Compartir
Publicidad

Z.E.U.S., El minibús eléctrico que ya circula por Vigo

Z.E.U.S., El minibús eléctrico que ya circula por Vigo
Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los servicios de movilidad urbana en las ciudades deberían ser el primer ejemplo y los grandes beneficiados del cambio a las energías alternativas, sobre todo las de cero emisiones. Por suerte comenzamos a ver algunos ejemplos prometedores de los que puede ofrecer esta tecnología, que aunque todavía genera recelos desde el consumidor sobre todo, puede proporcionar un servicio en zonas que de otra forma no resultarían accesibles, o al menos no de forma tan cómoda y limpia.

Partimos de una ciudad como Vigo, que nace históricamente en el monte de El Castro a casi 150 metros sobre el nivel del mismo mar al que llegamos enseguida, en apenas unos kilómetros de cuestas empinadas, calles estrechas y desniveles imposibles. Lo pintoresco y atractivo de su casco antiguo resulta a su vez su mayor reto, sobre todo para el turista que llega desde el puerto deseando conocer la ciudad.

Aquí surge la idea de implantar un servicio de transporte que permita recorrer la zona histórica, en su mayoría peatonal, siendo a su vez ágil pero respetuoso con los transeúntes y causando las mínimas molestias a los vecinos y comerciantes de la zona. Parece un escenario diseñado a propósito para un vehículo eléctrico.

Bus ZEUS Delantera

Conociendo el Zero Emission Urban System (ZEUS)

Llegamos a las instalaciones de VITRASA, donde amablemente nos reciben y nos muestran el autobús en pleno proceso de carga. Hablamos de un vehículo pequeño, de 23 plazas contando al conductor, nueve asientos y un espacio reservado para una silla de ruedas, para la que además contempla una rampa de acceso, el resto de los pasajeros tienen espacio de sobra para viajar de pie con comodidad. No llega a los seis metros de longitud, con dos metros justos de anchura. Lo justo para moverse con agilidad e incluso así pasar algún apuro en ciertas zonas.

Técnicamente es bastante modesto, un motor eléctrico de 30 kW con picos de 60 kW (equivalen a unos 80 CV de máximo) y 260 Nm de par para una velocidad máxima aproximada de 45 Km/h, de sobra para el recorrido que tiene previsto. La autonomía teórica es de unos 120 Km por carga, aunque como veremos las cuestas de la ciudad reducen bastante esa cantidad. Lo que si impresiona es el enorme conjunto de baterías, 78 celdas de polímero de litio que ofrecen hasta 57,6 kWh, dispuestas en un cajón de acero que mediante una elevadora convencional permite el cambio rápido.

Esta unidad concreta dispone tan solo de una batería, mas que suficiente para el recorrido. Aun así se carga el vehículo al mediodía en las instalaciones de la empresa aprovechando la pausa en su horario. Destacar que durante el reportaje se estaba finalizando la instalación de un punto de carga en el Ayuntamiento, en la misma zona histórica, que evitará el desplazamiento a la misma hasta la noche. La carga completa (rápida) desde vacio dura unas diez horas, aunque no suele ser necesaria, ya que normalmente finaliza la jornada con aproximadamente un 40% de carga.

Bus ZEUS Batería

Subidos al Zeus

Subidos a la cabina encontramos sobre todo simplicidad para el conductor, tan solo tres botones para la transmisión. Avanzar, neutro y retroceso, no necesita mas. Luego los controles propios de un autobús urbano, en un panel a su izquierda, todo dispuesto de forma ergonómica. Pero lógicamente esperamos al momento de realizar el viaje para conocer de primera mano como es el manejo de estos vehículos y en que difiere de un autobús convencional.

Llegamos al puerto de Vigo con un día espléndido, lo encontramos estacionado y abierto y la gente se va subiendo, algunos con cierta curiosidad sabiendo que es eléctrico, otros con la sencilla intención de dar un paseo agradable. El viaje es gratuito, al menos en su primer mes, el usuario puede solicitar la parada en cualquier lugar del recorrido a su antojo, no hay paradas establecidas a excepción del punto de partida, que siendo un recorrido circular es el mismo que el de retorno.

Notamos algo diferente en el ambiente, quizás echamos de menos inconscientemente algún ligero aroma a aceite o humo, no sabría explicarlo. Se sube el conductor y comenzamos el viaje, el vehículo está en marcha y prácticamente no nos hemos dado cuenta. Aunque no se recomienda hablar con el conductor, hace una excepción y nos va relatando su experiencia al volante.

Bus ZEUS Cabina

Callejeando por el Casco Vello

La primera impresión que nos da el conductor es de satisfacción, nuestra impresión era correcta, es muy cómodo y fácil de conducir, y nos hace una comparación de su manejo bastante curiosa basándose en su anterior experiencia laboral: una carretilla elevadora. No es descabellado, pensando que el principio es el mismo, un motor eléctrico y mandos sencillos para avanzar y retroceder.

Dispone de recuperación de frenada, aunque nos confiesan que debido a la baja velocidad del recorrido apenas es efectiva. Nos confirma también lo que ya sospechábamos desde el principio, las pendientes de la ciudad reducen mucho la autonomía, hasta unos mas realistas 70 Km, aun así mas que de sobra para el recorrido de quince minutos que realiza a un ritmo muy moderado. Nos sorprende la agilidad con la que se mueve por los callejones, pero incluso con su contenido tamaño libra tan solo unos pocos centímetros en algunas zonas reviradas.

Lo que no nos sorprende tanto, acostumbrados ya a conducir y probar coches híbridos y eléctricos, es la cantidad de veces que se ve obligado a detenerse detrás de algún transeunte que no percibe que se aproxima un vehículo de mas de cuatro toneladas a sus espaldas, con razón en este caso al tratarse de una zona con prioridad peatonal. De todas formas no hay ningún estrés. Este es un recorrido para disfrutar mirando, y se agradece circular en algunas zonas a ritmo de paseo.

Terminamos el recorrido relajados, es una experiencia nueva ir de pasajero en un autobús que no solo no se revoluciona ante las cuestas, sino que las acomete con total silencio y sin perder un ápice de potencia. Según nos bajamos se sube mucha mas gente, el trayecto es un éxito de público, aunque está por ver si lo sigue siendo cuando se cobre el viaje, que tendrá el precio habitual de un billete normal en Vigo.

Bus ZEUS Conductor

Fabricación Italiana

La fabricación del conjunto corre por cuenta de una compañía italiana llamada Bredamenarinibus, y por los datos que nos facilita la empresa sabemos que están circulando vehículos iguales por distintos puntos de la geografía española, aunque la ciudad de Vigo por su orografía ha supuesto un reto adicional, que ha superado con nota. Es pronto para hacer cábalas de las diferencias en costes de mantenimiento comparado con un equivalente a gas-oil, aunque por precio de compra sigue siendo todavía demasiado caro. No nos dan un precio concreto, ya que el vehículo es propiedad del Ayuntamiento, pero nos dejan caer que por lo que cuesta, se podría pagar uno de los mastodónticos bus-oruga.

No queda claro que compense su uso de momento fuera de recorridos turísticos, ya no por rendimiento, sino por autonomía, aunque esperamos que la tecnología evolucione hasta que permita al fin librarnos del humo y la contaminación en las ciudades. Quedamos con un buen sabor de boca, si el futuro del transporte urbano es totalmente eléctrico está todavía por ver, el tiempo dirá si los costes compensan los beneficios.

En Motorpasión Futuro | OpBrid pone en marcha su primer autobús eléctrico, K9 e-BUS llega de la mano de BYD y Grupo Bergé

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos