Sigue a

Fisker Karma

Razón tenía mi compañero Mckiwen cuando decía que Fisker estaba gafada ya que no paran de llegar noticias desalentadoras sobre ella. La última es particularmente mala y es que se ha estropeado toda una remesa de coches que esperaban en el puerto de Nueva Jersey para ser enviados a procedentes de Europa. En total 330 vehículos que habrá que tirar a la basura.

En comparación, las 16 unidades que se calcinaron hace unos días en similares circunstancias tras el paso del huracán, parecen pecata minuta. Al menos no todos son malas nuevas en lo que se refiere a Fisker. Precisamente se están empezando a esclarecer algunos hechos relacionados con el incendio de los 16 Karmas.

Según parece, tras las primeras investigaciones oficiales, las baterías de los coches no fueron las causantes de los incendios. Además, tampoco se observaba nada parecido a una explosión de las mismas como reportaron algunos testigos durante las inundaciones.

Parece ser que el fallo, y si el hecho de que un coche se incendie durante una inundación es un fallo, tuvo lugar en una unidad de control eléctrica de baja tensión. Es decir, en el sistema de 12 voltios alimentado por la batería de plomo, elemento que tienen todos los vehículos convencionales como se han apresurado a declarar los representantes de Fisker.

Las pérdidas de esta tragedia se cifran en unos 30 millones de dólares. Afortunadamente en Fisker están tranquilos ya que esos coches estaban asegurados por lo que no serán ellos quien tengan que correr con todos los gastos.

Vía | Hybrid Cars
En Motorpasión Futuro | El huracán Sandy destruye 16 Fisker Karma, incluso incendiando alguno de ellos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios