Sigue a Motorpasión Futuro

Reconocimiento facial en coches

La mayor parte de los accidentes de tráfico son debidos al propio conductor (el factor humano) sea de una manera o de otra (falta de pericia, imprudencia, exceso de velocidad, conducir con facultades mermadas, etcétera), así que no es de extrañar que cada vez más fabricantes de automóviles piensen que monitorizar el estado del conductor puede mejorar la seguridad durante la conducción.

En este caso es el grupo PSA Peugeot Citroën el que se suma a la lista y en colaboración con el laboratorio 5 del Centro de Transporte y Procesamiento de Señales de la Escuela Politécnica Federal de Lausanne (EPFL), en Suiza, trabajan en el desarrollo de una tecnología que emplea una cámara de vídeo y un software de reconocimiento facial para captar las diferentes expresiones faciales, parpadeo, movimientos musculares, y emociones del rostro del conductor.

El sistema está permanentemente vigilante y reconocerá si el conductor está distraído, si está sufriendo somnolencia o si no está en condiciones de seguir conduciendo. Más allá de lo relativo a la seguridad, los propios investigadores sostienen que también podría tener otras aplicaciones, como otra herramienta más de interacción entre hombre y máquina (pensad en los sistemas como Kinect, por citar un ejemplo).

Denso Reconocimiento facial en coches

El reconocimiento facial dentro de un coche supone algún que otro pequeño reto

Aunque hablar de cámaras y de reconocimiento facial es algo que nos suena de lo más normal hoy en día, la integración en un coche implica algunas particularidades que dificultan un poco las cosas. Para empezar hay que buscar la mejor ubicación posible para la cámara que tenga una buena visión del rostro del conductor, y a la vez no reste visibilidad ni moleste.

Una opción es colocarla destrás del volante, pero la cámara y el programa que la gestiona, tienen que ser capaces de discriminar lo que es importante, frente a lo que no lo es: tienen que mirar a la cara del conductor y no distraerse con el volante o las manos, y además tienen que reaccionar muy rápido.

Pero este sistema también tiene que ser capaz de ver bien en todo tipo de condiciones luminosas, y de adaptarse automáticamente a los cambios: tiene que funcionar de día, con mucho sol, con un día nublado, de noche, al entrar en un túnel y volver a salir, etc.

Volkswagen detección sueño Ey, para a tomarte un café que te estás durmiendo

Además hay que contemplar que el sistema reaccione bien y siga funcionando cuando el conductor gire la cabeza por ejemplo para mirar por un espejo retrovisor o por la ventanilla. Por ahora PSA y la EPFL están trabajando con prototipos en laboratorio, pero en breve se probará en condiciones reales en un coche.

Estos sistemas que controlan el estado del conductor pueden tener dos efectos: el primero y más sencillo sería advertir al conductor de que no está en condiciones para conducir, por ejemplo con un mensaje de texto, o si se está durmiendo hacer sonar una alarma que evite un mal mayor.

Pero gracias a la evolución de los sistemas de seguridad y asistencia a la conducción que poco a poco van llegando, como los sistemas de mantenimiento en carril, control de distancia de seguridad, frenado automático, y demás, el sistema podría actuar por sí mismo sobre el control del coche para evitar un accidente, por ejemplo evitando que el coche se salga en una curva, o frenando antes de alcanzar al coche, peatón u obstáculo que haya delante.

Ford sensores de ayuda a la conducción

Toyota, BMW, Ford y otros también trabajan en sistemas parecidos

Tal y como empecé diciendo, son cada vez más fabricantes lo que están trabajando en sistemas similares a este. De hecho en Motorpasión Futuro os hemos hablado ya de varios. Toyota por ejemplo, hace ya seis años que empezó a investigar sobre el reconocimiento facial, precisamente para detectar distracciones y fatiga, pero también ansiedad o agresividad en el conductor y evitar riesgos. Toshiba o Denso también han estado trabajando con cámaras de vídeo y reconocimiento facial en esta misma línea.

En cambio también ha habido otros desarrollos ligeramente diferentes: los que monitorizan solo los ojos (globos oculares) del conductor. BMW con el sistema pupilometría (de pupila), o el de la compañía tecnológica sueca Tobii, analizan con los movimientos del ojo, el parpadeo y la reacción de las pupilas el nivel de concentración o distracción del conductor.

Un poco más diferente aún es el sistema de Ford para el control del estrés al volante, que no se centra tanto en las distracciones como en el nivel de ansiedad y estrés del conductor, monitorizando por una parte al conductor, mediante varios sensores temperatura, ritmo cardíaco y ritmo respiratorio del conductor, y por otra parte las condiciones del tráfico, de la carretera y del propio vehículo.

Ford sensores biométricos

No cabe duda alguna de que intentar reducir los riesgos inherentes al factor humano es positivo para mejorar la seguridad de la conducción, y desde luego la tecnología está para esto, para ayudarnos y actuar cuando la persona no puede, evitando un descuido o un error.

Hay quien dice que esto sería algo así como que tu coche fuera tu acompañante, el copiloto, que también va mirando atento a la carretera, que te recuerda que no corras tanto y que se da cuenta de si te está entrando sueño, y te da un codazo o te dice que será mejor que pares a tomarte un café o echar una cabezadita.

Mientras miles de personas sigan falleciendo cada año en las carreteras por accidentes de tráfico, todo avance en la materia es poco. Bienvenidos sean.

Entre las líneas y Frenado automático

Vía | Wired
En Xataka | El copiloto es tu propia cara para Peugeot
En Motorpasión Futuro | Toyota Smart Insect

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario