Sigue a Motorpasión Futuro

logotipo de honda

Hace unos días mi compañero Mckiwen nos contaba como Honda pensaba en su futuro presentando tres nuevos sistemas híbridos. Uno con un solo motor eléctrico para pequeños utilitarios urbanos, otro con dos motores eléctricos para coches de tamaño medio y un último sistema de altas prestaciones con tres motores eléctricos.

Por aquel entonces las informaciones eran escasas y los datos técnicos nada concretos, pero hoy podemos decir que ya conocemos con bastante precisión las lineas maestras de la estrategia híbrida de Honda de cara al futuro.

Me parece bien que Honda deje atrás el sistema IMA, superado tecnológicamente, y que se atreva a probar con cosas nuevas sobre todo si lo hacen por partida triple como es el caso. Esta nueva gama de motores les servirá para competir de tú a tú con el resto de fabricantes de vehículos híbridos como Toyota, Ford y compañía.

Acura NSX

One-motor SPORT HYBRID con doble embrague inteligente

El primer esquema híbrido es el más sencillo. Honda tiene en mente unir un motor térmico de ciclo Atkinson y 1.5 L de cilindrada con un motor eléctrico, una caja de cambios automática de siete velocidades, dos embragues automáticos y baterías de litio.

Este esquema es el sustituto natural del sistema IMA actual que no ha alcanzado las altas expectativas que había puestas en el. Está llamado a competir contra el Hybrid Synergy Drive que montan coches como el Toyota Yaris o el Auris.

El mecanismo es sencillo. Tenemos un motor de gasolina muy eficiente (de ciclo Atkinson) que puede acoplarse o desacoplarse de la caja de cambios mediante un embrague automático. La caja de cambios tiene siete relaciones para procurar que el motor siempre gire cercano a su régimen óptimo.

Honda Jazz hibrido frontal Este sistema híbrido podría usarse en coches urbanos como el Honda Jazz

Después de la caja de cambios tenemos el motor eléctrico que está conectada directamente a las ruedas con el fin de lograr la máxima eficiencia posible. El funcionamiento es sencillo: al arrancar la marcha y a bajas velocidades es el motor eléctrico quien impulsa el vehículo.

En estas situaciones el motor térmico está desacoplado de la transmisión por lo que no gira ni dificulta el avance del coche (cosa que no ocurría en el anterior sistema IMA). Cuando hace falta potencia y aceleración, sobre todo a altas velocidades, el motor está unido a la transmisión y es el principal encargado de mover el coche.

Por último en las deceleraciones y frenadas vuelve a ocurrir lo mismo: Se desacopla el motor térmico para que no actúe como freno motor y le reste inercia al automóvil. De esta forma el motor eléctrico puede aprovechar mucho mejor esa inercia para regenerar electricidad que se acumularán en unas eficientes baterías de litio.

En Honda hablan de una reducción de consumo de un 30% aproximadamente respecto al antiguo sistema IMA. El hecho de poder desacoplar el motor térmico cuando no hace falta unido a unas baterías más capaces y eficientes y un motor térmico de ciclo Atkinson, en mi opinión hacen que Honda vuelva a estar muy viva dentro de la guerra híbrida con este nuevo sistema.

Honda Accord 2013 Híbrido 01

Two-motor SPORT HYBRID

El segundo sistema híbrido de honda ya es algo más elaborado. Su utilidad principal se encuentra en los vehículos de tamaño medio como el Honda Accord. Aúna bajos consumos con unas prestaciones y potencias reseñables.

Como curiosidad, este conjunto híbrido tiene la posibilidad de ser combinado con unas baterías de gran capacidad para así construir un híbrido enchufable, aunque también puede operar con unas baterías más reducidas de forma híbrida convencional. Es un esquema flexible en este aspecto.

La planta motriz consta de un propulsor tetracilíndrico 2.0 también con ciclo Atkinson. Unido a el tenemos una transmisión e-CVT de variador continuo que incorpora los dos motores eléctricos. No me quiero pillar los dedos pero esto me suena horrores a un sistema de engranajes planetarios similar al que llevan los híbridos de Toyota.

Honda Accord 2013 Híbrido 05

En este caso la transmisión también cuenta con un embrague de acople entre el motor térmico y el resto del conjunto. Además lleva acumuladores de litio. Este sistema a su vez puede funcionar en tres modos distintos.

Por un lado en modo eléctrico (EV Drive) donde los motores eléctricos serán los únicos encargados de mover el coche. El motor térmico se desacopla para no lastrar el movimiento del vehículo. Como es obvio este modo tiene sentido a velocidades bajas y medias siempre que quede electricidad en las baterías.

Luego está el modo “térmico” (Drive Engine) donde el principal protagonista es el motor de gasolina que está mecánicamente conectado a las ruedas. Este es el modo típico que se utilizará en carretera a medias y altas velocidades.

Por último está el modo “híbrido” (Hybrid Drive). Aunque híbridos son todos los modos, en este lo que ocurre es que el motor térmico genera electricidad que a su vez se gasta en el motor eléctrico para impulsar en coche. Sería algo así como un esquema híbrido en serie.

Honda NSX

Sistema SH-AWD (Super Handling All Wheel Drive)

El título puede parecernos algo confuso. Lo que viene a decirnos es que estamos ante un sistema híbrido deportivo de altas prestaciones con tracción integral inteligente. Esta es la punta de lanza tecnológica de la ofensiva híbrida de honda y sólo se empleará en potentes coches de corte deportivo.

Todo comienza con un nuevo motor desarrollado por Honda V6 de 3.5 litros de cubicaje. En esta ocasión lo que importa es la potencia y el rendimiento por lo que el propulsor es de ciclo Otto e inyección directa de combustible.

Unido a esta máquina tenemos una transmisión automática con siete relaciones de cambio y un motor eléctrico que opera sobre el eje delantero. Lo innovador y sorprendente está atrás. En el eje posterior tenemos ubicados los dos motores eléctricos restantes.

La novedad precisamente radica en que estos dos motores operan cada uno sobre un rueda lo que permite disponer de par vectorial en el eje trasero. Gracias a esta configuración podemos acelerar o frenar las ruedas de manera independiente lo cual tiene numerosas ventajas.

Honda CR-Z

Al trazar curvas, por ejemplo, podemos frenar la rueda interior a la curva con un motor eléctrico y transmitirle la electricidad generada al motor que se encuentra en la rueda exterior para así ayudar al coche a girar más fácilmente.

Es por ello que estamos ante una tracción integral mejorada e inteligente que va añadiendo o retirando par a las ruedas traseras según las necesidades de conducción de cada momento. Todo un alarde de ingenio por parte de Honda.

En Honda dicen que este sistema híbrido consigue prestaciones similares a las de un V8 con consumos de un cuatro cilindros en linea. Se especula que esta planta motriz híbrida de altas prestaciones llegue a parar a algunos de los deportivos más conocidos de la marca como el Honda NSX.

La verdad es que no pintan nada mal los planes de futuro de Honda. Tres mecánicas diferentes para poder hibridar toda la gama de coches que venden si hace falta. Cada motor responde a unas necesidades y a unos intereses y lo mejor es que al haber tres el consumidor podrá elegir entre una amplia variedad.

En Motorpasión Futuro | Honda: tres sistemas híbridos diferentes, más modelos eléctricos y un coche a hidrógeno para 2015; Honda Accord 2013 híbrido e híbrido enchufable

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios