Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Avances para evitar los atropellos de coches eléctricos

Avances para evitar los atropellos de coches eléctricos
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

SÍGUENOS

\"Logo

\"Logo

Un inconveniente que tienen los vehículos eléctricos es su baja rumorosidad cuando circulan a velocidad reducida. Esa sensación fantástica de circular sin emitir prácticamente ningún sonido, solamente el del aire que se desliza a lo largo de la carrocería y el que provocan las ruedas al girar sobre el asfalto, se puede volver en nuestra contra.

Desde hace muchos años, los peatones se fían cuando caminan por la calle, primeramente de su sentido del oído y a continuación de la vista. Están acostumbrados a presenciar la llegada de vehículos antes de tan siguiera haberlos vistos. Por ello muchas veces, las bicicletas crean situaciones de peligro cuando irrumpen en las aceras a velocidades elevadas y no son detectadas al no emitir ningún ruido.

Para evitar estos problemas, se están investigando distintas soluciones que incorporar al los vehículos eléctricos, híbridos o de autonomía extendida que en algunos casos pueden circular sin necesidad de utilizar el motor de combustión.

Algunas de las técnicas ya aplicadas es la emisión de sonidos característicos cuando la velocidad del vehículo es de aproximadamente 20 km/h o menos, de manera que los peatones puedan percatarse de su presencia.

Es muy importante y conveniente por ejemplo en zonas residenciales o semipeatonales, donde los viandantes están acostumbrados a irrumpir en la calzada por cualquier sitio y no en los pasos señalizados para tal fin.

El Renault Twizy, por poner un ejemplo, dispone en el propio mando de los intermitentes un conmutador para poder conectar este sistema de aviso acústico, similar a un agudo campaneo, que nos acompaña durante el trayecto. En otros vehículos, este sistema se conecta de forma automática como habíamos dicho cuando la velocidad del vehículo es reducida.

Otra de las propuestas que se están llevando a cabo es que los vehículos eléctricos emitan sonidos similares a los de los de combustión, pero en este caso, no evitamos que las ciudades sigan teniendo un alto grado de contaminación acústica.

Una buena solución es buscar un compromiso de forma que los peatones comiencen a percatarse de los nuevos vehículos que comparten la vía con ellos y adecuen su forma de percibir lo que les rodea.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos