Síguenos

Ford C-MAX Hybrid

No han pasado ni dos meses desde el desenlace de la historia de Kia y Hyundai con los consumos y ahora es Ford la que ha sido demandada en Estados Unidos mientras sigue su curso la investigación que está realizando la EPA. La diferencia de un litro de gasolina entre los consumos declarados por el fabricante y los comprobados por Consumer Reports podría salirle cara a los de Dearborn.

En la demanda federal colectiva iniciada por un particular (un tal Richard Pitkin de Roseville, en California) se acusa a Ford de publicidad engañosa de sus modelos C-MAX Hybrid y Fusion Hybrid, que en ciclo combinado acreditaban 47 mpg (5,0 l/100 km), pero se quedaban en 37 mpg (6,36 l/100 km) en el caso del C-MAX Hybrid y 39 mpg (6,03 l/100 km) en el Fusion Hybrid.

Para avivar el fuego, desde la publicación americana de consumidores que dio a conocer los datos de la discordia aseguran que han detectado diferencias de 2 mpg en el 80 % de los modelos que han analizado. Pero —siempre según la versión de Consumer Reports— la diferencia observada en los Ford es la que se lleva la palma entre todas las observadas.

Según Raj Nair, que es jefe de Desarrollo de producto de Ford, los coches híbridos son sensibles a los estilos de conducción, y eso —según Nair— puede disminuir el rendimiento hasta en 17 mpg. Siguiendo ese razonamiento, las diferencias de los C-MAX Hybrid y Fusion Hybrid aún se quedarían cortas. Sin embargo, ¿estamos hablando de una simple guerra de cifras o hay algo más?

Ford C-MAX Hybrid y Ford C-MAX Energi

Y si mi abuela tuviera ruedas…

Sobre la mesa queda un asunto algo turbio en el que se enfrenta el interés de un particular, que pide para sí mismo y para quienes secundan la demanda la devolución del importe que pagaron por sus coches, con una marca que acaba de hacer públicas las cifras de ventas del C-MAX Hybrid y el C-MAX Energi, con 8.030 unidades vendidas en dos meses contados desde su lanzamiento.

Antes de sacarlo a la calle, la norteamericana ya había expresado su deseo de fulminar a Toyota en el mercado. Ahora comparan los logros comerciales de su recién nacido monovolumen híbrido con las cifras del Toyota Camry Hybrid, que se hizo con 7.300 ventas a los dos meses de su lanzamiento, allá por… mayo de 2006. Ha llovido, sí.

Yendo más atrás incluso, en Dearborn comparan también la aceptación de los Ford C-MAX Hybrid y C-MAX Energi con el lanzamiento de los Toyota Prius y Honda Insight en el año 2000. Por medirse, que no quede. Han cambiado muchas cosas desde el año 2006, y aún más desde el año 2000. Esta década y pico ha servido para que los híbridos dejen de percibirse tanto como un coche de raros y pasen a ser más mainstream. ¡Si hasta los taxistas llevan híbridos! Eh, y bien contentos que están.

Es decir, que el éxito o no éxito de Ford con el C-MAX Hybrid y el C-MAX Energi debe evaluarse en su justa medida, y no por medio de comparaciones extrañas en un mundo cambiante. Es como si les da por decir que ahora venden más híbridos que en el siglo XVI. Hombre, sí, es cierto, pero… Lo que sí está claro es que Ford ha apostado fuerte por recuperar un pedacito del terreno que otras firmas le han ido arrebatando en su propia tierra. No les queda otra.

Ford Fusion Hybrid

El consumidor debería ser cada vez menos engañable

Hay otro punto en el que el mundo ha cambiado desde los años 2000 o 2006: la percepción del consumidor frente a sus derechos. De acuerdo, Estados Unidos siempre ha sido un mercado que en ese aspecto resultaba… conflictivo para las marcas. Allí un fabricante puede pelearse en los anuncios citando a sus competidores y no pasa nada, nadie se va a rasgar las vestiduras, pero jamás de la vida puede engañar a un consumidor, o está sentenciado.

Y ahora, con el auge de la viralidad, la tendencia ha trascendido fronteras en un mundo globalizado. Hoy, intentar colar en Estados Unidos un dato que no es puede suponer un grave perjuicio para una marca no a nivel de América, como antes, sino a nivel mundial. Lo que hoy pasa en un pueblecito de California se conoce al momento en Torrelodones, y quieras que no la imagen de marca se puede ver resentida. Todo depende de cómo se zanje al final la batalla que se libra al otro lado del Atlántico.

En el caso de Kia y Hyundai, todo se resolvió a base de talonario. En el caso de Ford, la EPA sigue investigando tanto a la multinacional del automóvil como a la revista que publicó los datos discordantes, porque a todas estas nadie ha dicho que Consumer Reports tenga la Verdad en su mano. Es decir, que aquí todo el mundo es sospechoso hasta que se demuestre lo contrario.

Consumos de Kia y Hyundai

Y ese es, por ahora, el único triunfo del consumidor. El siguiente paso llegará cuando las marcas abandonen definitivamente esa absurda tendencia al engaño para lograr la venta. Pero todavía falta, todavía nos hablan de las ventas del siglo XVI, una manera como otra de recordarnos que al consumidor, a su cliente, lo tienen en muy poca consideración.

Otra cuestión es si las demandas tienen sentido si somos estrictos. ¿Quién garantiza que el consumidor es eficiente a los mandos del coche que compra? ¿Se puede llegar a volver en contra de los consumidores esta forma de reclamar a las marcas?

La demanda contra Ford ha sido tramitada por el mismo bufete de abogados que llevó el caso de Kia y Hyundai, así como el caso Pedalgate de Toyota, algo lógico si pensamos en la apuesta segura que puede ser para los demandantes confiar en alguien especializado en la materia y que ha conseguido resultados interesantes para sus clientes. En el caso de Toyota, se puede llegar a decir que la marca ha acabado pagando por unas disfunciones que no acaban de quedar claras. Veremos cómo se salda ahora el asunto de los (¿no tan?) bajos consumos de carburante en los híbridos de Ford.

Vía | Automotive News
En Motorpasión Futuro | Kia y Hyundai admiten exageraciones en los datos de consumo de carburante en Estados Unidos, Los consumos del Ford C-Max y Fusion híbridos, bajo investigación

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios