Compartir
Publicidad

Híbridos enchufables y eléctricos de autonomía extendida. Explicamos la diferencia

Híbridos enchufables y eléctricos de autonomía extendida. Explicamos la diferencia
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los últimos años, el mundo del automóvil ha evolucionando de forma notable. Híbridos, eléctricos, vehículos de pila de combustible son términos que han ido apareciendo a medida que se iban implementando nuevas tecnologías en el sector. Es por eso que hoy he querido detenerme para explicar dos de estos términos: vehículos eléctricos-híbridos enchufables y eléctricos de autonomía extendida.

Seguro que a todos nos suenan estas dos palabras ya que solemos emplearlas con frecuencia al hablar de diversos modelos aquí, en Motorpasión Futuro. La diferencia entre estos términos no está muy clara y con frecuencia aparecen comentarios entre la comunidad en los que nos piden que aclaremos en qué consisten.

Pues bien, sin ser yo ninguna autoridad al respecto voy a intentar desmenuzar las diferencias entre los vehículos eléctricos de autonomía extendida también conocidos como EREV (Extended Range Electric Vehicle) y los híbridos-eléctricos enchufables a los que se les suele denominar PHEV.

Chevrolet Volt

De primeras voy a concretar qué es un híbrido lo cual puede parecernos de perogrullo, pero es un buen punto de partida. Para ello voy a citar la definición de híbrido de un organismo automovilístico internacional como es el SAE (Society of Automotive Engineers):

Híbrido es todo aquel vehículo que se pueda impulsar con dos o más fuentes diferentes de energía ya sea de forma conjunta o independientemente.

Si tiramos de la definición podemos decir sin pillarnos los dedos que tanto los PHEV como los EREV son vehículos híbridos. Sí, formalmente hablando los eléctricos de autonomía extendida son una clase de híbridos ya que pueden circular tanto con energía de sus baterías como impulsados por sus motores de combustión extensores de rango.

Lo cierto es que por temas de marketing se ha intentado, y se sigue intentando, y he de decir que con bastante éxito, separar claramente el concepto vehículo eléctrico de autonomía extendida de vehículo híbrido. Que cada uno se forje su opinión, pero como he explicado antes yo creo que no es un error considerar los primeros un subconjunto de los segundos.

Toyota Prius Plug-in logo

Pero… ¿Qué es lo que diferencia un EREV de un PHEV?

Ahora bien, ¿Cómo podemos diferenciar vehículo de autonomía extendida de vehículo enchufable híbrido eléctrico (PHEV)? ¿Donde está la frontera? ¿Cual es la diferencia? Pues lo cierto es que a día de hoy no hay ningún detalle particular que diferencie eléctrico de autonomía extendida de híbrido enchufable sino que hay una serie de ideas que pueden determinar la clasificación.

Unos dicen que es por la autonomía del modo eléctrico. Si el coche puede circular más de un número de kilómetros sin gasolina pasa a considerarse un coche eléctrico aunque también pueda funcionar con combustible. La cifra orientativa pueden ser 32 kilómetros. Pero esta no es la forma de clasificarlos.

Podemos estar hablando de PHEV25 que serían híbridos con 25 kilómetros de autonomía en modo eléctrico o de PHEV60 que sería con un modo EV de 60 kilómetros. La autonomía eléctrica yo personalmente diría que influye a la hora de clasificar el vehículo pero que no es determinante en la decisión sino más bien un matiz.

Fisker-Karma-1

Otra medida para distinguir ambas tecnologías es “ver” quién es el encargado de mover finalmente el coche. Si las ruedas sólo las mueven motores eléctricos entonces es un EVER mientras que si el motor de combustión también puede impulsar directamente el tren de rodaje entonces es un PHEV.

Y por último llegamos a un criterio que posiblemente sea el más válido y acertado a la hora de decidir si un coche es un EREV o PHEV. La proporción de parte eléctrica del coche y de parte de combustión. Es un híbrido por lo que tiene las dos fuentes de energía. Si la parte eléctrica tiene más peso en el conjunto entonces es un EREV.

Si por el contrario es el motor de combustión el que juega un papel dominante en el esquema siendo la parte eléctrica menos protagonista entonces es un PHEV. A modo de ejemplo, el Toyota Prius Plug-in o Prius PHEV puede circular 25 kilómetros en modo eléctrico. Pero si el coche funciona a plena potencia, entonces el motor térmico tiene que ponerse a funcionar.

El Chevrolet Volt por el contrario es un coche que puede funcionar a pleno rendimiento sin echar mano del motor de gasolina (siempre que tenga electricidad suficiente en las baterías). La parte eléctrica es mucho más potente y mucho más capaz que la parte térmica por lo tanto estamos ante un eléctrico de autonomía extendida.

Volvo V60

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos