Sigue a

Postit

La tecnología forma parte de nuestras vidas de forma inevitable. Salvo algunas excepciones, normalmente eso sirve para mejorar nuestra calidad de vida o hacernos las cosas más fáciles. Hoy os voy a hablar de cinco tecnologías que facilitan el control de los coches, y no me refiero a volante, ruedas, etc.

Tradicionalmente, el dueño del coche había sido el único que lo controlaba. Si hablábamos de un chófer, bueno, en realidad estaba siendo controlado por su jefe, pero había muchas cosas que quedaban opacas y que solo quedaban entre el conductor y el coche. No siempre será así.

Hace unos meses Josep nos habló del conflicto entre la privacidad y algunas tecnologías de control. Y es que la privacidad nos importa mucho, excepto cuando colgamos nuestra vida en imágenes, texto, foto y audio en redes sociales e Internet en general. ¿Son necesarias estas tecnologías o serán un incordio?

La caja negra

En el mundo de la aviación, la caja negra (que no es negra, por cierto) es un dispositivo donde se guardan los últimos datos de un vuelo y el registro de voz de la cabina para poder hacer reconstrucciones forenses de accidentes. Por la particularidad de este medio de transporte, no siempre quedan testigos.

En un automóvil este dispositivo tendría la misma finalidad, muy útil para esclarecer accidentes. Ahora EEUU está preparando una legislación para septiembre de 2014, para que se que incluya estos aparatos de serie, aunque una de las premisas es que esos datos serán confidenciales salvo que el conductor diga lo contrario.

Una vez un gestor de flota de una conocida marca me confesó que su coche más potente, con más de 500 caballos, tenía un chivato electrónico que se habría ido de la lengua si se hubiese hecho alguna “maldad” con el coche. El que no quiera ver violentada su privacidad, no tendrá que hacer cosas que no haría si estuviese siendo observado.

Geoflotas Geoflotas en acción

Software de control de flotas

Ya son varias las empresas de renting y tecnológicas que ofrecen soluciones para controlar dónde están los vehículos de empresa y si se están usando racionalmente. Por ejemplo, que un repartidor se salga de su recorrido establecido haría que saltase una alarma, y luego habría que pedirle explicaciones.

Una vez participé en un rally de conducción eficiente (en carretera abierta) organizado por una empresa de renting. A toro pasao nos contaron hasta qué punto habíamos sido monitorizados para saber si hacíamos trampas o éramos conductores muy traviesos normativamente hablando. Me lo estaba oliendo nada más subirme.

El sueño de la DGT, contar con los datos de la centralita del coche en un ordenador en cuestión de segundos. Falta tiempo para que esto se generalice, pero es posible que algún día tan pronto como cometamos una infracción se nos apunte la multa en la cuenta corriente. ¿Conduciremos mejor o iremos muertos de miedo?

YCAR de MAPFRE

YCAR, ¿el seguro enrollado o Gran Hermano?

La aseguradora MAPFRE puso en marcha un seguro especial para conductores jóvenes, que les promete suculentos descuentos en su cuota si acaban demostrando que son objetivamente menos peligrosos: de correr, poco, nada de beber, ni de conducir a horas intempestivas. Eso sí, la primera cuota es un buen palo y luego va bajando.

¿Y cómo sabría esto YCAR? Con un control de flotas personalizado para nosotros y nuestra póliza. Una cosa sería mentir en dónde se aparca el coche o el uso que se le da (sí, sí, 15.000 km al año pero solo para ir de vacaciones) y otra bien distinta que supiesen que sí, usas el coche para ir a la universidad, y que a las 04:00 no vas conduciendo.

Hay quien piensa que si todos estuviésemos monitorizados por las aseguradoras, los precios serían menos homogéneos: a mucha gente le bajaría el seguro bastante, a otros les subiría una burrada. Ahora están pagando los justos todos los desmanes de los pecadores, pues la culpa está bastante democratizada. Generali Seguros anunció recientemente que pondrá a prueba un seguro muy parecido con tecnología M2M de Telefónica.

Cámaras de vídeo interiores

Ya nos hemos acostumbrado a que en la calle nos pueda grabar una o varias cámaras, protegidos eso sí por la LOPD, pero ¿y en el coche? Antes de seguir, vayámonos a Rusia, donde se han hecho muy famosos en páginas como Youtube vídeos de las cafradas que padecen esos conductores todos los días.

Resulta que las propias aseguradoras recomiendan o exigen la instalación de esas cámaras, ubicadas donde el retrovisor interior, para dejar constancia de lo que pasa frente al conductor. Así se han resuelto siniestros fraudulentos, pero también hemos visto unos casi-accidentes que nos han quitado el hipo para un mes.

El uso de este sistema es controvertido, ya que por Ley habría que avisar a terceros que les estamos grabando si queremos hacer un uso no-personal de esas imágenes. Por ejemplo, en un juicio, usando eso como prueba, la defensa del culpable podría esgrimir este argumento: ¡que no había aviso de LOPD!

Ford MyKey

Ford MyKey

Seguro que os suena. Es una tecnología implantada en 2010 en Estados Unidos y que acaba de llegar a Europa de la mano del nuevo Ford Fiesta. Resulta que en aquel país a los 16 años se puede conducir, pero no beber alcohol ni votar. En España a los 18 años se pueden hacer las tres cosas, y técnicamente antes no.

El sistema no permite impedir que se desactive el control de estabilidad para hacer trompos o poner el volumen de música muy alto en el botellón, entre otras cosas. La tradicional confianza paternofilial queda en un segundo plano. El coche no se saldrá de unas pautas, sin que un soborno o un “porfaplís” sirva de algo.

Todo se reduce a que una o más llaves del coche tienen una codificación especial donde se estipula qué se puede y qué no hacer con el coche. Por ejemplo en Europa se puede activar la limitación de velocidad a partir de 140 km/h, en EEUU es a menos aún. No impediría ir por el Paseo de la Castellana a 120 km/h, por otra parte.

control

¿Realmente esto sería un avance?

Dicen que la libertad de uno se termina allí donde empieza la de otra persona. Una cosa es que sea de dominio público si te has ido a un descampado con tu pareja a experimentar las posibilidades del asiento trasero —no le importa a nadie— pero otra bien distinta es obviar que un profesional haga un uso de mala fe de un vehículo de trabajo.

Sé que más de un malpensado estará dándole vueltas a qué pasaría con los coches patrulla aparcados en frente de los bares. No seáis así, es una generalización muy cruel y mete en el saco a la mayoría de agentes honrados. Lo que sí parece claro es que ayudaría a algunos a volverse al redil.

De la misma forma que una caja negra podría ir en nuestra contra al dejarnos en taparrabos frente a una multa que nos merecíamos, también serviría al contrario. Por ejemplo, es imposible que el radar saltase a 120 km/h en esa zona si iba a 45 km/h según la caja negra. De todas formas, cosas más raras se han visto.

Risky Business (1983) Tom Cruise, instantes antes de mascarse la tragedia

Tengo curiosidad por saber si esto del MyKey servirá para que los que tengan un Fiesta como segundo vehículo estén más tranquilos dejando el coche a sus hijos, parientes o amigos que en un utilitario de una marca rival. Incluso alguna marca de alquiler se lo podría plantear, es razonable, pero por favor, que baje el precio por ser responsable.

Si se animan otras marcas a usar sistemas parecidos en el futuro, un buen día se podrían dar por olvidadas peripecias como las de Tom Cruise en Risky Business. No podremos coger sin permiso el coche de papá aún cogiendo las llaves si estas se han desactivado, o se han limitado para hacer 5 kilómetros (y ni uno más).

El control de flotas lo veo muy razonable para vehículos que no son de nuestra propiedad, y que el dueño sí sepa qué se hace con lo suyo. Lo que no vería tan bien es que eso fuese generalizado e indiscriminado, y un día hasta Google tuviese el apartado “My Drives” donde saldría un historial de todos nuestros desplazamientos.

Otro uso bien intencionado de estos sistemas es la recuperación de vehículos robados. Los chorizos lo tendrán más difícil (los profesionales no), la impunidad que había en la época de El Pera se convertirá en un anacronismo. Pero en este campo el sistema tiene más aplicaciones, como los Baitcar. El vídeo no tiene desperdicio.

Es un programa de policía en Estados Unidos que deja ciertos coches cebo en la calle, de marcas y modelos frecuentemente robados, y cuando los arranca el kinki o ladronzuelo de turno, no solamente le pillan, es que le pillan con las manos en la masa y una grabación de todo lo que ha ido haciendo. De esas no libra ni el mejor abogado.

Ah, la de cosas que cambiarían si los coches pudiesen hablar. En la serie de El Coche Fantástico más de una vez KITT recriminó a alguien la intención de robarlo o dañarlo de alguna forma. Eso algún día será una realidad. Los vecinos rencorosos o exs despechados tendrán que buscar otras fórmulas para fastidiar.

Car-to-X Del coche a la red, Car-to-X (Imagen: Instituto Fraunhofer)

Ahora estamos pasando por el aro con las ayudas electrónicas a la conducción. Progresivamente nos parecerá normal que nuestras vidas estén en manos de un microprocesador o varios, incluso conduciendo. Siempre y cuando no haya forma de hacer un hack o sabotearlo, será algo seguro.

En la presentación del Ford Fiesta un experto en tecnología bromeó respecto a la integración de un sistema operativo Microsoft en algunas funciones del coche, pero ninguna relativa a la seguridad. Yo soy informático de formación y saber eso hizo que me sintiese mucho más aliviado.

Pensemos en el peligro que pueden tener tantos coches circulando con conexiones Bluetooth, 3G o Wifi activas, pudiendo ser vulnerables a ataques o manipulaciones. Todos estos avances están bien, pero que no se hagan de cualquier forma y sin estudiar todas las posibles consecuencias, que no son pocas precisamente.

Vídeo | Youtube
En Motorpasión Futuro | Tecnología y conducción, ¿vamos hacia el Gran Hermano?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios