Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Conducción eficiente con eléctricos: ¿estás preparado?

Conducción eficiente con eléctricos: ¿estás preparado?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

Hemos aprendido que los vehículos eléctricos son la alternativa ecológica al motor convencional y además los vehículos de la gama Renault Z.E. están demostrando ser muy eficientes. Es decir, los eléctricos son los más eficientes y que además son de cero emisiones de CO2 en movimiento. Son motores que exprimen y aprovechan al máximo la energía eléctrica disponible y por ello consiguen autonomías cercanas a los 200 kilómetros a velocidades de crucero muy solventes. Pero eso no significa que no podamos ser más eficientes y utilizar técnicas más o menos avanzadas para alargar la autonomía de nuestros vehículos.

¿Quieres saber cómo? Pues atiende a este artículo porque además de haber aprendido un montón nosotros, conoceremos curiosidades en cuanto a la conducción de los eléctricos que con un poco de práctica te serán muy útiles. Lo primero a tener en cuenta es que los motores eléctricos funcionan de manera distinta a los motores convencionales, puesto que ya sabemos que no existe el ralentí, no existe el freno motor "natural" (se puede simular como comentamos el otro día), y la respuesta al acelerador es sorprendentemente diferente, pues el máximo par está disponible desde el primer milímetro (de recorrido del acelerador).

Vayamos por partes, ¿no se supone que el eléctrico es hipereficiente?

Si, el motor eléctrico es muy eficiente y el vehículo en general está diseñado de forma óptima para consumir exactamente la energía necesaria y nada más. No hay consumo en exceso, ni energía sobrante como en otros tipos de motores y concepciones. En eso no hay duda pero lo que vamos a intentar explicar aquí es cómo tener en cuenta la velocidad que llevamos y también las características del motor para sacarle más partido.

Nivel de carga vehículo eléctrico

Es decir, tenemos que poner un poco más los sentidos en la velocidad que llevamos y en si es necesario mantener el pedal de acelerador pisado. Al no tener freno motor sabemos que si soltamos totalmente ese acelerador las únicas fuerzas que van en nuestra contra son la resistencia aerodinámica y la fricción contra la calzada. Y hay otra cosa también, al estar en movimiento estamos recargando las baterías a la vez que no aceleramos. ¿Eso se traduce inmediatamente en ahorro o aumento de la autonomía? Sí teóricamente, pero en la práctica hemos de hacer algo más.

Conseguir un consumo cero no parece tan utópico según el caso

No vamos a descubrir aquí la máquina del movimiento perpetuo porque es físicamente imposible, pero en determinadas condiciones es posible conseguir algo tan increíble a priori como es "consumir cero". La cuestión es sencilla: si soltamos totalmente el acelerador recuperamos energía eléctrica pero perdemos velocidad (que luego habrá que recuperar). Si encontramos el punto justo de acelerador en que se compensa exactamente la pérdida de velocidad por resistencia al avance, entonces consumimos la energía que recuperamos (indicador del salpicadero en 0 kWh).

Esto hace que en condiciones ideales de terreno (no nos vale en cuestas ascendentes) podemos alargar la autonomía en un porcentaje indeterminado. Javier Costas comprobó cómo la autonomía se incrementó en un 21% durante su particular prueba. Esto necesita de práctica, claro, pero suponiendo que aumentásemos de media un 15% la autonomía gracias a la conducción eficiente estaríamos pasando de los 210 km en el caso del Fluence Z.E. ¿Interesante?

En próximos artículos veremos cómo ahorrar aún más, siempre que sea humanamente posible, ¡estad atentos!

En Espacio Z.E.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos