Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Cómo comprobar las presiones en los neumáticos

Cómo comprobar las presiones en los neumáticos
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

En el anterior artículo hemos hablado sobre los nuevos neumáticos que llevará instalados de serie el Renault Twizy, los Continental Conti.eContact de baja resistencia a la rodadura y que permitirán que el pequeño eléctrico de Renault pueda aprovechar al máximo toda su autonomía. Pero de poco o nada sirve si nosotros no aportamos nuestro granito de arena revisando periódicamente las presiones.

¿Cada cuánto debemos mirarlas? Pues según las recomendaciones de los fabricantes, mínimo una vez al mes. Y no sólo las cuatro ruedas. No debemos olvidarnos de la rueda de repuesto. Esta deberá llevar la misma presión que la más alta que nos recomienda el fabricante. ¿Y cuál nos recomienda el fabricante? Pues depende.

Cada vehículo es un mundo e incluso en un mismo modelo, dependiendo de la motorización puede haber variaciones entre unos y otros. Las presiones recomendadas viene por un lado, en ese gran olvidado: el manual. También suelen venir anotadas en el marco de la puerta del conductor.

Diferentes presiones para situaciones distintas

Recarga a partir de energía solar

Suelen recomendarnos dos cifras diferentes, en función de si el coche va vacío o a tope de equipaje, pasajeros y con remolque. En este caso, la presión en el eje posterior debe ser más alta para compensar ese exceso de peso que llevamos. Siempre debemos seguir las recomendaciones y nunca poner la presión que nos parezca a nosotros. Hay mucha gente detrás del diseño de un vehículo y suelen saber lo que están haciendo.

Ahora un ejemplo práctico: si circulamos con una presión un 20% inferior a la que debería tener el neumático, su duración se verá reducida en la misma proporción. Es decir, para una vida útil de 30.000 kilómetros, tendremos que cambiarlo 6.000 kilómetros antes.

Y lo que es peor, toda la ganancia de autonomía que estaríamos consiguiendo al llevar neumáticos de baja resistencia a la rodadura lo estamos perdiendo ya que al vehículo le costará mucho más rodar y mantener la velocidad. Se calentarán en exceso y se destruirán antes y con mayor facilidad.

La presión la revisaremos siempre en frío y habiendo recorrido como mucho cinco kilómetros. Si nos es imposible, añadiremos 0,2 bar de presión a la recomendada y la volveremos a comprobar en cuanto podamos. Lo mejor, hacerse con un manómetro y así podemos revisarla in situ, y luego irnos a la gasolinera para añadir el aire que sea necesario en función de la lectura que hayamos obtenido.

Y no olvidéis nunca los tapones. Parece que no sirven para nada, pero son más importantes de lo que parece. Primero, evitan que se introduzcan cuerpos extraños en la válvula y segundo, si por cualquier cosa se nos desprendiese el obús (el pitorrín interno que cuando lo presionamos permite que el aire salga), hará de segundo sistema de estanqueidad impidiendo que la rueda pierda toda la presión de repente.

En Espacio Renault ZE:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos