Sigue a Motorpasión Futuro

Tesla-650

No necesaria una larga presentación para este vehículo. Apareció desmontando mitos sobre lo que un coche eléctrico tiene que ser o puede hacer, llegando mas lejos y mas rápido de lo que podíamos imaginar, aunque pagando el precio de la exclusividad, acorde con la tecnología que ofrece. Este es un coche pasional en estado puro, el primer supercoche eléctrico no tanto por prestaciones absolutas, que son mas que respetables, como por su concepto y rendimiento.

Y aunque lo hace de forma espectacular, con un gasto energético ridículo, no es un coche especialmente diseñado para el ahorro. Queda claro de entrada que su coste no lo amortizas en gasolina ni en treinta años. Es sobre todo un ejemplo a seguir, un puñetazo sobre la mesa de aquellos que decían que un coche eléctrico no puede ser potente, rápido, ligero…y divertido. Y además con una mas que respetable autonomía, 360 km en ciclo combinado, con un coste aproximado de ocho euros de electricidad por recarga.

Sus cifras dejan claro que no se va a dejar amilanar fácilmente: 0-100 en 3,9 segundos (3,7 el Roadster Sport). Para poner en perspectiva estas cifras contrastamos que en su versión Sport deja atrás por una décima a un Lamborghini Gallardo, a un Diablo SV, o a un Mercedes SLR McLaren entre otros, e iguala la aceleración de un Pagani Zonda C12S. Todo esto con sólo 288 CV y 270 Nm de par, con una eficiencia energética del 90% de promedio, para 1.235 kg , de los cuales algo mas de 400 kg corresponden a las baterías. Eso si, está limitado electrónicamente para no sobrepasar los 201 km/h de punta.

Trasera Tesla Roadster

Rendimiento eléctrico

Para lograr estas cifras los ingenieros de Tesla se aliaron con Lotus Cars, y sobre la base tecnológica del Elise idearon un chasis de fibra de carbono creado mediante una técnica de trasferencia de resina moldeada, lo que brinda a la estructura del Tesla un bajo peso y un coste contenido, siendo el vehículo mas económico existente con una cubierta completa realizada en este material. Y aunque le sirve como base, comparte menos de un diez por ciento de componentes con el Lotus, llantas, parabrisas y partes de la suspensión entre otros.

En el corazón del conjunto encontramos un motor eléctrico trifásico de cuatro polos refrigerado por aire, que alcanza hasta 14.000 RPM, alimentado por un impresionante conjunto de 6.831 celdas de Ión-litio, de la clase 18650 que se puede encontrar en muchos de los portátiles actuales. Las celdas se agrupan 11 módulos compuestos cada uno de 9 bloques conectados en serie, que a su vez contienen paquetes de 69 celdas en paralelo (11×9×69=6.831).

El conjunto de baterías está refrigerado por un sistema autónomo, y está diseñado siguiendo unos exhaustivos parámetros de seguridad. En caso de colisión el sistema de alto voltaje se desconecta, y las celdas de baterias están organizadas de tal forma que quedan aisladas unas de otras en caso de fallo catastrófico, incluso en caso de fallo de refrigeración. Provee de unos impresionantes 53 kWh a plena carga, y su vida estimada es de unos 160.000 km.

Tesla Interior

Un vehículo en continua mejora

La transmisión ha sido revisada en varias ocasiones para mejorar su rendimiento. No olvidemos que hablamos de un vehículo de producción, pero en el que se sigue investigando continuamente como mejorar sus prestaciones y fiabilidad. En principio se utilizó un sistema de dos marchas, en el que un primer desarrollo permitía una aceleración brutal, y luego un segundo que estaba mas diseñado para ofrecer mayor autonomía y evitar forzar la transmisión a altas velocidades.

Finalmente, tras algunos problemas mecánicos y habiendo detectado una baja fiabilidad de la primera marcha, se sustituyeron en una revisión por un sistema mas efectivo de una sola marcha de desarrollo variable que sigue permitiendo la misma aceleración y mantiene el motor por debajo de su limite de revoluciones incluso a altas velocidades, incrementando además el par motor disponible hasta los 380 Nm.

El sistema de recarga y sus tiempos dependen mucho del tipo de toma que tengamos disponible. Como ya comentábamos, la mas rápida es mediante un sistema de 90 A a 240 V, que puede recargar el conjunto desde cero en menos de cuatro horas, aunque en una toma normal de 15 A a 220 V puede llevar hasta 24 horas. Es importante hacer notar de todas formas que hablamos de recargas completas, si queda energía restante en las baterías los tiempos se reducen notablemente. Teniendo en cuenta el precio del vehículo, es mas que probable que la mayoría de los usuarios opten por la instalación del sistema rápido.

Tesla roadster sport Trasera

Y es que hablamos de un precio de venta que parte de los 100.000 euros en su versión mas reciente (la 2.5), ante estos precios poco se notan las subvenciones a las que se puede acoger (hasta 6.000 euros por sus cero emisiones), aunque todo ayuda. Sigue siendo todavía un vehículo exclusivo, caro y de muy alta tecnología, y como tal en continuo desarrollo, pero deja entrever un futuro no muy lejano de coches deportivos de impresionantes prestaciones, llenos de agilidad y diversión, y esta vez si, eléctricos.

Imágenes | Tesla Motors
En Motorpasión | Ficha técnica, Tesla Roadster 2.5, una versión renovada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios