Compartir
Publicidad

Un libro asegura que los coches eléctricos son más contaminantes que los de combustión

Un libro asegura que los coches eléctricos son más contaminantes que los de combustión
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos años, un grupo de expertos aseguraba que un Hummer era menos contaminante que un Toyota Prius, debido al proceso de fabricación de este. Ahora nos hacemos eco de la publicación de un libro en el que su autor asegura que los coches eléctricos son más contaminantes que los coches de gasolina sin aportar datos contrastados.

Ozzie Zehner, autor del libro “Green Illusions: The Dirty Secrets of Clean Energy and the Future of Environmentalism“ (En castellano: “Ilusiones verdes: los sucios secretos de la energía limpia y el futuro del medioambientalismo“), asegura que debido al intenso uso energético que se produce en la fabricación de un coche eléctrico su impacto medioambiental es superior al de un vehículo de combustión.

El autor asegura que el uso de materiales como el cobre, el aluminio o las denominadas tierras raras hacen que la energía necesaria para la fabricación de un coche eléctrico sea muy superior a la que se utiliza para fabricar un coche normal, y que esto no llega a compensar el ahorro energético que después se produce durante el uso del eléctrico.

Tesla Model X

Otro de los puntos que menciona es que un coche eléctrico siempre va a ser considerablemente más caro que uno de combustión por el hecho de que las baterías y los componentes eléctricos tienen poca capacidad de maniobra a la hora de reducir costes en un futuro próximo, manteniendo siempre elevado el precio final de un coche eléctrico.

Continuando con la publicación, temas como la reducción de incertidumbre en el precio de la energía son puestos totalmente en duda debido al gran uso energético que requieren estos vehículos; eliminando la ventaja que supone el utilizar electricidad producida localmente.

Finalmente, el autor propone como solución el fomentar más el uso del transporte público y movilidad real de cero emisiones como la bicicleta para distancias cortas, disminuyendo de esta manera el uso energético; también el utilizar sistemas de control de emisiones para que los vehículos más contaminantes sean retirados de la circulación.

Los eléctricos sí reducen las emisiones y el uso de energía

Tesla Roadster con aerogeneradores de fondo

Después de ver los puntos que el autor sugiere, vamos a aclarar algunas cosas. En el mundo de la tecnología, ni todo es blanco ni todo es negro; generalmente nos movemos en una escala de grises intermedia. Es cierto que la producción de aluminio desde el mineral requiere de una cantidad ingente de energía eléctrica, pero generalmente esa electricidad es hidráulica.

Pero si tenemos en cuenta que el uso de aluminio reciclado supone una reducción en coste energético del 95% podemos reutilizar ese aluminio o en otro coche o para otras aplicaciones, reduciendo el impacto energético considerablemente. Idem podríamos decir para el cobre o las tierras raras, los metales no se degradan durante su reciclaje, así que podemos reutilizarlos cuanto queramos.

Además, el mayor consumo energético de un vehículo se produce durante su uso, no durante su fabricación. Si el consumo energético no fuera importante los aviones se fabricarían en acero, que es bastante más barato que los materiales compuestos o el aluminio, pero su operación sería tan costosa que nadie los compraría, a pesar de poder reducir el coste considerablemente.

BMW i3
BMW quiere coches eléctricos de material compuesto para mantener el peso bajo control

Reduciendo el peso del vehículo reducimos la energía que necesitamos para moverlo, concluyendo en una reducción significativa de las emisiones. Es cierto que debido a las baterías los coches eléctricos son más pesados, pero gracias a la altísima eficiencia de sus motores se consigue la cuadratura del círculo, mayor eficiencia a pesar de mayor peso.

Gracias a esta mayor eficiencia es necesaria menos energía para mover el vehículo, y esa energía puede provenir de diversas fuentes a escala local. Mediante el uso de coches eléctricos podemos movernos con recursos generados localmente, tales como las energías renovables o el carbón (a pesar de que este muy limpio no es que sea); reduciendo de esta manera nuestra dependencia exterior de energía, actualmente en un 79,4% para España.

Los costes de un vehículo eléctrico, el gran dilema

Que los coches eléctricos son caros no lo vamos a dudar, pero que las baterías son un coste muy importante tampoco; pero los avances que estamos viendo en baterías nos hacen tener esperanzas en un futuro con coches eléctricos más baratos. En unos pocos años se ha reducido el precio de las baterías en más de un 50%, ¿quien no dice que las baterías de ion-litio lleguen a los valores prometidos de 200 €/kWh prometido en 2015?

Las baterías siguen siendo una parte esencial del coste de los eléctricos
Las baterías siguen siendo una parte esencial del coste de los eléctricos

La investigación en baterías se está disparando en los últimos tiempos debido al gran uso que tienen, desde nuestro ordenador a nuestro coche puede disponer de una, y los propios fabricantes de baterías quieren (por supuesto) extender su negocio allá donde puedan, cuanto menor sea el coste de las baterías mayor será su uso.

El precio de los motores eléctricos es cierto que está muy optimizado, pero el coste del desarrollo de los sistemas de control de la planta propulsora no lo está demasiado. Según se vaya popularizando el uso de coches eléctricos estos costes fijos de desarrollo se irán diluyendo entre el número de vehículos vendidos, reduciendo el coste por unidad.

El transporte público, el complemento ideal

Uno de los puntos en los que realmente estoy de acuerdo con el autor del libro es en la necesidad de aumentar las redes de transporte público y el uso de la bicicleta en ambientes urbanos. Yo, como ciclista urbano, sólo puedo hablar maravillas del utilizar la bici en el día a día, y si esto se combina con una buena red de transporte público podemos tener una movilidad interurbana total de cero emisiones.

Servidor con su bici en la nieve
Un servidor usa su bici hasta para ir al super… nevando

Vale, a mucha gente no le sirve una bicicleta para moverse a diario o simplemente no dispone de redes suficientes de transporte público; pero si integramos el transporte privado con el público la eficiencia del sistema mejora. ¿Qué es mejor, conducir durante 1.000 kilómetros en un coche a gasolina o tener la oportunidad de subir nuestro coche eléctrico a un tren durante ese trayecto?

La combinación de transporte público y privado nos permitiría viajar tranquilamente sentados en un tren a más de 300 km/h, bajarnos en la estación que quisieramos y de ahí continuar el viaje en nuestro propio coche particular. Suena a utopía ahora mismo pero, ¿si a alguien hace 100 años le dijéramos que tenemos aparatos como ordenadores, teléfonos móviles o incluso coches para todo el mundo, nos creerían?

En frente nuestro tenemos un futuro incierto en lo que a movilidad se refiere, y como tal no existen soluciones únicas, pero si algo sabemos hacer la especie humana es adaptarnos a los cambios, hacerles frente y sacar de nosotros mismos lo mejor que tenemos para superarlos. La era del petróleo toca a su fin, pero el futuro está más cerca de lo que nos imaginamos.

Vía | Autoblog Green
Fuente | Autopia (Wired)
En Motorpasión Futuro | Eficiencia y emisiones de los vehículos eléctricos “del pozo a la rueda”, ¿Podría el sistema eléctrico español con muchos vehículos eléctricos?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos