Sigue a

Ahora que EuroNCAP ha puesto más requisitos de seguridad pasiva en cuanto a la protección a peatones, nos llega un documento impagable desde el país del sol naciente: se trata del iSAVE-SC1, un coche eléctrico blando. Como los oníricos relojes que pintara en su día Dalí, pero hecho a base de cojines y fundas, como si se tratara del sofá del comedor.

Por ahora, el iSAVE-SC1 no pasa de ser un proyecto realizado en la Universidad de Hiroshima, pero no podemos descartar que alguna firma de automoción se fije en el invento y lo quiera aplicar al mundo real, aunque sea como coche en entornos turísticos o cualquier otro lugar donde exista una gran afluencia de visitantes. Por el vídeo, parece que es hasta divertido que te atropellen con él. A una velocidad de risa, claro, que la energía cinética no perdona aunque le pongamos cojines.

En el desarrollo del coche más blandito y mullido que se recuerda en mucho tiempo se han invertido el equivalente a unos 7.000 euros, y ahí va incluido el coste de las fundas intercambiables que lleva, así como los diferentes estampados textiles que puede lucir. Sí, cuando decimos que una carrocería debe absorber la energía del impacto, ver un sofá sobre ruedas no es lo primero que nos viene a la cabeza, pero igualmente… Ah, y si le ponemos unos tapetes de ganchillo, ya tenemos el coche tuneado.

Vídeo | asahi.com (YouTube). ¡Gracias a Miguel por la pista!

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario