Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Better Place e EasyBat, reemplazando baterías sin molestias

Better Place e EasyBat, reemplazando baterías sin molestias
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

En unos años, cuando los historiadores se vean en la necesidad pedagógica de resumir todo el siglo XX en una sola lección para que sea bien aprendida en las escuelas, quizá se refieran a esa centuria como un periodo en el que los humanos dejamos de lado la electricidad para mover vehículos y sucumbimos a la fiebre del oro negro, una locura colectiva de la que se derivaron muchos efectos perjudiciales, y no sólo en lo ambiental sino también en lo social.

Quizá por eso es digno de encomio el planteamiento del Proyecto Better Place ("lugar mejor", en inglés), que desde el año 2007 busca reducir la dependencia del petróleo en una clara apuesta por los vehículos eléctricos, ofreciendo una alternativa de transporte personal económica, limpia y sostenible. Better Place está creando una red de servicios para vehículos eléctricos con vocación mundial, y ahora, además, el modelo Easybat que impulsa la Unión Europea abunda en la idea de trabajar el terreno de la electricidad por una movilidad real. Pero, ¿cómo conseguirlo?

A nadie se le escapa que el problema actual de los vehículos eléctricos es la relativa falta de autonomía. Bien, de acuerdo, 200 kilómetros, o hasta 300 kilómetros de autonomía en unos años, son más que suficientes para la inmensa mayoría de la población. Pero, cosas de la vida, a muchos se les antoja que no, que necesitan la supuesta seguridad que desde hace más de un siglo nos brinda llevar a cuestas un depósito de carburante. Y eso de tener que esperar horas y horas para la recarga de la batería... tampoco les acaba de convencer.

Better Place y la solución QuickDrop

Bien, pues la solución es dar una oportunidad al cambio rápido de baterías, lo que Renault denomina QuickDrop. En este vídeo de Better Place se explica (y se ve) cómo funciona (el audio está en inglés, pero las imágenes, no):

En el vídeo vemos una estación que tiene Better Place en Israel, pero la idea cuenta con el apoyo de la Comisión Europea a través de su proyecto EasyBat, que incide en la necesidad de llegar a un procedimiento estandarizado para el reemplazo de baterías de forma fácil y rápida. Casi como quien entra en un túnel de lavado, sitúa el vehículo sobre una plataforma, espera unos instantes, y... ¡alehop!, batería cambiada en tres minutillos. ¿Quién habló de largos y laboriosos procesos?

Ojo, tampoco hay que desdeñar lo que tecnológicamente implica toda esta instalación, que seguramente resulta mucho más evolucionada y mucho menos polémica que albergar un conjunto de tanques de combustible bajo el pavimento. El cambio de baterías robotizado QuickDrop es algo que a estas alturas ya no nos puede sorprender. ¡Si hasta las máquinas de vending nos sirven una botella de agua con una tecnología similar!

En el terreno de la movilidad eléctrica, la gracia está en que todos los fabricantes se pongan de acuerdo con las características de la batería y con los protocolos de comunicación entre la batería, el vehículo y la estación de recarga, porque lo que no resultaría operativo sería tener almacenes inmensos con dos millones de referencias, cada una al gusto del fabricante que cree llevar razón.

Batería QuickDrop Renault ZE

EasyBat y la estandarización del cambio de baterías

Y para eso está la Comisión Europea, para eso debe estar la Administración. ¿O acaso fue casual, por ejemplo, que los motores de gasolina tuvieran que funcionar con unos octanajes muy concretos para evitar la autodetonación del combustible? De momento, y antes de lanzar una Norma que todo lo unifique, estamos ante un escenario de investigación y desarrollo previo a la normativización. Y esa investigación y desarrollo en Europa se llama proyecto EasyBat.

Dentro del proyecto EasyBat están implicadas, además de Better Place y Renault, organizaciones de índole diversa, como el fabricante de neumáticos Continental, el Instituto Danés de Tecnología, la consultoría Ernst & Young, el Instituto de Técnicas de Producción y Automatización Fraunhofer, el Instituto del Automóvil de la Universidad de Aquisgrán, la agencia de certificación holandesa Kema, la Universidad Técnica de Múnich, la agencia de certificación alemana TÜV y la Universidad de Haifa.

Bajo el lema "La batería es el coche", el proyecto EasyBat se divide en diversas áreas de trabajo encaminadas a la estandarización del cambio de baterías, que trabajan los siguientes aspectos: requisitos del sistema y definiciones de usos; estudios de viabilidad e impacto económico y medioambiental; arquitectura y diseño; definición y desarrollo de los interfaces de la batería; formato de la batería, integración en los vehículos y seguridad; gestión de ciclos de operación de la batería, comunicación con el vehículo y gestión del cambio de batería; integración, validación y ensayos; difusión, estandarización y aprovechamiento de resultados.

Como vemos, se están sentando las bases para que el cambio rápido de baterías QuickDrop se convierta en una gran puerta abierta para la aceptación a corto plazo de los vehículos eléctricos. La iniciativa de Better Place con su red de servicios y las aportaciones de todos los socios del proyecto EasyBat no pueden caer en saco roto. Hay demasiado en juego, y no sólo para las empresas participantes, sino para todos los herederos del triste legado que nos dejó el siglo pasado.

En Espacio Renault Z.E

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos