si nos preguntamos qué situaciones pueden requerir potencia extra, se nos vendrá a la mente el afrontar una cuesta sin perder velocidad, o efectuar un adelantamiento. Esto último debemos y queremos hacerlo cuanto antes, porque ya sabemos que los adelantamientos son maniobras con riesgo implícito, y más según en qué carreteras. Sin embargo hay otros aspectos cotidianos que no tenemos en cuenta y que nos pueden sorprender exigiendo más potencia de la esperada.

Afrontando las cuestas

Renualt Fluence

Hace pocos días estudiamos la mejor forma de afrontar las cuestas, tanto las ascendentes como las descendentes. Hablamos largo y tendido sobre cómo recuperar energía para recargar parcialmente las baterías mientras nos deslizamos cuesta abajo, y cómo la anticipación nos ayudará a afrontar mejor las cuestas arriba.

Subir una cuesta no es moco de pavo. Cualquiera que tenga nociones muy básicas de física sabrá que el trabajo necesario para mover un vehículo de la masa que sea por una rampa del porcentaje que sea es bastante mayor que el trabajo necesario para mover esa misma masa en llano. Y si el trabajo necesario es mucho mayor, así también será la potencia requerida. Es crucial entonces anticiparse a la cuesta si es ascendente, y aprovechar al máximo la recuperación en pendientes descendentes.

Adelantamientos

Los adelantamientos son maniobras que se deben realizar en situaciones de completa seguridad, y en el menor tiempo posible. Si circulamos por autovía sabemos que nadie (salvo casos excepcionales y contra toda lógica) va a venir en sentido contrario, pero aún así las reglas son las mismas: el adelantamiento debe realizarse rápidamente, para volver posteriormente al carril derecho.

En carretera, muchas veces solo tenemos un carril para cada sentido, y en esas situaciones sí que debemos ser muy cuidadosos y expeditivos con la maniobra: no valen dudas o vacilaciones porque hay más riesgos. Y ahí sí que se necesita potencia disponible a raudales.

Eléctrico Renault ZE

La mejor forma de evitar gastos excesivos de potencia es la misma que podemos contar para efectuar adelantamientos seguros. Conviene estar muy seguros de que el adelantamiento lo podremos hacer rápidamente y dentro de la legalidad. Además, si podemos evitar adelantar porque el coche de delante vaya a una velocidad rozando la máxima de la vía, o porque pronto vayamos a abandonar la carretera, estaremos ganando e seguridad y también en energía disponible.

En cualquier caso, si debemos hacer un adelantamiento, procuremos que sea lo más rápido posible. Basta con saber si tenemos suficiente potencia para llegar a nuestro destino, claro. Si estamos practicando conducción ultraeficiente o no estamos seguros de llegar a destino, mejor es no adelantar a menos que lo podamos hacer sin demandar potencia en exceso.

Condiciones de frío o calor

Efectivamente, estos son algunas de las situaciones cotidianas en las que podemos necesitar potencia extra del motor, y con las que a lo mejor no contamos. Debemos saber que la potencia que ofrece el motor eléctrico no solo sirve para desplazar el vehículo. Sirve también para activar los sistemas de refrigeración o de calefacción, y por tanto también tiran de la batería y su carga.

frío polar conduciendo un eléctrico

Para combatir o mitigar esto poco podemos hacer. Si viajamos en un Renault Twizy no tendremos este problema, pero en otro modelo de la Gama ZE sí que podemos ahorrar batería y reservar potencia para las maniobras que sean necesarias. De todos modos esta es una situación de las que requiere potencia que poca cosa se puede hacer para evitar. Lo mejor que podemos hacer es tener en cuenta que existe, y actuar en consecuencia.

Circulando con mucha carga

Esta es otra situación que "tira de potencia". Cuando llevamos carga debemos saber que la potencia necesaria para circular "como siempre" es mayor. Hay que desplazar más masa y, por tanto, necesitaremos más energía de la batería y potencia del motor. La carga, según vaya colocada, puede suponer un mayor o menor gasto extra de energía, pero como en el caso anterior, es una situación en la que poco se puede hacer más que prevenirla.

¿Conocéis alguna situación más que requiera más potencia de la normal? Si nos la contáis en los comentarios, seguro que podemos darle una vuelta y ver cómo reducir esas exigencias energéticas.

En Espacio Renault ZE:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos