Compartir
Publicidad

Toyota Auris HSD

Toyota Auris HSD
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos repasando en detalle modelos de coches, híbridos o eléctricos, que se venden en España. A finales de junio hacíamos lo propio con el coche 100% eléctrico Mitsubishi i-MiEV (y sus gemelos), además de haber hablado también antes de otros modelos eléctricos como el Nissan LEAF, o híbridos como el Audi Q5 Hybrid quattro o el Peugeot 3008 HYbrid4.

El Toyota Auris HSD (Hybrid Synergy Drive), es la versión híbrida del Auris, un coche compacto ya existente, con versiones de gasolina o diésel, que supone una parte muy importante de las ventas de turismos de Toyota en España. Hay que decir que no se concibió específicamente como vehículo híbrido (al contrario que el Toyota Prius).

Mide 4,25 m de longitud, 1,76 m de ancho y 1,51 m de alto. Tiene una batalla de 2,60 m y pesa 1.380 kg (aún siendo algo más pequeño que un Prius, pesa 10 kg más). Tiene cinco puertas y cinco plazas, y un maletero de 280 l de volumen (menor que un Auris convencional debido a que las baterías del sistema eléctrico van en el maletero y le quitan capacidad).

Toyota-Auris-HSD-2

Toyota Auris: también Hybrid Synergy Drive

Toyota implementó en el Auris el mismo sistema híbrido del Prius de tercera generación (el que se vende actualmente). No me parece una mala estrategia, el sistema del Prius ha demostrado ser muy eficiente y dar muy buen resultado (y además se reducen costes técnicos y de desarrollo).

Por tanto estamos hablando de un sistema híbrido combinado serie-paralelo (full hybrid en toda regla). Tiene un motor de combustión interna de gasolina, de ciclo Atkinson (que es más eficiente que el ciclo Otto y además trabaja con una compresión un poco más alta) de cuatro cilindros en línea y 1.8 litros.

Tiene cuatro valvulas por cilindro (con doble árbol de levas en cabeza), inyección electrónica, distribución variable y recuperación del calor de escape, de 99 CV (73 kW) y 142 Nm de par. Por cierto, usa cadena sin mantenimiento en lugar de correa de distribución. Bomba de agua y compresor del aire acondicionado son ambos eléctricos.

Toyota-Auris-HSD-motores

Y además de este, tiene otros dos motores eléctricos de 60 kW (82 CV) y 207 Nm de par. La potencia combinada total es de 136 CV (100 kW). Las prestaciones son correctas, y no tan generosas como en un Auris de gasolina equivalente. La velocidad máxima es de 180 km/h y la aceleración de 0 a 100 km/h es de 11,4 s. No es un coche rápido, ni deportivo (nadie lo pretende, lo que se busca es consumir y contaminar menos), pero sí es ágil y no tiene problemas en autopista ni estando cargado.

El paquete de baterías del sistema eléctrico es de 1,31 kWh de capacidad, y le permite tener una autonomía en modo exclusivamente eléctrico de unos dos kilómetros. Son de Níquel-MetalHidruro y van refrigeradas por aire (las fabrica Panasonic en Japón, y son reciclables al 95%). En las retenciones y al frenar se recargan ligeramente. El depósito de combustible es de 45 litros, con lo que podría alcanzar autonomías de 1.000 km por repostaje (o algo más con mucho tacto).

Toyota-Auris-HSD-maletero-baterias

El consumo medio, al menos el homologado en ciclo europeo (NEDC) es muy bajo, 3,8 l/100 km (y 89 g/km de CO₂) con llantas de aleación de 15” y neumáticos de ancho 195. Si os interesan otras emisiones, Toyota las declara, son las siguientes: CO 0,171 g/km, HC (hidrocarburos) 0,034 g/km, NOx 0,007 g/km. Por si queréis comparar, en el diésel de 126 CV (Euro 5) las emisiones de NOx son de 0,145 g/km.

Con llantas de aleación de 17” y neumáticos de ancho 215, homologa 4,0 l/100 km (93 g/km). Como sucede con todos los coches el consumo en la práctica es algo mayor que el homologado. Por cierto, le parecerá paradójico a algunos, pero en ciudad se pueden conseguir mejores consumos que en carretera.

Sin embargo la diferencia de consumo en el Auris HSD es más perceptible que en el Prius, y demuestra que no es tan eficiente como este. El Prius, aún siendo más grande, consume algo menos. Todo apunta a que es su mejor aerodinámica la culpable (Cx de 0,25 frente a 0,28 del Auris, o 0,29 con las bonitas pero ineficientes llantas de 17”).

Toyota-Auris-HSD-5

Incluso en aceleración sale ganando el Prius en un segundo. Hay que ser precisos y justos, si uno es capaz de hacer conducción eficiente es raro que el Auris Híbrido consuma más que la versión diésel de 126 CV, y desde luego consume menos que la de gasolina de 132 CV. Un consumo bastante realista andaría en torno a los 5,5 l/100 km (de gasolina). La pena es que uno se queda con la sensación de querer consumir todavía menos.

Tuve la ocasión de probar este coche durante su presentación en una feria, y tengo que decir que, pese a sus pequeñas pegas de rendimiento con respecto a un Prius, me gustó mucho. Me resultaría muy difícil decantarme por la versión diésel, y habría que echar muchos números (y no olvidarnos de tener en cuenta la subvención que el híbrido puede disfrutar según la comunidad autónoma en la que se viva) para que cambiara de opinión.

Toyota-Auris-HSD-Tec

Toyota Auris HSD: suave, silencioso, cómodo

Es un coche muy tranquilo, muy sereno, muy silencioso y muy suave. El motor de gasolina apenas se oye a regímenes normales (conducción tranquila-económica), y hay que entrenar el oído para darse cuenta de cuando se enciende (el stop-start actúa casi constantemente por ciudad). Lo normal es empezar la marcha impulsados por los motores eléctricos, y que cuando se aumente la velocidad arranque el motor térmico.

Lo que sí se oye es el ruido de rodadura (más con los neumáticos anchos). Si se acelera a fondo, y a altas velocidades (por encima de las legales) en cambio empieza a ser ruidoso.

El coche puede funcionar solo con los motores eléctricos, con los eléctricos y el de gasolina, o solo con el de gasolina. Unos y otro se encienden y apagan automáticamente en pro de un mejor consumo. También se puede forzar el modo exclusivamente eléctrico (EV) pero no da para mucha distancia (y como máximo a 50 km/h).

Como el cambio es automático, además resulta de lo más cómodo de conducir, sin percibir ni un tirón, ni una vibración, ni una sacudida. No es extraño siendo una transmisión con desmultiplicación continuamente variable controlada electrónicamente (E-CVT). Lo reconozco, me costó mucho bajarme del coche (ais) [me hubiera llevado uno a casa].

Toyota-Auris-HSD-interior

El comportamiento del coche es muy bueno, con un tren de rodaje equilibrado, y reacciones nobles. Puede haber gustos dispares, ya que la suspensión tira un pelín a dura (yo la prefiero así) pero habrá quien la prefiera un poco más blanda. Es cierto que los baches se notan un poco (aunque quizás el perfil bajo de las llantas de 17” también tiene parte de culpa en ello). La dirección es muy asistida, pero las hes visto todavía más “flojas”, así que no me disgustó.

El interior está bien acabado (sin ser lujoso, es un coche medio-generalista). La parte alta del salpicadero está acolchada, y tiene una textura de puntitos agradable. Sigo sin ver práctico ni accesible el hueco bajo el puente que contiene la mínima palanca de cambio, y sigue sin convencerme el delicado acabado pintado en gris plata de la consola central y de los extraños tiradores de plástico de las puertas. Se raya con mucha facilidad.

El cuadro de instrumentos me fascinó, se ilumina en un cómodo tono azul, y es un estupendo ejercicio de instrumentación simple, sencilla e icónica, minimalista y elegante. Eso sí, ni tiene HUD (el sistema de proyección en el parabrisas) ni una computadora tan completa, y que da tanta información sobre consumos, medias, etcétera, como la del Prius (no se puede tener todo).

El cuentavueltas se ha sustituido por un potenciómetro, que indica también si estamos conduciendo dentro de un régimen eficiente o si se están recargando las baterías del sistema eléctrico.

Toyota-Auris-HSD-cuadro

Eché en falta un poco más de apoyo lumbar en el asiento del coductor, o quizás que fuera un poco más firme. El espacio es razonable en todas las plazas (incluso para cinco, ya que casi no hay túnel central) aunque en espacio longitudinal para las piernas, con prácticamente la misma longitud exterior, el Volkswagen Golf me sigue pareciendo algo más espacioso. Sobre el maletero ya hablé, por culpa de las baterías se queda en maletero de utilitario, o sea maletero tipo Yaris en lugar de maletero de Auris.

El equipamiento es completo, lo normal hoy en día en un coche de su categoría y precio (desde 21.700 euros, acabado Active, sin pintura especial, ni descuentos, desde 18.990 con promoción). Equipa ABS, control de estabilidad y tracción, siete airbags, climatizador, equipo de sonido, volante en cuero, mandos al volante, llantas de aleación, faros antiniebla, etc. Añadiendo como opción el manos libres por bluetooth y el control de velocidad yo no necesitaría la versión Advance. Tiene cinco estrellas en los crash test de Euro NCAP. El sistema híbrido tiene cinco años de garantía.

En el exterior varios rasgos lo distinguen de un Auris convencional: la parrilla y paragolpes delanteros son ligeramente diferentes (mejoran un poco la aerodinámica, como el rebajar la carrocería 5 mm), además equipa un alerón trasero, luces de posición diurnas de leds, anagramas de Toyota con fondo azul y los distintivos de “Hybrid” y HSD.

Por cierto, el Auris HSD se fabrica en el Reino Unido, y más del 85% de los materiales con los que se ha fabricado son reciclables.

Toyota-Auris-HSD-6

Más información | Toyota En Motorpasión | Toyota Auris HSD, prueba (cuatro partes), Toyota Auris HSD y Lexus CT 200h, prueba de consumo En Motorpasión Futuro | Mitsubishi i-MiEV, Citroën C-Zero y Peugeot iOn, Nissan LEAF, Top 10 de los coches innovadores, Audi Q5 Hybrid quattro, Peugeot 3008 HYbrid4, Top 10 de los coches innovadores, Toyota Yaris HSD Concept

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos