Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Cinco puntos de ahorro en el mantenimiento de un eléctrico

Cinco puntos de ahorro en el mantenimiento de un eléctrico
Guardar
16 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

Que el coste de un vehículo eléctrico no es tan elevado como parece ya lo comentamos hace un tiempo. Hablábamos entonces de las ayudas oficiales y del coste de las baterías, por ejemplo. Sin embargo, todavía no hemos reparado en profundidad sobre una de las razones por las que más ahorramos cuando estamos a los mandos de un eléctrico: su mantenimiento.

Y es que, aunque la movilidad eléctrica no ha hecho más que comenzar, ya se están sentando las bases para que el futuro de los vehículos movidos con electricidad sea cada vez más un presente, y en esas bases no puede faltar la parte de reparación de automóviles eléctricos, como tampoco puede faltar conocer cuánto ahorremos en el mantenimiento de un vehículo eléctrico.

¿Cómo es la revisión de un vehículo eléctrico?

Motor Eléctrico Renault

En pocas palabras, el mantenimiento de un vehículo eléctrico se queda prácticamente en la revisión de los elementos de seguridad activa y pasiva que tiene cualquier vehículo: ruedas, suspensión, frenos, control del airbag cuando le toque, engrase de las bisagras de las puertas, rellenar con líquido lavaparabrisas, cambiar escobillas del limpiaparabrisas una vez al año… y poco más.

Evidentemente el circuito eléctrico tiene que funcionar como es debido, también el sistema reductor que reemplaza a la clásica caja de cambios, y la batería se convierte en el centro de atención del mantenimiento de estos vehículos, pero desde luego las revisiones de los eléctricos tienen poco que ver con las revisiones a las que estamos acostumbrados con los automóviles de combustión.

Y para hacernos una idea de lo que supone ahorrar en mantenimiento cotidiano, nada mejor que ir contando cuánto nos gastamos en un vehículo movido por gasolina o gasóleo y no nos gastaremos en un vehículo eléctrico. Para evitar herir susceptibilidades, tomaremos datos numéricos de algunas cadenas de talleres que publicitan sus tarifas en internet e iremos haciendo la cuenta de cabeza, a ver por cuánto nos sale.

Motor 2.0 dCi

Adiós al cambio de Aceite

Adiós al cambio de aceite cada 10.000 o 15.000 kilómetros, dependiendo de la motorización y de lo que preconice el fabricante. Un cambio de aceite nos puede salir por un precio que va de los 35 euros a los 60 euros sólo contando el aceite y, en algunas ofertas especiales, también la mano de obra. Con la movilidad eléctrica, desaparece la lubrificación como la conocemos hasta ahora. Todo es más limpio.

Adiós al líquido refrigerante

A menudo no lo tenemos presente, pero el líquido refrigerante necesario para estabilizar la temperatura de los motores térmicos tiene una vida útil que ronda los dos años, aunque esa duración siempre dependerá de lo que estipule el fabricante del automóvil. En cualquier caso, pueden calcularse unos 5 litros con un precio medio de 1 euro por litro, más o menos, más la mano de obra por vaciar el circuito y volverlo a llenar. Con el motor eléctrico, desaparece también el circuito de refrigeración.

Adiós a la correa de distribución

Oh, sí. La gran correa de distribución, la que pone los pelos de punta cuando el motor de combustión se acerca a los 80.000 – 120.000 kilómetros rodados (aunque conozco mecánicos intrépidos que dejan alargar la vida útil hasta los 130.000) con la promesa de que, si se rompe, el motor puede quedarse para usarlo sólo como sujetalibros, porque al perder la sincronía válvulas y pistones, podemos destrozarlo.

El precio varía normalmente dependiendo de cuánto haya que bucear dentro del vano motor para extraer la correa vieja y sustituirla por una nueva, que sólo en material puede suponer de 117 euros para arriba, y hay casos de facturas que por este concepto, el cambio de correa, rondan los 600 a 800 euros. Sin válvulas ni pistones, desaparece la distribución.

New Energy 110 dCi

Adiós a los filtros (o casi) y a determinados ‘extras’

Pues nada. A los vehículos eléctricos ya no será necesario que cada 30.000 kilómetros les cambiemos el filtro del aire, el filtro del aceite y el filtro del carburante. De 50 a 60 euros como poco, entre unas cosas y otras. Lógicamente hay filtros, como el antipolen, que se mantienen.

Le decimos adiós igualmente a una posible limpieza de inyectores, de esas que cuestan unos 40 euros, y también a los diagnósticos de contaminación donde se evalúa el funcionamiento de la sonda lambda y la cantidad de CO2 emitido por unos 15 euros. La evaluación de un eléctrico se hace sin salir de casa: ZE, Zero Emissions. Vamos, más limpio que una patena.

Ahora, frenos y neumáticos más económicos

Es cierto que los vehículos eléctricos siguen empleando elementos que seguirán sufriendo desgaste. Sin embargo, algo parece indicar que también en ese campo ahorraremos. Días atrás hablábamos de la investigación en neumáticos específicos para vehículos eléctricos y aventurábamos sobre dimensiones inferiores a las que conocemos en la actualidad, lo que a la larga supondrá un ahorro en este recambio.

También podemos pensar que en algunos casos ahorraremos a la hora de sustituir los elementos de frenado, ya que hay vehículos eléctricos que emplean frenos regenerativos, con lo que la energía cinética no se transforma en calor por fricción de los elementos frenantes sino que se transforma en electricidad para las baterías. Y eso alarga la vida útil de pastillas y discos.

¿Supondrá todo esto una ruina para los talleres actuales? No, ya dijimos que los talleres seguirán funcionando, aunque bajo otros parámetros. De hecho, hace años que los talleres mecánicos viven continuas evoluciones. Desde que la electrónica entró en el mundo de la automoción por la puerta grande, lo habitual es que los profesionales del sector sigan programas de formación continuada para estar al tanto de todos los avances tecnológicos. Si no están ellos al día, ¿quién lo va a estar? Y con los vehículos eléctricos pasará otro tanto. Los mecánicos no se ensuciarán tanto las manos, pero trabajarán igual o mejor incluso que ahora.

En Espacio Renault Z.E.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos